Reto de amor: perder la memoria


Hola buenos días hoy nos lleva al Señor, Inés.
Que pases un feliz domingo.
DIOS NO TIENE MEMORIA.
El otro día vino a vistarnos un sacerdote muy próximo , hablándonos de cómo ha de ser nuestra vida, de “ser buenas”, de lo poco que podemos con nuestras fuerzas, de la Misericordia de Dios, etc. de repente salta , con su chispa especial : ” pero vosotras ya sabéis que Dios no tiene memoria..” . De momento surgió una actitud de sorpresa, porque  es chocante , y él siguió explicando, una auténtica catequesis, rememorando el Catecismo del P. Astete : Jesús tiene una Persona , la 2° de la Sma. Trinidad, y dos naturalezas, la divina y la humana. Como Hombre Jesús tiene todas las potencias de hombre,entre ellas la memoria , pero como Dios  no tiene memoria, pues para El todo está presente y actual.     La conclusión lógica era darnos cuenta de que Dios no se acuerda de nuestros pecados; ¡cuantas veces ante un error, una equivocación, un desliz,….nos sentimos y sabemos juzgados por los demás y por nosotros mismos ! Es que hemos crecido en una cultura inmisericorde, el que la hace la paga…Y Cristo viene a liberarnos de toda esa carga inutil que a veces nos come la vida porque no aceptamos ser pobres y necesitados ¡quisiéramos no haber fallado!  Pero además es que nos entretenemos en “algo” que no existe, cuando se lo hayamos entregado a Cristo, El lo echa al saco sin fondo del Dios que no tiene memoria :”no me acordaré más de sus pecados” . Recuerdo un canto carismático de mis tiempos mozos que era muy gráfico con gestos: “Cristo tomó mi carga y la arrojó en el mar para nunca más recordar, y ahora estoy contento , contento en el Señor, para nunca más recordar” .
Pues ahí está un ejercicio precioso de Confianza: no irme detrás del fantasma de una culpa que ya no existe, sino zambullirme en el Corazón de Aquel que “ha pagado un precio muy alto por mi ” : su propia Vida y Vida de Dios.  Yo también quisiera perder la memoria a veces, porque me juega muy malas pasadas, me enrolla en una sensación pasada , me revive sentimientos que ya hicieron su efecto, y me entretiene en el pasado
…¡no! Sólo quiero volver atrás para recordar las maravillas que el Señor ha hecho en mi vida y cantar a pleno pulmón las maravillas de Dios; quiero, como el pueblo de Israel, como María, “hacer Memoria” del Dios que ha mirado mi pequeñez para enriquecerme con Su AMOR.
El Reto de hoy es perder la memoria y zambullirse en el Corazón maravilloso de Jesucristo , que me ofrece aquello que ansío y sólo El me puede dar. De aquí serán contagiados los que viven a mi lado, “porque donde hay una luz alumbra a los de la casa, pues no se enciende una vela para meterla debajo de la cama”.

¡VIVE DE CRISTO!

Anuncios