Reto de amor: ¿has preparando tu regalo?


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¿HAS PREPARADO TU REGALO?

Hace unos días, vino a visitarnos una amiga de aquí, de Lerma, con un encargo. Se trataba de un abuelito de la residencia al que queremos mucho. Este hombre le había pedido que si podía encargarse de coger un detalle de su parte para cada una de las enfermeras y de las personas que les cuidan en la residencia de ancianos. Quería felicitarlas y agradecerles todos sus cuidados en el día de la madre.

Así que, tras mostrarle algunas de las cosas que hacemos, quedamos en prepararle unas pulseras grabadas. En el anverso pondríamos el nombre de cada una y, en el reverso, la frase “Servir es amar”. ¡Y en seguida nos pusimos a ello para que todo estuviera listo para hoy!

Mientras las hacíamos, le daba gracias al Señor por él. Su gesto me había conmovido un montón, porque realmente se veía detrás un deseo de agradecer todos los cuidados que recibe. Era su forma de dar las gracias a estas personas que, día tras día, se ocupan de él… Su agradecimiento llega hasta el punto de querer tener este detalle con ellas el día de la madre.

En el monasterio, el día de la madre lo celebramos por todo lo alto, ya que tenemos “varias madres”: la Virgen María, nuestras madres, la Madre Priora, la Madre Federal, la Madre Maestra… ¡y también porque todas somos Madres, Madres Dominicas!

Es un día lleno de alegría en el que también brota el agradecimiento hacia nuestras madres, que nos han cuidado, nos han hecho crecer… y también hacia las personas que, día a día, nos sostienen y siguen cuidando nuestro caminar, llevándonos a Él. Todas ellas son las que nos enseñan a amar a los demás con ese mismo amor de madre.

Seguro que Jesús ha puesto en tu camino también madres que cuidan de ti. Y digo que estoy convencida porque lo dice en el Evangelio. Sí, sí, el último regalo que le dejó a su Madre antes de morir fue precisamente ese: una multitud de hijos a los que cuidar, ¡y tú eres uno de ellos! Así que Ella es la que se ha encargado a lo largo de tu vida de que nunca te faltase el amor de una madre.

Hoy el reto del amor es felicitar a tu madre y decirle que la quieres. Pídele a María que te regale ver cuántas personas ha puesto a lo largo de tu camino. Y, después, atrévete a pronunciar para ellas estas palabras tan significativas: “Te quiero”… ¡Seguro que será su mejor regalo!

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: interpretaciones


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

INTERPRETACIONES

Ayer por la noche, Joane y yo nos dispusimos a dar un paseo nocturno por la huerta. Al cabo de un rato, como se nos se nos hacía tarde, decidimos atajar, y nos adentramos en la hierba para cruzar el jardín, en lugar de bordearlo por el camino de cemento.

Nada más empezar a andar entre la hierba alta, comencé a sentir un cosquilleo en las piernas, como si un bicho me estuviese picando. Después en las manos, en la cabeza….

Como estaba oscuro no veía nada, pero, en cuanto llegamos a la luz, me puse a mirarme a ver si encontraba rastro de los susodichos… pero ninguno apareció.

Al instante me entró la risa, y me puse a contárselo a Joane, porque en realidad no me había picado nada, simplemente lo que me pasó fue que, como me dan miedo los bichos, en cuanto caí en la cuenta de que estábamos cruzando con hábito por la hierba alta, me daba la sensación de que todos los bichos iban a ir a parar a las faldas del hábito para picarnos. Y, sin embargo, ningún picor era real; todos eran fruto de mi interpretación.

Esto es lo mismo que me sucede en ocasiones con las personas. Cuando interpretamos al otro desde nuestros miedos o desde nuestra mirada, normalmente acabamos pensado mal, y nos equivocamos. Cuántas veces hemos pensado que nos estaban mirando mal o que estaban pensado mal de nosotros, cuando en realidad solo tenían un mal día, o un dolor de tripa…

La interpretación causa mucho daño en las relaciones, ya que sientes que de verdad el otro “está paseando por encima tuyo”, e incluso puedes sentir hasta que te pica, pero, cuando te quieres dar cuenta, no era así. La realidad es diferente.

Cristo es nuestro Libertador, Él nos quiere libres, porque solo siendo libres podemos amar del todo. Cuanto más va creciendo el saberse amado y cuidado por Él, cuanto más aumenta la confianza en Él, más va creciendo a la par la confianza en los demás.

Hoy el reto del amor es no interpretar. Vive el día confiando en el Señor y, como consecuencia de ello, podrás dar el salto a confiar en los demás. Y, en caso de duda… es más acertado dialogar y compartir con el otro que interpretarle.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: con sentido


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

CON SENTIDO

Como decía ayer Joane, estamos saliendo algunos ratos a arreglar la huerta. Había muchas tareas por hacer: pasar la máquina cortacésped, quitar las malas hierbas junto a las flores, limpiar residuos, recoger leña…

Después de recoger algo de leña de la poda, me di cuenta de que era importante recoger un poco la huerta. Sí, sí, había muchísimos papeles, bolsas, botellas, cartones… todo tipo de cosas que el viento había ido trayendo y, al toparse con un arbusto o con la hierba, se habían ido depositando.

Estaba muy contenta haciendo aquello, y es que, poco a poco, el Señor me fue abriendo los ojos a descubrir que también aquello es nuestra vocación. Nuestra tarea es interceder por todos vosotros, que cada día formáis parte de nuestra oración. El viento, que es el Espíritu del Señor Resucitado, hace llegar hasta nuestro convento tantas necesidades, tantas intenciones, tantas personas que se acercan a hablar con nosotras, o a compartir un problema, o que nos piden oraciones… Es como si lanzase dentro de los muros del monasterio aquello con lo que cada uno va cargando. Y ahí comienza nuestra tarea: recogerlo, tomarlo en nuestras manos para ponerlo a los pies del Señor.

Cada una de las cosas que hacemos en un día tiene sentido para nuestra vida, pero muchas veces vivimos el día “en automático”, sin pensar más que en sacar las tareas adelante

Jesús quiso hacerse hombre y vivir como uno de los más sencillos: trabajó en la carpintería, descansó como todos, se divertía y disfrutaba de cada día; para que, atravesando por todas las circunstancias que vivimos nosotros, podamos experimentar que todo tiene un sentido. Él encontró sentido hasta en la muerte, porque estaba entregando su vida por nosotros.

Y es que no hay mayor sentido que saber porqué o por quién hacemos las cosas; esto te anima y te empuja hasta con las tareas más difíciles o duras.

Hoy el reto del amor es pensar en tres momentos del día el sentido de lo que estás haciendo. Al hacerlo consciente, querrás que lo que te mueva sea el amor, y disfrutarás mucho más de cada tarea del día… porque el amor lo cambia todo.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: Él está detrás


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

ÉL ESTÁ DETRÁS

No hay persona que no se asombre ante el arcoíris; es algo espectacular que a todos nos hace mirar hacia arriba.

Ayer mismo cayó otra tromba de agua. Pero al poco se separaron los nubarrones, dejando hueco para unos rayos del sol bajo de la tarde. Todo el cielo se iluminó y apareció el precioso anillo de colores.

Al instante caí en la cuenta de que el arcoíris siempre aparece en medio de la tormenta; por ello, el Señor me regaló verlo como un recordatorio de que siempre podemos confiar.

Sí, sí, porque, para que suceda este fenómeno de la naturaleza, es necesario que esté lloviendo, y que un rayo del sol atraviese las gotas de lluvia, provocando así esos destellos de colores.

De igual modo, en medio de nuestras tormentas, cuando la desconfianza asoma con esos nubarrones de pensamientos que nos nublan y que nos impiden ver el Sol, siempre tenemos la certeza de que podemos confiar: el Sol está detrás, y en cualquier momento nos regala el arcoíris. Basta con una pequeña apertura, basta con solo un rayo de sol, y el anillo lucirá en nuestro cielo.

Así es el Señor; nunca nos deja solos, no hay un instante de nuestra vida que no esté bajo su cuidado. Él, todo lo que nos sucede, lo aprovecha para nuestro bien. Cuando llega el momento de la confianza… ¡podemos confiar!

Y es que no hay tortura más grande que la desconfianza. Es un callejón que se va estrechando más y más, y al final te deja sin salida. Sin embargo, cuando vivimos con confianza, somos felices, nos volvemos sencillos. Y lo genial es que no nos pide una confianza ciega: en medio de grises nubarrones, nos regala el arcoíris.

Hoy el reto del amor es descansar en la confianza. No dejes que nada ni nadie nuble tu mente y tu corazón: vive de Cristo, confía en Él. En Él está la seguridad para confiar en los demás.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: da el salto a la vida


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.
DA EL SALTO A LA VIDA

¡Menuda tromba de agua cayó ayer! Estuvo todo el día lloviendo, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

A la tarde, justo antes de ir a Vísperas, bajamos Joane y yo a la puerta del Noviciado que da a la huerta.

Mientras ella se entretenía dentro con algo, yo me asomé mirando de un lado a otro. Me encantaba el paisaje, todo verde, la hierba alta, un olor intenso a lluvia… pero por mi mente cruzaban otros pensamientos: “Uf, no voy a salir, porque, con lo mojado que está todo, me voy a poner…”, “Además, luego toda la casa se llena de barro…”

Y de repente, sin apenas verla pasar por mi lado, salió Joane con Jubi disparada hacia la huerta.

¡Qué bueno! Ella es que ni se lo pensó; ni le importó que lloviera, ni veía el barro de los zapatos, tan solo salió.

Me impactó mucho, dado el diálogo interno que había en mí. Me di cuenta de que, si me quedaba en la sala, me lo iba a perder. Quedarme suponía aislarme en la “zona de confort” en lugar de salir a disfrutar; suponía ser “mayor” en lugar de volverme niña…

Así que di un paso adelante, y luego otro… y me fui con ellas a pasear bajo la lluvia y sobre el césped.

Era verdad, volvimos con los pies empapados y las zapatillas llenas de barro, pero, ¡qué gozada! Después fue tan sencillo como subir con las deportivas en la mano y, como justo tocaban para Vísperas, nos cambiamos la ropa, ¡y listo!

Qué impactante, porque cuántas cosas dejamos de hacer cuando nos hacemos “mayores”. Pasamos todo por la razón antes de ejecutarlo, medimos nuestras fuerzas, calculamos… pero la conclusión que sacamos muchas veces supone eso, quedarnos en la zona de confort.

Cada día me doy más cuenta de que, para vivir y ser feliz, para amar, no puedo hacerlo desde esa postura, porque el amor siempre requiere más de lo que puedo dar desde mi comodidad. Además, ese círculo, esa zona de confort, incluye un engaño, y es que nunca te hace feliz. La felicidad te espera fuera.

Jesús nunca tuvo zona de confort, no paraba (y ahora no para) y, como no tenía mucho tiempo, aprovechaba muchas noches, mientras los discípulos dormían, para orar al Padre. Pero tampoco dejaba quietos a los de su alrededor; no les prometió una vida cómoda, pero sí una Vida con mayúsculas. Y esta invitación nos la hace hoy también a nosotros.

Hoy el reto del amor es que, cuando te veas pensándotelo dos veces, des el salto. Quizá puedas mancharte con los barros de la vida, pero merece la pena correr el riesgo. ¡Apuesta por el Amor!

VIVE DE CRISTO

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: fiesta del amor


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LA FIESTA DEL AMOR

La capa negra (que forma parte de nuestro hábito) está sujeta tan solo por un botón que se abrocha en el cuello.

Ayer, cuando llegamos al coro, en la primera oración de la mañana, una hermana sufrió un pequeño percance: al ir a sentarse, su botón salió disparado, ¡incluso traspasó la reja y salió al otro lado de la capilla!

La verdad es que se lo tomó muy bien, porque a todas (incluida a ella) nos salió una carcajada al ver semejante “lanzamiento de botón”.

Al terminar el rezo de Laudes, tenemos un ratito de oración personal hasta la Eucaristía. Así que me senté en mi sitio pensado que qué raro que nadie le pidiera la capa para cosérsela antes de la Misa, y que pudiera estar cómoda en la Eucaristía.

Pero al instante sentí muy dentro de mí esa Voz que me sugería: ”¿Y por qué no se la pides tú?”

¡Era verdad! Así que fui corriendo a pedírsela, y ella, encantada, me la dio. Al salir de la capilla, me encontré con otra hermana. Al verme con la capa, me preguntó que si iba a coser el botón. Tras mi respuesta afirmativa, me dijo que no me molestara en subir hasta el Noviciado, que ella me ayudaba a buscar hilo y aguja en la sala de comunidad, que está más cerca.

Nos fuimos juntas hacia allí, y, mientras lo cosíamos, apareció otra hermana más, alegrándose de que ya se lo estuviéramos haciendo. Nos comentó que tenía pensado pedírsela pero que, como es la enfermera, primero había ido a ver a una hermana que estaba con gripe en la cama.

Me volví al coro completamente asombrada al ver cómo, cuando te entregas, no solo eres feliz amando, sino que, sobre todo, descubres la entrega y el amor de los demás.

Normalmente nos sucede que nos acostumbramos al amor de los que más queremos, e incluso nos pasa que, al conocernos, nos surge en seguida el interpretar. Sin embargo, es a los que más necesitamos aprender a amar.

Hoy es Jueves Santo, uno de los días más grandes del año, en el que celebramos la institución de la Eucaristía y del Sacerdocio, y además es el día del Amor Fraterno. Sí, ya que fue en la Última Cena donde Jesús nos dejó este mandato antes de que comenzase su Pasión: “Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.” (Jn 15, 12-13)

Hoy el reto del amor es dar tu día por los que más quieres. Acércate a recibir todo el Amor de Jesús derramado en la Eucaristía. Al asistir a los Oficios, déjate asombrar por su entrega total, y vive el día desde ahí. Cuida a los que más quieres: hoy mira por ellos y dales de tu tiempo, de tu espacio. Que no se termine el día sin decirles cuánto les quieres. No esperes a que los demás lo hagan por ti, ¡celébrales tú este día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: un trocito de paraíso


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

UN TROCITO DE PARAÍSO

Hace unos días, pasando de una sala a otra, vi un macetero lleno de unas florecitas rosas muy pequeñas. La verdad es que me encantó, era como la llegada de la primavera en esa sala, llenaba de luz y alegría toda la habitación.

Entonces fue cuando me di cuenta de que para eso sirven los maceteros: para tener un trocito de paraíso en cualquier estancia. No hay oficina donde falte una planta, o en cualquier sala de espera de un médico, o en un restaurante… siempre da un toque diferente, un toque de color.

Y es que esto es lo que somos nosotros: maceteros del Señor. No somos Dios, pero lo podemos contener; no vivimos ya en el Cielo, pero allá donde vamos podemos llevar con nosotros un pedacito de él.

Somos como estos tarros, que en un principio estamos vacíos, pero hemos nacido para ser llenados de Vida.

Aunque, siendo realistas, nos suele suceder que primero queremos intentar llenarnos de semillas que pensamos que nos dan vida y felicidad: nuestros logros, nuestras metas, ideales… pero, antes o después, nos topamos con nuestra propia debilidad y todo lo anterior se nos viene abajo. Sin embargo, es ahí donde volvemos a dejar espacio en nosotros para la semilla de su Amor.

Con Él, ya no solo se llena nuestra vida, sino que nos convertimos en portadores de su Amor.

Y, como no todas las plantas son iguales, sino que unas generan alegría, otras son medicinales, otras nos dan el alimento… así también cada uno de nosotros está llamado a dar un fruto concreto para los demás.

Hoy el reto del amor es ser un macetero del Señor. Deja que, allí donde vayas, la luz de tus ojos, una sonrisa, un gesto de cariño o una palabra de aliento lleven a los demás a descubrir ese “Algo” diferente que hay en ti.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: quitamanchas


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

QUITAMANCHAS

Nuestro hábito es de color blanco. Para mi gusto, es el hábito más bonito del mundo (qué voy a decir yo, ¿verdad?), aunque tengo que reconocer que tiene un pequeño inconveniente… y es que cualquier mancha se ve a distancia.

El otro día, al servirme, se me coló la manga en el plato, y se me quedó marcada con una buena mancha de tomate.

Cuando llegamos al Noviciado, pensé en dejar para un poco más tarde lo de quitar la mancha, pero al final me lo pensé dos veces y me puse a ello.

Mientras estaba frotando la mancha, y viendo lo que me costaba quitar el tomate, me alegré pensando en que menos mal que no lo había dejado para después. Las manchas, cuanto más se tarde en lavarlas, son más difíciles de quitar: la grasa va penetrando más en la tela y comienza a expandirse…

Al instante caí en la cuenta de que aquello que le ocurre a las manchas es lo mismo que nos sucede a nosotros con los demás. Todo va bien hasta que tenemos un encontronazo con una persona: esa discusión, aquel enfado por una tontería, o ese desacuerdo… esas situaciones nos salpican, y es como si cayera sobre nosotros una mancha. Solo que este tipo de manchas no es sobre tela, sino que se posan en nuestro corazón.

Sentimos una mancha porque ya no estamos igual que antes, sentimos esa falta de paz, ese no querer dejar nuestras razones a un lado, sentimos esa mancha porque una parte de nuestro corazón ha dejado de amar… Y, como las manchas de la ropa, cuanto más la dejemos estar, más nos cuesta luego afrontarla.

Quizá para nosotros esto suena imposible, y ciertamente lo es, pero para Cristo no hay nada imposible, ninguna mancha ni nada que haya de malo en nuestro corazón puede resistirse a su poder. Solo necesita que tú le des paso y creas en Él.

Hoy el reto del amor es tomar la iniciativa y acercarte a esa persona. No dejes que esas pequeñas manchas te vayan dejando sin vida. Siéntate con Cristo y Él se encargará de lavar tu malestar para que puedas reconciliarte de corazón. Tu felicidad se esconde en el amor.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: activación en dos pasos


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

ACTIVACIÓN EN DOS PASOS

Con todo esto del frío, me han regalado un remedio muy curioso. Se trata de unos pequeños saquitos (como los clásicos “triguillos” o sacos llenos de semillas, pero en miniatura) que vienen con un envoltorio de plástico. Resulta que, cuando abres el envoltorio, el saquito comienza a calentarse. Así puedes utilizarlo para calentarte las manos, o incluso para colocarlo dentro del zapato y llevar los pies calientes.

Aunque un poco escéptica, me animé a probarlo y quedé completamente perpleja. Es realmente impresionante notar cómo un saquito blanco, donde aparentemente no ves nada, comienza a desprender calor, calor y, uff… más calor… ¡ya te digo si calienta!

Así que, por curiosidad, me puse a buscar por qué sucedía aquello. Al parecer, dentro del saquito, hay una serie de componentes variados (polvo de hierro, carbón activo, agua…) que, al sacarlos de su envoltorio y entrar en contacto con el aire, producen una reacción química que provoca que se active el saco y que se comience a calentar.

Me daba cuenta de que todos tenemos días en que estamos como “fríos”: fríos con los demás, apáticos con uno mismo, dejamos helados a los de alrededor…

Lo que ha sucedido es que se nos ha olvidado activar nuestro corazón, que es como nuestro saquito particular. Y su puesta en marcha es exactamente igual: tan solo necesitamos desenvolverlo, y dejar que le dé el Aire.

Desenvolverlo; es decir, estrenar cada día un corazón nuevo como un regalo recibido. ¿Las veces que ayer dejé de amar? Ya forman parte del pasado, y pertenecen al Señor. Él, a cambio, nos regala cada mañana “estar de estreno”, porque Él nos da una nueva oportunidad para vivir y apostar por el amor.

Y dejar que dé el Aire a nuestro corazón es que nos dejemos tocar por el Espíritu Santo, don que nos hace Jesús Resucitado, que quiere mantener el corazón activado, caliente, lleno de amor para poder irradiarlo, no solo a nosotros mismos, sino a todos los de alrededor.

Hoy el reto del amor es estrenar un nuevo corazón. Esta mañana, antes de ponerte en marcha, no te olvides de activar el foco de calor de tu vida. Serás feliz y harás felices a los demás.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: tengo una debilidad…


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

TENGO UNA DEBILIDAD…

Encender la gloria es una tarea que me encanta. Me gusta salir bien de mañana a la huerta y, al coger la leña, disfrutar del paisaje observando ese rocío sobre la hierba, o esos días que aparecen los rayos de sol entre las ramas de los árboles…

El otro día, mientras me encontraba cargando una carretilla de leña, me di cuenta de que, en uno de los guantes que estaba utilizando, había un dedo completamente agujereado.

Me declaro abiertamente una miedosa a todo tipo de arañas, avispas, abejas o cualquier tipo de bichito de estos que pican…

Con todo lo grande que soy, y que estos animalillos tan pequeños me reduzcan… Aquel agujero en mi guante me estaba reclamado ir corriendo a cambiarlo.

De buenas a primeras quise seguir trabajando sin razonar más, pero, cuando entre rama y rama, vi una enorme araña… solté los palos de golpe como queriendo invitarla a huir rápido y lejos de mí…

Qué miedo tan absurdo, ¿verdad? En aquel momento me di cuenta. Y el Señor me regaló ver que, igual que este pequeño miedo, cualquier miedo es igual de absurdo. Vemos un acontecimiento y entra en juego nuestra razón: “¿Qué pasará?”, “¿Podré con ello?”, “¿Sucederá esto o aquello?”… y comenzamos a adelantar acontecimientos que aún no han sucedido, y seguramente no lleguen a suceder o, al menos, seguro que no serán como uno se los imagina.

El miedo esconde una trampa, y es que nos paraliza y nos atemoriza pretendiendo impedirnos continuar con la alegría y la libertad con que querríamos vivir las cosas. Al miedo, en realidad, le damos paso nosotros abriéndole la puerta en nuestra vida. No es que no existan peligros, pero el miedo nunca es solución para ninguno de ellos.

Lo contrario al miedo es la confianza. Y la confianza es soltar cada día tu vida en manos de Cristo. Es descubrir que, llevando tú las riendas, lo que te espera es miedo, desconfianza, intranquilidad… pero, si cada día te vuelves a Él y sueltas las riendas en Sus manos, descubres la paz que se tiene cuando Él lo lleva todo.

Cristo siempre está contigo, y es capaz de enderezar cualquier cosa que no te salga bien. Él te protege y, aunque sucediera un mal en tu vida, sólo Él es capaz de sacar un bien mayor de ahí.

Hoy el reto del amor es no tener miedo. Cierra la puerta a los miedos y ábresela a Cristo. Vuelve a ser niño y a descansar en Sus brazos, y que ningún miedo te quite la alegría.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!