Reto de amor: por ti


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

POR TI

Este invierno está siendo el más frío desde que estoy en el Monasterio. Las monjas que llevan más años los han vivido de temperaturas aún mucho más bajas, y sin ningún tipo de calor en las celdas… Es algo que realmente impresiona.

Lo que más cuesta es salir de la cama por la mañana, porque dentro se está calentito, y sabes que sacar un pie fuera es helador. Tienes que abrigarte rápidamente para ir directo a ducharte con agua caliente.

He de reconocer que cada mañana me sucede lo mismo: remoloneo durante cinco minutos… y ya me levanto acordándome del salmo, “por Ti madrugo, Dios mío, para contemplar tu fuerza y tu gloria”.

El otro día, dos hermanas tenían que ir al médico inmediatamente después de la Eucaristía, por lo que no les daría tiempo a desayunar. Así que pensé en preparárselo por sorpresa a las 6 de la mañana para que pudieran irse desayunadas.

Aquella noche me puse el despertador 10 minutos antes de lo normal para que me diera tiempo a todo. Y me quedé sorprendida de mí misma, pues me desperté con mucha energía, con muchas ganas de salir pronto de la cama: no podía perder ni un segundo o no me daría tiempo.

Durante aquella mañana, seguí dándole vueltas a lo sucedido, y es que el Señor me mostró de nuevo cómo Su amor es nuestra fortaleza. Su amor es la Gracia que Él derrama en nosotros para poder vivir cada acontecimiento, para poder realizar cada tarea con alegría.

Y en Jesús lo podemos ver claramente: ¿Por qué si no iba a hacerlo? ¿Por qué tuvo que hacerse Hombre, y padecer y morir en una Cruz por nosotros? ¿Por qué ha querido quedarse con nosotros todos los días? ¿Por qué la Eucaristía?…

¡Por Amor, sólo por amor! Éste es el regalo que Cristo nos legó con su Vida.

Hoy el reto del amor es llevar el desayuno a una persona. Ya sea de casa, o ese amigo que está en el hospital, o a ese compañero de trabajo que necesita un café y compartir un rato. Descubre en ti mismo los efectos de levantarte por amor.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: balones dentro


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

BALONES DENTRO

Hace unos días, una hermana nos estuvo ayudando a trasladar unas cosas de un lado a otro del Monasterio. En uno de estos viajes, nos trajo un microondas metido en una bolsa de la compra, en posición vertical.

Cuando lo fui a sacar para colocarlo en su sitio, pensé: “Veremos a ver… si esto funciona después de venir volteado…”

Lo coloqué sobre la encimera, y…

“¡Uy, va, qué mala pinta tiene esto…!”, dije para mis adentros, “¡Está completamente cojo!”

Rápidamente llame a Lety para ver qué podíamos hacer, seguido de alguna que otra queja, porque… ¿a quién se le ocurre trasladar un microondas en aquella posición?

Ella se acercó para mirarlo mientras me escuchaba y, al verlo, comenzó a reírse:

-¿No te habías dado cuenta de que está cojo porque una pata está pisando el cable?

Me callé en seco y terminé por reírme con ella… ¡Qué pronto me sale echar balones fuera…!

Y es que es verdad, muchos días nos sucede que hay algo que nos hace mirar el día con la mirada coja, como el microondas. Y lo primero que nos surge es echar la vista hacia los demás: “Vaya, qué pesada está hoy esta compañera de trabajo…”, o “Qué lento cruza ese señor el paso de cebra”… y echamos balones fuera, pero realmente no se trata de los demás. ¿Qué es lo que hace que tu día esté cojo?

Hoy es lunes, comienzo de semana, de trabajo, de clase… pero no dejes que tu día comience torcido. Da tu mano a Jesús, Él es el único con el que puedes mirar de frente eso que hoy te ha quitado la paz y la alegría. Sólo Él puede enderezar tu día, devolverte la Paz, la alegría, la ilusión por todo.

Hoy el reto del amor es cambiar la mirada. Pídele a Jesús, tener hoy su mirada y descubrir lo bueno de cada persona. Y, cuando te surja enfardarte o pensar mal de alguien, pídele que te muestre cinco cosas buenas de esa persona.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: el buen ingrediente


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

EL BUEN INGREDIENTE

Ayer nos tocaba ir a cocinar. Normalmente nos dicen qué tipo de plato hay que preparar y cada cocinera, en función del tiempo que pueda invertir, pues lo puede hacer como prefiera.

Nos trajeron unos cuadrados de espinacas congeladas que echaban para atrás… Yo aquello lo veía muy verde. Así que, compartiendo entre las del Novi qué hacer, Lety nos dio la idea de poner la base de espinacas rehogadas, encima unos huevos escalfados, una capa de bechamel y a gratinar…

La verdad es que me pareció muy buena idea, y nos pusimos en marcha.

Cuando un plato les gusta mucho a las monjas, se sabe en seguida porque, cuando terminan de comer y van hacia el recreo, pasan por la cocina a decirnos cómo les ha gustado.

Y aquel día fue éxito rotundo. Algunas decían:
-¡Así sí se pueden comer espinacas!

En ese momento me me surgió pensar: “La bechamel, todo es por la bechamel”.

Y es que es cierto: caí en la cuenta de que un sólo ingrediente es capaz de cambiar todo el sabor de un plato, que, de amargo y verde, pase a ser sabroso y de los que gustan a todos.

De la misma forma nos sucede con las personas: basta que haya una persona alegre en un ambiente de trabajo, para que el clima de la oficina sea diferente; al igual que una persona detallista, que mira a los demás y aporta justo ese toque delicado y atento que hace las cosas más fáciles.

Hay una cualidad que está al alcance de todos, y es el amor. El amor es el que cambia todas las cosas, el que transforma todas las circunstancias.

Por eso, Cristo, que es el Amor, es el ingrediente definitivo para nuestra vida. Él, con su Vida, ha hecho que todas las demás vidas cobren sentido. Ha vivido cada una de las circunstancias que nosotros vivimos, para que ya nunca las tengamos que vivir solos, sino que siempre las podremos vivir con el ingrediente que transforma todo.

Hoy el reto del amor es aportar tu ingrediente transformador. Hoy pídele al Señor que te muestre cuál es el don que Él te da para ofrecer a los que viven contigo: paz, alegría, fortaleza… Él hará de ti un buen condimento.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: AVISO IMPORTANTE

Queridos reteros, lamentamos tener que comunicaros que se han agotado por completo todos los calendarios “Vive de Cristo en 2018”.

Es por ello que, a los que nos lo habéis pedido en estos últimos días, no podremos hacéroslo llegar.

Muchas gracias por vuestra acogida y cariño a este proyecto, ¡y esperamos que el Señor nos regale seguir viviendo juntos todo este año con el Reto! ¡Unidos en Cristo!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: es que… justo ahora…


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

“ES QUE… JUSTO AHORA…”

“¡Puag…!, pero, ¿qué es esto?” Más o menos ésta fue la expresión que me salió cuando me fui a lavar las manos. Al ir a abrir el agua, cogí el mango del grifo (que es de rosca), y sentí mi mano llena de una sustancia viscosa y pringosa.

Miré la palma de mi mano y la tenía completamente llena de grasa, ¡pero llena, llena! Me empecé a reír, pensando que aquella situación parecía una “broma de cámara oculta”.

Y es que seguramente una hermana había venido a lavarse con las manos llenas de grasa, y no se dio cuenta de que dejó manchado el mango del grifo.

Pero la cuestión fue que, interiormente, me surgió la tentación de dejarlo tal cual estaba. Yo había venido con prisas a lavarme las manos, y dudé en cerrar el grifo como pudiera para no volver a mancharme, y listo.

La mente en esos momentos anda rápida, y me surgía un torrente de auto justificaciones: “Tengo mucha prisa, si no, sí que lo limpiaría”, o “Uff, además, como para encontrar por aquí algo con lo que limpiarlo”…

Finalmente, dejando atrás mis razones, me quedé a quitar la suciedad del grifo. Así que, entre risas, grasa y un spray multiusos que encontré, pude hacer que aquello quedara de nuevo como los chorros del oro.

Me di cuenta de lo maravilloso que es ser cristiano. Porque nosotros no hacemos estos gestos sólo por ser buenas personas, o por tener todo perfecto y a base de esfuerzo personal… ¡Cuántas veces hemos experimentado que eso termina por ser como una losa demasiado pesada sobre nosotros!

Sin embargo, nos vemos libres de pesos cuando actuamos por repuesta a la llamada que hemos recibido de Jesús: “Id al mundo entero y proclamad que el reino de Dios ha llegado”.

Con estos pequeños gestos de cada día, quiero dejar de escuchar mis propias justificaciones para escuchar y responder a Su llamada, que me invita a salir de mí misma y a mirar a los demás.

Nunca soy tan feliz como cuando redescubro al levantarme que el día entero es una misión.

Hoy el reto el amor es responder a Su llamada. Seguro que a lo largo del día encontrarás en tu camino un montón de ocasiones para vivir desde el amor. Es normal que te surjan justificaciones, pero hoy, al menos 3 veces, intenta seguir Su voz; deja que se vaya haciendo más y más fuerte en ti.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: AVISO IMPORTANTE

Queridos reteros, lamentamos tener que comunicaros que se han agotado por completo todos los calendarios “Vive de Cristo en 2018”.

Es por ello que, a los que nos lo habéis pedido en estos últimos días, no podremos hacéroslo llegar.

Muchas gracias por vuestra acogida y cariño a este proyecto, ¡y esperamos que el Señor nos regale seguir viviendo juntos todo este año con el Reto! ¡Unidos en Cristo!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: consecuencias de compartir una misma mesa


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

CONSECUENCIAS DE COMPARTIR UNA MISMA MESA

En nuestra Orden, uno de los pilares es el estudio. Uno de nuestros lemas es “Veritas”; es decir, que somos buscadores de la verdad. Por ello, acostumbramos a tener clases y estudio a diario.

El otro día estábamos en clase en el Noviciado con Lety. Normalmente aprovechamos para ir profundizando, y tomamos apuntes, subrayamos…

En esas estábamos cuando de pronto sentí que, al levantarme para coger un lápiz, moví la mesa entera y, como consecuencia de ello, lo que estaba subrayando Joane también se movió. Su línea salió disparada en otra dirección…

Al poco rato, una pierna que se movía por debajo de la mesa comenzó a hacer temblar todo, y entonces me sucedió lo mismo a mí con el subrayado. Aquello parecía un electrocardiograma más que una línea.

¡Ya me partía de la risa! Pero lo sucedido me llevó a pensar en cómo, todo lo que hacemos, en realidad tiene una fuerte repercusión sobre los que están a nuestro alrededor.

Cuando nos levantamos con el pie izquierdo, comenzamos sintiéndonos mal con nosotros mismos pero, al final, todos los que ese día convivan con nosotros son partícipes también del mal humor. Todo se transmite: la falta de paz, la agresividad, cuando juzgamos…

Y, a su vez, el día que amanecemos con una sonrisa, todo se ve de una manera diferente: sonríes a los demás, contagias alegría, das vida a las conversaciones, transmites fuerza y deseo de caminar hacia adelante…  

¡Todo, todo, todo se transmite a los que comparten mesa con nosotros!

Jesús cada día salía al encuentro de los demás, y no dejaba a nadie indiferente. Él curaba a los enfermos, escuchaba al que le pedía, perdonaba a todo el que quería cambiar de corazón…

Hoy el reto del amor es sonreír a 10 personas que te miren a los ojos. Y, si hoy te has levantado un poco de mal humor, acude al Señor para que cambie tu forma de afrontar el día. En Él encontrarás la fuerza, la paz y la alegría que necesitas para ello. ¡En Su mesa hay sitio para todos!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: aprendiz lavandero


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

APRENDIZ DE LAVANDERO

La semana pasada me tocaba hacer la colada: una lavadora, otra; dividir la ropa (la de tender, por aquí; la de secadora, por allá)…

Y, mientras iba tendiendo las prendas que no admiten secadora, me daba cuenta de que esto del lavado es todo un aprendizaje. Sí, porque recuerdo las primeras veces que me tocaba lavar… Ufff, no me imaginaba el desastre que puede suponer meter unos calcetines rojos junto con toda nuestra ropa de coro (¡que es blanca!), o una prenda a la secadora sin mirar si era compatible (y que te salga del tamaño de un niño de 3 meses)… ¡realmente es todo un aprendizaje!

Aprendes a separar la ropa de color, a estirar bien los calcetines antes de meterlos, a no meter en la secadora las prendas delicadas… Al final de tantas pruebas semana tras semana, acabas memorizando las cualidades y necesidades de cada cosa.

Reflexionaba y veía que, si de esta manera tan cotidiana aprendemos y comprendemos cómo tratar una simple prenda de ropa, ¿cómo no hacer lo mismo con las personas con las que convivimos cada día?

El amor es así: mira a cada persona como única, y va descubriendo día a día las delicadezas que necesita, o sabe con quién puede compartir lo que lleva por dentro y con quién mejor es reservarlo, o cómo acercarse al que le cuesta dar el primer paso… Y es que el amor también es aprendizaje.

Sólo el Señor es el único que realmente nos conoce a cada uno completamente. Porque Él nos ha creado, y, como dice el salmo, “modeló cada corazón y comprende todas sus acciones”. Por eso es Él quien nos puede ir indicando en esta escuela del amor cómo llegar al otro, cómo llegar a ver a las personas de nuestro alrededor.

Hoy el reto del amor es mostrar tu delicadeza hacia dos personas. Párate unos minutos y pregúntale al Señor cómo llegar a su corazón, cómo sorprender a esas personas con un toque delicado, con algo que quizá no se esperen de ti.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: amoldándose a la vida


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

AMOLDÁNDOSE A LA VIDA

El otro día nos regalaron unos moldes muy originales para hacer bizcochos. Cada uno de ellos era un símbolo cristiano: una cruz, un cordero, un nacimiento…

Nos pareció una idea estupenda porque, si ya sabe bueno un bizcocho casero, seguro que sorprende más y te lo comes con más gusto si tiene una forma llena de sentido.

Esto de los moldes me parece una cosa genial: pensar que tú echas la mezcla del bizcocho sobre el molde, ella sola se extiende por cada esquina, por cada rincón, y una vez horneado… ¡todo ha tomado una forma nueva!

Me daba cuenta de que la masa no se rebela a cada recoveco del molde, sino que se apega a él, recorre cada entrada y salida: se deja amoldar.

Pero, ¿y nosotros? ¿Nos dejamos amoldar por la vida? Cada día nos suceden circunstancias, nos encontramos con personas, con acontecimientos… que son como esos recovecos del molde. Sin embargo, hemos de reconocer que, si podemos, intentamos escabullirnos, pasar de puntillas sin adentrarnos de lleno en qué nos quiere decir el Señor con aquello que nos sucede.

Y es que todo lo que vivimos forma parte de una historia de salvación que va conduciendo nuestra vida para formarnos, para hacer de nosotros una imagen hecha con el molde de Cristo.

Él es nuestro molde, Él es a quien nos tenemos que apegar para vivir cada nuevo día, para que así el resultado final siempre sea como el bizcocho, que toma una forma nueva.

Hoy el reto del amor es dejar al Señor hablarte por medio de las circunstancias. Descubre que, ante lo que estés viviendo, siempre está su Presencia viva para sostenerte, para protegerte, para llenarte de paz. No tengas miedo a amoldarte, y descubre que, con Él, siempre tendrás vida.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: buena idea


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

BUENA IDEA

Ayer estábamos entre dos intentando terminar una pulsera, ¡pero no había manera!

Tan sólo se trataba de conseguir introducir un hilo especial por cada uno de los dos agujeros que tenía la medalla, pero pronto nos dimos cuenta de que esos agujeros eran demasiado pequeños.

Primero lo intentamos una y otra vez sin más; después, tijeras en mano, le hicimos un corte en diagonal al hilo, a ver si haciendo la punta un poco más fina conseguíamos que entrase por los agujeros; después vino el mechero… pero nada.

Al fin dijo Lety:
-Vamos a hacer los agujeros más grandes.

Y, sin pensarlo dos veces, cogimos el dremell (un taladro para miniaturas) y… ¿cuál fue el resultado? Pues que en menos de dos minutos ya se habían ensanchado los agujeros. No mucho, tan sólo una pizca para que aquel hilo pudiera entrar por ellos.

Al final nos quedó una pulsera muy bonita, y una vivencia que me dejó huella. Sí, porque me daba cuenta de cómo en muchas ocasiones mis agujeros son demasiado estrechos para que pasen los demás: cuando no sé escuchar sus opiniones, cuando lo que me ofrecen pretende sacarme de mi comodidad, cuando mi entrega es un poco pobre, o cuando prefiero que sean ellos los que cambien para entrar por mis esquemas…

Sin embargo, ya he experimentado mil veces que ahí no está mi felicidad. Y es que Cristo nos ha dado hermanos precisamente para eso, para que salgamos de nosotros mismos y podamos amar, para que, abriéndoles paso, descubramos que sólo el que ama es feliz. Ése es el regalo que Cristo nos hace: el amor, hermanos a quienes amar, la felicidad.

Hoy el reto del amor es ensanchar tus agujeros para que entren los demás. Toma la determinación de ser feliz, y el Señor se ocupará de regalarte, paso a paso, lo que llenará tu corazón.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: ¡solucionado!


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

¡¡SOLUCIONADO!!

En el monasterio es muy común que tengamos de vez en cuando apagones de luz, subidas y bajadas de tensión…

Esto es un problema, ya que los aparatos y maquinarias sufren con este tipo de cortes de luz. Hasta que nos ofrecieron una solución: ¡poner un SAI!

Seguramente no sepas lo que es; nosotras no teníamos ni idea de qué se trataba hasta que vimos uno.

Un SAI es un dispositivo eléctrico que proporciona energía en cuanto hay un apagón. Aparentemente es como un ladrón, de esos que ponemos en los enchufes, pero muy grande. Por fuera es una caja rectangular a la que puedes enchufar varios aparatos. Esta “caja”, a su vez, se enchufa a la corriente, de manera que, cuando hay un apagón o una bajada de tensión, el SAI se pone en marcha y, por medio de unas baterías, aporta la alimentación eléctrica necesaria, impidiendo así que los aparatos se apaguen inesperadamente.

Lo pusimos en marcha en nuestra sala de trabajo. Todo iba normal, hasta que un día… ¡fiu! Se fue la luz.

De pronto, aquel aparato se puso a pitar, anunciando que estaba en funcionamiento, y nos quedamos asombradas al ver que que todas las máquinas continuaban encendidas.

Me hizo pensar que quizá hoy, ¡el Señor me está pidiendo ser un SAI para los de mi alrededor! Ya que nosotros, si nos conectamos al Señor, podemos estar seguros de que aunque, se vaya la luz, nuestras baterías estarán cargadas.

Sólo desde Él podemos sostener a los de nuestro alrededor. Aportar paz, alegría, sosiego… cuando el ambiente no lo favorece. O experimentar una fortaleza sobrenatural cuando el ánimo o las fuerzas físicas comienzan a fallar… Estos son los frutos de permanecer conectados a Su luz.

Pero podemos ir un paso más allá, podemos ser batería para los demás.

Muchas veces queremos que las personas de nuestro alrededor se conviertan y experimenten el amor del Señor… pero no siempre se realiza tan rápido este deseo.

Ahora, al ver este aparato, me daba cuenta de que quizá primero el Señor nos pone ahí para ser un SAI, en quien se puedan apoyar.

Cuando llegue el apagón y tiren de nuestras baterías, entonces se cuestionarán de dónde sacamos las fuerzas.

Hoy el reto del amor es ser SAI para los de tu alrededor. Hoy sé un transmisor de paz. Que cuando comience una disputa, puedas aportar paz; que cuando alguien se irrite, medies para que la paz toque su corazón… Hoy sé cauce del amor del Señor.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: AVISO IMPORTANTE

Estamos ya agotando las últimas unidades de calendarios. Pero, si quieres pedir alguno, ¡aún estás a tiempo! Hasta el 14 de enero aceptaremos nuevos pedidos (o hasta agotar existencias).

Sólo tienes que escribir un correo indicando tu nombre, tu dirección y el número de calendarios que quieres a

vivedecristoevangelizacion@gmail.com

El donativo por cada calendario es de 4,5€ (a partir de 5 calendarios, 4€) (+ gastos de envío). Para más información:

http://www.dominicaslerma.es/index.php/monasterio/noticias/1241-ultimas-unidades.html

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor:¿Qué zapatos llevas hoy?


Hola, buenos días, hoy Israel nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

¿QUÉ ZAPATOS LLEVAS HOY?

Primero la gripe, después la tos, y ahora… gastroenteritis… ¡la que se avecina! Parece ser que, luchar contra los virus en una convivencia tan estrecha, se hace un poco complicado, o quizá… ¿no tanto?

Ayer acompañé a una hermana a preparar la comida de otra de nosotras, que llevaba todo el día sin poder probar nada a causa de la gastroenteritis.

Sacó un filete de pollo para pasárselo a la plancha, pelamos unas patatas y las pusimos a cocer para hacerle un puré. Y, mientras esperábamos a que terminase la cocción, ella me iba comentando en alto sus pensamientos:

-¿Cómo podríamos hacer para que le apetezca comer el filete?

La verdad es que la pobre hermana enferma llevaba todo el día sin tolerar nada de alimento, y necesitaba comer algo. Sin embargo, a mí no se me ocurría otra cosa que no fuese freírlo sin más.

Pero, de pronto:

-¡Ya lo tengo! Vamos a trocearle el filete y se lo salteamos bien a la plancha, ¡seguro que así le va a entrar mucho mejor! Y encima, a la vista, no le va a parecer un filete entero. Así tendrá que hacer mucho esfuerzo por comer.

Mientras le echaba una mano preparando el puré de patata, ella le hizo bien el pollo, se lo pusimos todo en una bandeja y nos fuimos a llevárselo.

Cuando llegamos, destapamos los platos que le llevábamos, y le dejamos claro que no tenía que comer nada más que lo que le apeteciera. Pero es que… ¡no había lugar a dudas! El puré tenía todas las de perder. Y así fue. Pudo comer todo el filete troceado, ¡y además le sentó muy bien!

Aquel gesto de la hermana me hizo pensar mucho. Me di cuenta de que amar es ponerse en los zapatos del que tenemos al lado. Descubrí cómo llega el amor al otro cuando se tienen estos gestos, que le hacen más fácil la vida al hermano.

Lo mismo vemos en Jesús: Él más que nadie se ha puesto en nuestros zapatos, ha vivido lo mismo que nosotros para que su Amor y su salvación estuvieran presentes en todos los momentos de nuestra vida.

Hoy el reto del amor es ponerte en los zapatos del otro y tener un gesto de cariño que le haga más fácil su circunstancia. Cada persona que se cruza contigo es una oportunidad para amar, para entregarse, y, sobre todo, para ser feliz.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: AVISO IMPORTANTE

Ya hemos enviado todos los calendarios que nos habéis pedido. Sin embargo, en estos días de tanto jaleo navideño, nos han avisado que varios paquetes enviados por Correos se han perdido. Por favor, si no has recibido tu paquete háznoslo saber. Te lo enviaremos por mensajería. Puedes escribirnos a

vivedecristoevangelizacion@gmail.com

Y, si quieres pedir nuevos calendarios, ¡aún estás a tiempo!

En esta semana (del 7 al 14 de enero) aceptaremos nuevos pedidos, hasta agotar existencias, pues ya estamos en las últimas unidades de calendarios.

Sólo tienes que escribir un correo indicando tu nombre, tu dirección y el número de calendarios que quieres a

vivedecristoevangelización@gmail.com

El donativo por cada calendario es de 4,5€ (a partir de 5 calendarios, 4€) (+ gastos de envío). Para más información:

http://www.dominicaslerma.es/index.php/monasterio/noticias/1241-ultimas-unidades.html

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!