Reto de amor: lo perfecto no siempre es lo mejor


Hola buenos días hoy nos lleva al Señor Aroa, que pases un feliz día.
Hoy el reto del Amor es ver que no siempre lo perfecto es lo mejor y dar gracias por ser las cosas como son.

Nuestro monasterio data de 1600 y la puerta de entrada, yo creo, que es de la fundación, por lo menos la cerradura.

image

Hace unos días la Madre Priora le mandó a la tornera que fuera a cerrar la puerta, y la tornera se equivoca y metió la llave por una cerradura que no era y no sabe cómo, cerró la puerta de tal manera que era imposible abrirla.

A la mañana siguiente, cuando fue la Madre Priora a abrir era imposible abrirla; y aunque seamos de clausura y no salimos, pero es preferible tener la puerta bien, que se pueda abrir y cerrar.

Y aquí comenzó nuestra aventura, la de la Madre Priora y mía, intentando arreglar la cerradura.

Primero sacamos cuatro clavos de unos cuarenta centímetros que son los que sujetaban la cerradura. Luego la Madre Priora estudió el mecanismo y desatascó el pestillo y consiguió que el cerrojo entrara y saliera con facilidad. Una vez desatascado procedimos con el martillo a volver a clavar los clavos para volver a sujetar la cerradura. Entonces observamos que estaba inclinado unos treinta grados y torcida, así que nos dijimos: “Mejor colocarla recta y que quede perfecta”. Y perfecta quedó, pero así la cerradura no cerraba. Tuvimos que quitarlo todo otra vez y ver que si no la poníamos torcida y un poco separada no funcionaba.

La enseñanza en ese momento fue clara. “No siempre lo perfecto es lo mejor”. Y dimos gracias porque aceptar lo imperfecto era fuente de la alegría. El reto de hoy es que des gracias por esa situación que no entiendes y que tú crees que de otra manera sería mejor, pues hoy da gracias porque si Dios lo permite que sea así, sin duda es lo mejor para ti ahora.

VIVE DE CRISTO.