Reto de amor: tu caña y tu pescado


Hola,buenos días, hoy el reto del amor es confiar que lo que tienes en el corazón no te lo has creado tú, sino que es Cristo el que te lo ha puesto.
Hace unos días estuvimos montando el invernadero.

Quedó genial y todo listo para empezar con el cultivo, pero… ¿por dónde empezar? No teníamos más que el deseo fuerte en el corazón y por lo tanto mucha ilusión, ahora nos quedaba escuchar con atención por dónde el Señor iba a seguir conduciéndonos. Y sí, Cristo movió el corazón de un amigo y nos ha regalado, mesas de cultivo, estanterías, tierra, instrumentos para trabajar, semillas, carretillas, una caseta para hacer las cremas y pócimas… ¡Todo está ya de camino! El Señor no nos regalaba el pez sino la caña para pescar.

Sinceramente, nuestra juventud nos llevaba a ser impacientes y a querer ya la planta cultivada, seca y lista para hacer experimentos curativos. Pero los caminos del Señor apuntaban a la caña; el pez, después. Pero el estilo de Dios es a lo grande y si tú te fías de Él, Cristo te lo da todo. ¡Pero todo es todo!

Muchas veces nos falta confianza y nos conformamos con la caña, hoy te animo a que le pidas a Cristo el pez. Jesús te ama con locura, se ha hecho hombre por ti, ha muerto y ha resucitado por ti, para que tú tengas vida y vida en abundancia. Él no quiere que vivas resignado, quiere que seas feliz.

Total, que el sábado teníamos visitas de unas familias de Vitoria y los que lo organizaban, Vicente y Rosa, dos días antes me llaman diciéndome que un sacerdote mayor se ha ido a la residencia y que era muy aficionado a las plantas medicinales, que lo ha dejado todo en su casa y que el sacerdote que ha llegado detrás lo quiere regalar, pero no sabe a quién, que si lo queremos. Increíble, pero cierto: aparte de la caña llego el PEZ. Sí, además al estilo de Dios, desbordando en cantidad… Nos quedamos sin palabras, sólo brotaba del corazón un gracias Señor. Ahora sí podemos empezar por el final, ya tenemos las plantas secas, en sus cajas, ordenadas y esperando para ser tratadas, libros para estudiar y el alambique para hacer la esencias con su probeta de medida.

Éste es nuestro Dios no un Dios de muertos sino de vivos, pero para que veas actuar a Cristo en tu vida necesitas la CONFIANZA, sin ella nada es posible.
Hoy el reto del amor es que le cuentes a Cristo cuál es tu caña y cuál tu pescado y que le pidas ojos para ver cómo ya lo tienes junto a ti; no dudes, si crees verás milagros.
Te deseo un feliz día.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: perder la memoria


Hola buenos días hoy nos lleva al Señor, Inés.
Que pases un feliz domingo.
DIOS NO TIENE MEMORIA.
El otro día vino a vistarnos un sacerdote muy próximo , hablándonos de cómo ha de ser nuestra vida, de “ser buenas”, de lo poco que podemos con nuestras fuerzas, de la Misericordia de Dios, etc. de repente salta , con su chispa especial : ” pero vosotras ya sabéis que Dios no tiene memoria..” . De momento surgió una actitud de sorpresa, porque  es chocante , y él siguió explicando, una auténtica catequesis, rememorando el Catecismo del P. Astete : Jesús tiene una Persona , la 2° de la Sma. Trinidad, y dos naturalezas, la divina y la humana. Como Hombre Jesús tiene todas las potencias de hombre,entre ellas la memoria , pero como Dios  no tiene memoria, pues para El todo está presente y actual.     La conclusión lógica era darnos cuenta de que Dios no se acuerda de nuestros pecados; ¡cuantas veces ante un error, una equivocación, un desliz,….nos sentimos y sabemos juzgados por los demás y por nosotros mismos ! Es que hemos crecido en una cultura inmisericorde, el que la hace la paga…Y Cristo viene a liberarnos de toda esa carga inutil que a veces nos come la vida porque no aceptamos ser pobres y necesitados ¡quisiéramos no haber fallado!  Pero además es que nos entretenemos en “algo” que no existe, cuando se lo hayamos entregado a Cristo, El lo echa al saco sin fondo del Dios que no tiene memoria :”no me acordaré más de sus pecados” . Recuerdo un canto carismático de mis tiempos mozos que era muy gráfico con gestos: “Cristo tomó mi carga y la arrojó en el mar para nunca más recordar, y ahora estoy contento , contento en el Señor, para nunca más recordar” .
Pues ahí está un ejercicio precioso de Confianza: no irme detrás del fantasma de una culpa que ya no existe, sino zambullirme en el Corazón de Aquel que “ha pagado un precio muy alto por mi ” : su propia Vida y Vida de Dios.  Yo también quisiera perder la memoria a veces, porque me juega muy malas pasadas, me enrolla en una sensación pasada , me revive sentimientos que ya hicieron su efecto, y me entretiene en el pasado
…¡no! Sólo quiero volver atrás para recordar las maravillas que el Señor ha hecho en mi vida y cantar a pleno pulmón las maravillas de Dios; quiero, como el pueblo de Israel, como María, “hacer Memoria” del Dios que ha mirado mi pequeñez para enriquecerme con Su AMOR.
El Reto de hoy es perder la memoria y zambullirse en el Corazón maravilloso de Jesucristo , que me ofrece aquello que ansío y sólo El me puede dar. De aquí serán contagiados los que viven a mi lado, “porque donde hay una luz alumbra a los de la casa, pues no se enciende una vela para meterla debajo de la cama”.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: bodas de oro


Hola buenos días hoy nos lleva al Señor Sión que pases un feliz domingo.
BODAS DE ORO

Dentro de unos pocos días, un hermano dominico muy amigo de la comunidad celebrará sus Bodas de Oro Sacerdotales.

Al principio no quería hacer nada especial: “algo muy sencillito… que quién soy yo para más… ”

Me impresionó muchísimo su actitud. 50 años de sacerdote, 50 años de fidelidad de Cristo y de este hermano… ¡es digno de celebrarse por todo lo alto! Pero, nada, él erre que erre con que no quería nada especial. Vamos, que estábamos nosotras con muchísimas más ganas de fiesta que él.
-¡Pero, padre! -le decíamos- Aunque sólo sea hacer un pequeño recordatorio… ¡50 años vividos con Cristo son dignos de celebrarse!
-Mirad, niñas -nos contestó- Yo sólo soy un pobre hombre. Y si todavía soy sacerdote, es porque la Virgen me cogió de los pelos… Si no fuera por Ella… –

Le miré. Es un hombre mayor, a quien le cuesta mucho caminar, el oído ya le falló hace tiempo, la vista va poco a poco cayendo… No se consideraba más que eso, un pobre hombre.

Sin embargo, algo pasó. Poco a poco se fue entusiasmando con la idea de hacer algo… Y con lo del recordatorio… Y, ¿por qué no añadir algo al recordatorio? El entusiasmo crecía por momentos. Resultado final: estamos haciéndole 400 evangelios y 500 rosarios con el recordatorio. El dominico se marchó más contento que unas castañuelas, ¡y con tantas ganas de fiesta como nosotras!

Le he estado dando muchas vueltas a todo esto en la oración y creo que, ante nuestro entusiasmo, este dominico se sintió querido. Fue como si, de pronto, su sacerdocio cambiara de color: Será un pobre hombre, ¡pero Cristo ha caminado con él 50 años! Y si Cristo sigue a su lado, ¡eso le convierte en el hombre más importante del mundo! ¡Porque para Cristo él es importante!

Hoy el reto del amor es querer los mayores. Este dominico no quería celebrar nada porque no se sentía más que un pobre hombre… Y, sin embargo, somos tan importantes que Cristo muere por ti y por mí en cada Eucaristía. Somos tan importantes que nos regala su vida, para que vivamos en plenitud. Y todo esto, sólo porque nos ama… ¿Es o no un gran motivo de celebración?
Te invito a que hoy, en la oración, celebres con Cristo su misericordia en tu vida. No importa si has metido mucho o poco la pata… ¡siempre ha permanecido a tu lado! Eres precioso a sus ojos…
Y, después, pídele a Cristo poder llevar su amor a algún mayor que se sienta “pobre hombre”… Una sonrisa, un gesto de cariño. Cristo te guiará para hacele sentir que es importante. ¡Se un mensajero del amor de Cristo!
¡Feliz día!
¡VIVE DE CRISTO!

Contemplar el evangelio de hoy (04/02/2013)


Día litúrgico: Lunes IV del tiempo ordinario

Envíanos a los puercos para que entremos en ellos

Texto del Evangelio (Mc 5,1-20): En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos llegaron al otro lado del mar, a la región de los gerasenos. Apenas saltó de la barca, vino a su encuentro, de entre los sepulcros, un hombre con espíritu inmundo que moraba en los sepulcros y a quien nadie podía ya tenerle atado ni siquiera con cadenas, pues muchas veces le habían atado con grillos y cadenas, pero él había roto las cadenas y destrozado los grillos, y nadie podía dominarle. Y siempre, noche y día, andaba entre los sepulcros y por los montes, dando gritos e hiriéndose con piedras. Al ver de lejos a Jesús, corrió y se postró ante Él y gritó con gran voz: «¿Qué tengo yo contigo, Jesús, Hijo de Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes». Es que Él le había dicho: «Espíritu inmundo, sal de este hombre». Y le preguntó: «¿Cuál es tu nombre?». Le contesta: «Mi nombre es Legión, porque somos muchos». Y le suplicaba con insistencia que no los echara fuera de la región.

Había allí una gran piara de puercos que pacían al pie del monte; y le suplicaron: «Envíanos a los puercos para que entremos en ellos». Y se lo permitió. Entonces los espíritus inmundos salieron y entraron en los puercos, y la piara -unos dos mil- se arrojó al mar de lo alto del precipicio y se fueron ahogando en el mar. Los porqueros huyeron y lo contaron por la ciudad y por las aldeas; y salió la gente a ver qué era lo que había ocurrido. Llegan donde Jesús y ven al endemoniado, al que había tenido la Legión, sentado, vestido y en su sano juicio, y se llenaron de temor. Los que lo habían visto les contaron lo ocurrido al endemoniado y lo de los puercos. Entonces comenzaron a rogarle que se alejara de su término.

Y al subir a la barca, el que había estado endemoniado le pedía estar con Él. Pero no se lo concedió, sino que le dijo: «Vete a tu casa, donde los tuyos, y cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo y que ha tenido compasión de ti». Él se fue y empezó a proclamar por la Decápolis todo lo que Jesús había hecho con él, y todos quedaban maravillados.

¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Papi Bueno, Señor eres compasivo y misericordioso, y liberaste a este endemoniado de toda una legión, Señor que yo también pueda pedirte que alejes de mi todo el mal, que sepa ver lo que ya has hecho conmigo y la compasión que tienes de mi, y pueda proclamerte a ti a través del testimonio. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Lourdes, Julia, Javi, Fernando, Adriana, Victoria, Pablo, Dani, Evelyn, Mª José,  Sara, Antonio, Alberto, Joaquín, Asif Alí Zardari, Asia Bibi, Mari Angeles, Santiago,  Franklin, Anita, Camilo, Mª Luisa, Eduardo, Javier, Angel, Hijo de Angel, Xavier, Juan Ramón, Asis, Alba, Laura, Pepichi, Belén, Mª Teresa, José Manuel, Miguel, María Ángeles, Esteban, Vanessa, David, Mª Teresa,Luz,  Margarita, Jenny, Inmaculada, Padre de Manuel, Cristina, Mª José, Clayreth, Emilio, P. Cándido, Lucas, P. Bernard, Carol, Elena, Juan Manuel, Gabriel, Elena, P. Luis de Jesús, Miguel Angel, Miriam, Mar,  Francisco, Nuria, Lali, Alejando,  Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, Ester por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.
  • Por el aumento de la fe.
  • Por las almas del purgartorio,
  • Por seguir unidos a Dios todos los días de nuestra vida.
  • Por los enfermos y ancianos y por las personas que los cuidan.
  • Por los que todavía no confían plenamente en el Señor.
  • Por los pobres y desamparados.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por que la Buena Nueva llegue a los confines de la tierra.
  • Por saberse hijos amados de Dios

El cincel de Dios


Dios solo hace obras perfectas, tu eres su obra perfecta

Salmo 127. Dichoso el que teme al Señor.


R/. Dichoso el que teme al Señor.
Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos:
comerá del fruto de su trabajo,
será dichoso, le irá bien. R/.

Su mujer, como vid fecunda, en medio de su casa;
sus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de su mesa. R/.

Esta es la bendición del hombre que teme al Señor:
“Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida”. R/.

Salmo 1. Dichoso el hombre que confía en el Señor.


Salmo 1,1-2.3.4.6.

R/. Dichoso el hombre que confía en el Señor.

¡Feliz el hombre
que no sigue el consejo de los malvados,
ni se detiene en el camino de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los impíos,
sino que se complace en la ley del Señor
y la medita de día y de noche! R/.

El es como un árbol
plantado al borde de las aguas,
que produce fruto a su debido tiempo,
y cuyas hojas nunca se marchitan:
todo lo que haga le saldrá bien. R/.

No sucede así con los malvados:
ellos son como paja que se lleva el viento.
Porque el Señor cuida el camino de los justos,
pero el camino de los malvados termina mal. R/.

salmo 125. Grandes cosas has hecho por nosotros, Señor.


R/. Grandes cosas has hecho por nosotros, Señor.

Cuando el Señor nos hizo volver del cautiverio, creíamos soñar;
entonces no cesaba de reír nuestra boca ni se cansaba entonces la lengua de cantar. R/.

Aun los mismos paganos con asombro decían: “¡Grandes cosas ha hecho por ellos el Señor!”.
Y estábamos alegres, pues ha hecho grandes cosas por su pueblo el Señor. R/.

Como cambian los ríos la suerte del desierto, cambia también ahora nuestra suerte,
Señor, y entre gritos de júbilo cosecharán aquellos que siembran con dolor. R/.

Al ir, iban llorando, cargando la semilla; al regresar, cantando vendrán con sus gavillas. R/.

 

Nota: corregido el evangelio de este día.

Película: De dioses y hombres (2010)


 A finales del siglo pasado, en un monasterio situado en las montañas del Magreb, ocho monjes cistercienses viven en perfecta armonía con sus hermanos musu

lmanes. Pero una ola de violencia y terror se apodera lentamente de la región. A pesar del creciente peligro que los rodea, los monjes deciden quedarse, cueste lo que cueste, haciéndose más fuertes cada día.

http://www.filmaffinity.com/es/film820785.html

Sigue leyendo