Reto de amor: sobre ruedas


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

SOBRE RUEDAS

El trabajo se amontonaba y no había mucho tiempo que perder. Me urgía una caja que no alcanzaba a coger, pues estaba en la parte más alta de un armario que ocupa de arriba abajo la pared. Cogí la silla más cercana a pesar de que tenía ruedas, me subí en ella y alcancé a coger la caja.

Israel en seguida se percató de la inestabilidad que ofrecía la “escalera” que me había agenciado, y, en cuestión de segundos, me encontré con su hombro a mi lado. Hombro que pensé no necesitaría, pues la silla no llegó a moverse.

Sin embargo, de repente, fuera de lo esperado, Israel, haciendo uso de las ruedas, empezó a mover la silla por toda la sala, de un lado a otro, vueltas por aquí, vueltas por allá, y yo… seguía de pie, agarrada a sus hombros con todas mis fuerzas, diciéndome “No te va a dejar caer, tranquila”, pero, en realidad… ¡aquella situación estaba fuera de mi control!

Se acabó el viaje de apenas uno o dos minutos, y para mí fue toda una experiencia de confianza. Muchas veces podemos tener la sensación de ir de pie a toda velocidad en una silla con ruedas. Sentimos vértigo, miedo ante las decisiones que tenemos que tomar o la situación que se nos presenta.

Si sientes que vas de pie en una silla con ruedas, busca un punto de apoyo que te dé estabilidad y confianza para que, aunque siga moviéndose tu silla, puedas dejarte llevar confiado, consciente de Quién te sujeta.

En esas dificultades que te dan inestabilidad, deja que Cristo sea tu punto de apoyo. Si te agarras fuerte a Él, no te dejará caer, por muchas vueltas y velocidad que lleve tu silla con ruedas.

Hoy el reto del amor es que mires cuál es en tu vida tu punto de apoyo. Deja en Cristo ese problema que te da inestabilidad, para que tu seguridad esté en el Señor. Y, si ves a alguien trabajando en una silla con ruedas, te animo a que le hagas vivir esta experiencia de confianza y diversión. Muévele y comprobarás dónde tiene su apoyo. Ten cuidado con el jefe.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: ¡Ya está terminado el calendario “VIVE DE CRISTO en 2018”!

(Hablamos de él en un reto, puedes verlo aquí:

http://dominicaslerma.es/index.php/vivedecristo/retodelamor/1195-hoy-el-reto-del-amor-es-ensenar-al-que-no-sabe.html )

Si quieres adquirirlo, sólo tienes que escribirnos a este correo

vivedecristoevangelizacion@gmail.com

indicando cuántos calendarios quieres y dándonos una dirección postal a la que enviarlo (sólo se hacen envíos a España).

El donativo de cada calendario es de 4,50€, pero, a partir de 5, el donativo es de 4€ por calendario (+ gastos de envío).

Para más información:

http://dominicaslerma.es/index.php/monasterio/noticias/1203-con-cristo-todo-el-ano-2018.html

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: heladas que dejan mella


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

HELADAS QUE DEJAN MELLA

Ayer estaba paseando por la huerta y me quedé mirando hacia lo que quedaba de los tomates, los pimientos, los calabacines… de los que tanto te hemos hablado a lo largo de este verano.

El frío, las heladas de estos días, habían hecho mella en cada planta, y todo estaba amarillento: ni frutos, ni flores… parecía mentira que hace unos días aún recogíamos lo que nos regalaba la huerta.

Y es que las heladas son uno de los principales factores que acaban con los cultivos, impidiendo que puedan seguir con su desarrollo. En nuestra vida, hay momentos en que ocurre lo mismo: el viento de las personas que nos dejan, el granizo de los que nos han herido por cualquier motivo, o el hielo del abandono, van haciendo que nuestro corazón no se atreva a amar, oculte sus frutos, flores y hojas ante la amenaza del temporal; ya no confía en que pueda salir el sol.

No sé por qué situaciones has podido pasar, pero es probable que tu corazón se encuentre así, herido por tanto temporal, y pensarás: “Si no amo, si no dejo que mi corazón se muestre… ya nada podrá herirme”.

Es normal que las heridas en la confianza te lleven a ello pero… el Señor siempre te deja cerca personas que te traen vida de una manera insospechada. Mira al rededor y piensa en esas personas que te están tendiendo una mano para traerte el sol cada mañana, esas personas que Él te pone, capaces de restaurar tu confianza.

Jesús se acercó a personas heridas y siempre les tendía una mano, hoy te la tiende a ti.

Hoy el reto del amor es que no dejes de amar. Di que le quieres a esa persona que tienes cerca, permítete expresar lo que realmente sientes; deja que tus frutos salgan, que tu corazón vuelva a latir.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: ¡Ya está terminado el calendario “VIVE DE CRISTO en 2018”!

(Hablamos de él en un reto, puedes verlo aquí:

http://dominicaslerma.es/index.php/vivedecristo/retodelamor/1195-hoy-el-reto-del-amor-es-ensenar-al-que-no-sabe.html )

Si quieres adquirirlo, sólo tienes que escribirnos a este correo

vivedecristoevangelizacion@gmail.com

indicando cuántos calendarios quieres y dándonos una dirección postal a la que enviarlo (sólo se hacen envíos a España).

El donativo de cada calendario es de 4,50€, pero, a partir de 5, el donativo es de 4€ por calendario (+ gastos de envío).

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: imprevistos


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

IMPREVISTOS

Iban a empezar los Ejercicios; tenía un horario perfectamente organizado, los libros que pensaba que me iban a ayudar, la ilusión y ganas a tope para descansar con Él y cargar las pilas, iban a ser horas y horas en la capilla… ¡cómo esperaba estos días! No habían ni empezado y ya me daba pena que estuviesen llegando a su fin.

Así estaba el domingo, un día antes de empezar. Llegó el lunes y… oh, oh… la gripe llamó a la puerta y sin permiso entró. Estaba agotada, no podía ni con brazos ni piernas. Luchaba por que no se notase ningún síntoma, luchaba por cumplir “mi horario”, no podía ser que algo tan “perfectamente” organizado no pudiese llevarlo a cabo.

Llegó un momento en que me tuve que rendir, dejarme cuidar y dejar hacer; tuve que dejar las armas a un lado y pasar a la aceptación. Había organizado todo perfectamente, pero los planes del Señor conmigo eran otros. Me ha recordado que no hay que organizarLe: había hecho un horario en el que no entraba la improvisación; un horario que parecía para Él, pero del que Él no había formado parte.

Tendemos a encasillar a Dios en nuestros planes para que nada se nos vaya de control o tener seguridad frente a lo que está por venir. Sin embargo, se nos escapa por todos los lados.

En el Evangelio, Cristo nos muestra su apertura a los planes del Padre. Es verdad que siempre iba en una dirección, siempre iba a un lugar concreto, pero siempre se le cruzaba alguien en el camino, alguien a quien tender la mano, a quien sanar, y se paraba como si fuese lo único que tuviese entre manos en ese momento.

Hoy el reto del amor es que aceptes los cambios de planes que hoy se te planteen. Seguro que viene algo que no esperabas, algo que se te sale de control y tienes que soltar las riendas de lo previsto. Deja que entre en tu vida sin rebelarte y pide ojos al Señor para poder descubrirLe en ello.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor:sin memoria


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

SIN MEMORIA

Últimamente me fijo un montón en Jubi. Muchas veces se intenta salir con la suya: colarse en el monasterio, de un salto quitar la merienda a la monja que pasea, robarnos las pinzas de tender y morderlas hasta destrozarlas… así que, entre unas y otras, últimamente se está llevando más de una reprimenda.

El otro día, sin ir más lejos, se nos “coló” en el Noviciado. Debió de pensar que la sala era un baño público… y ya puedes imaginar lo que vino después. Total que, por nuestra reacción, entendió que no había hecho bien, y salió corriendo escaleras abajo.

Te preguntarás que qué observo en todo esto, y es que, después de que la hubiese liado o tras una regañina, iba donde ella y Jubi estaba como si nada hubiese pasado un rato atrás. ¡Tiene memoria a corto plazo!

Esa actitud de Jubi me impresiona, porque las personas, cuando nos equivocamos o actuamos mal, somos los primeros en juzgarnos, y muchas veces lo hacemos bastante duro. No sólo corremos escaleras abajo, sino que nos culpabilizamos hasta el punto de castigarnos a nosotros mismos. Tenemos mucha memoria con nuestros errores. En nuestra vida de fe, un error nos puede llevar a no volver a entrar en la iglesia y, si lo hacemos, son los últimos bancos los que ocupamos, como si de esa manera nos librásemos de una buena reprimenda. Dudamos tanto del Amor incondicional…

Cristo está ahí por ti y para ti, ha muerto y ha resucitado por ti. Sabe de tus heridas, de tus traspiés, y no se ha quedado entre nosotros en la Eucaristía para reprocharte nada; al contrario, es tu debilidad la que le hace estar ahí para que te puedas dejar abrazar, para que puedas dejar en Él todo aquello que tanto te pesa y llevas años arrastrando.

Hoy el reto del amor es que no corras escaleras abajo. Entra en una iglesia y siéntate en los primeros bancos. Vuelve a Él, déjate abrazar tal y como estas. No te muevas hasta que sientas la paz que tanto anhela tu corazón y puedas olvidar como Él olvida, perdonarte como Él te perdona; y, si lo sientes, busca un sacerdote al que puedas abrir tu corazón.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: no vueles solo


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

NO VUELES SOLO

Cuando celebramos los cumpleaños, después del desayuno felicitamos a la homenajeada. Le damos dos besos cada una, charlamos con ella, cantamos una canción y, entre todas las jóvenes… ¡la lanzamos al aire!

En cuanto acaba la canción, rodeamos a la cumpleañera, tendemos los brazos y la cogemos entre todas para “mantearla”. Al grito de “¡Una… dos… y tres!”, la monja en cuestión es alzada en un vuelo de corto alcance.

Ayer fue el cumpleaños de una de las mayores (no lo digo por la edad, que aquí siempre se es joven… es más por los dolores de huesos y demás que van apareciendo en cierto momento de la vida…). Nos abalanzamos hacia ella y, en lugar de salir corriendo, se puso en una posición fácil para dejarse coger, para dejarse lanzar. Es como si tuviese la certeza de que no le íbamos a dejar caer y de que el lanzamiento sería el adecuado a sus circunstancias. Y así fue: devolvimos a tierra a la monja totalmente ilesa.

La situación nueva por la que te toca pasar hace que el miedo te haga correr en otra dirección: la persona que está a tu lado que se empieza a debilitar, la decisión importante que tienes que tomar… ante tantas situaciones tememos sentirnos en el aire, sentimos caer al vacío.

Y es verdad, el vértigo del vuelo o la situación que tienes delante no se puede evitar; pero sí el miedo, la incertidumbre. Con Cristo sabes que siempre hay unos brazos que no te van a dejar caer, que van a hacer que el vuelo no te haga daño y que tu corazón salga ileso.

Hoy el reto del amor es que no tengas miedo al vuelo. Mete un crucifijo en tu bolsillo y, cuando sientas vértigo, agárralo fuerte y déjate caer en Sus brazos. No tengas miedo, no vueles solo ni te dejes caer al vacío, Sus brazos son pista de aterrizaje segura. ¡Adelante!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: sin toma de tierra


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

SIN TOMA DE TIERRA

Ayer, un amigo de la Comunidad estuvo viendo la instalación eléctrica del Noviciado. Y, alarmado, dijo:

-¡Pero si no tenéis toma de tierra! Algún día os quedáis pegadas; ¡no se puede tener así!

Y es que la toma de tierra lleva a tierra cualquier derivación indebida de la corriente, evitando que llegue a los elementos que puedan estar en contacto con un aparato determinado. Vamos, que simplemente abriendo la puerta del horno, si ocurriese algo con la electricidad, seríamos las primeras afectadas.

Y es verdad que en el mundo de la electricidad es fundamental la toma de tierra para que no peligres, pero me di cuenta de que en la vida interior ocurre lo contrario. Cuanto más desviamos todo a “la toma de tierra”, a la razón, menos dejamos que el Señor pase por nuestro corazón.

Toma de tierra son lo que llamamos “casualidades”, son las cosas que intentamos pasar por la lógica una y otra vez, es el “dios” razonado al que no conseguimos llegar.

Con Cristo ocurre al revés que con la electricidad: ¡no tienes que tener miedo a que pase por ti, a sentirle vivo y real en tu vida! Deja que entre en ti, deja que te enamore, que te sorprenda. Deja que Él sea en ti.

Hoy el reto del amor es que quites la toma de tierra. Busca en tu corazón esa vivencia de Cristo que te cambió la vida, que te llevó a Él y, si no la has tenido, pídele que pase de la razón al corazón. Deja que entre en ti y de ti, como la electricidad, pase a los demás.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: avanza


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

AVANZA

Salimos a la huerta y, al fondo, vimos a Jubi ladrando atemorizada hacia otra zona. “¿Habrá alguien? ¿Qué le pasa?”, nos preguntamos. Se veía que no se atrevía ni a acercarse. Nos aproximamos hacia ella y, ya con nosotras, empezó a dar los primeros pasos hacia aquello tan temible que veía a lo lejos. Era como si supiese que estaba segura; que, pasase lo que pasase, con nosotras a su lado todo iba a estar bien.

Poco a poco nos aproximamos a no sabíamos qué… y cuál fue nuestra sorpresa al descubrir que lo que tanto miedo le daba era un gran plástico moviéndose ayudado por el aire. Cuando nos acercamos todas y cogimos el plástico, ya se quedó tranquila y se fue a jugar por las eras a sus anchas.

Cuántas veces tenemos delante algo que nos produce tanto miedo que nos paraliza. Hay muchas situaciones que tememos tener que afrontar: una conversación, dar un paso hacia una etapa nueva, tener que acercarte a esa persona… Sólo somos capaces de “ladrar” ante la situación despotricando, o nos hacemos pequeños, o salimos corriendo. ¿Cómo caminar, cómo dirigirnos a eso que tanto nos asusta, a esa situación con la que humanamente no podemos?

El Señor sale a tu encuentro para que puedas caminar, para que con Él puedas afrontar aquello que tanto miedo te da. Con Cristo, el miedo se cambia por confianza. Sabes que ya no caminas solo, que ya no depende de ti, ¡vas a hombros de un gigante! Y, con Él a tu lado, descubrirás que es únicamente “una bolsa de plástico movida por el viento”. Ya nada te hará daño, no tendrás que hacerte pequeño y desaparecer, porque ¡sabes que Él está a tu lado!

Hoy el reto del amor es que no luches solo. Para ante esa situación que te paraliza, preséntasela al Señor y lucha con Él. Con Cristo vivirás victorias que creías inalcanzables. Puede que las circunstancias por las que estás pasando no cambien, pero, ante tus miedos, ya no estás solo. Avanza con Cristo, confía, y tus miedos serán derrotados.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: tu habitación tiene luz


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

TU HABITACIÓN TIENE LUZ

Cuando llegas al Monasterio te aprendes rápido la estructura, pues todo está en torno al claustro; lo más complicado es encontrar las luces. Recuerdo muchos momentos de no encontrar el interruptor y verme avanzando por un largo pasillo tanteando con las manos, o quedarme sentada en un sitio esperando a que alguien viniese a por mí.

Ahora lo veo de otra manera, y es que los interruptores tienen toda su lógica: al inicio de cada pasillo hay dos, uno que apaga la luz de dónde vienes, y otro que enciende la siguiente. Al ver su lógica me di cuenta de que funcionan como nuestra vida. Cuando enciendes un interruptor es porque entras en una habitación. Es tu presente, estás en ella. La habitación anterior queda a oscuras y la siguiente también, pues no has llegado a ella.

Sólo tu habitación, la que habitas ahora, tiene luz, te presenta unas circunstancias. Lo que estás viviendo es tu presente, pero, ¡cuántas veces miramos hacia atrás!: hacia un pasado que ya no está pero que tanta nostalgia genera, “era más joven”, “llegaba a más”, “estábamos todos”…. O miramos hacia adelante para ver qué hay en el siguiente pasillo, nos preguntamos qué nos deparará el futuro y, poco a poco, el miedo se empieza a hacer compañero de viaje y nos olvidamos de disfrutar del presente, de esa habitación que ahora pisamos y que es la única que tiene luz.

Jesús, vivió una vida en presente; aún en medio de dificultades sabía que el Padre estaba con Él en cada momento y le daba la Gracia necesaria para afrontar cada situación. En Él vemos la confianza hasta el extremo.

Hoy es un día de gracia para ti, mira tu habitación encendida, disfruta de ella: el Señor te regala toda la gracia para vivir en plenitud el presente con las circunstancias que tengas. Los miedos sobre el pasado o el futuro son “fantasmas” que tratan de inquietarte. Y, si miras al pasado, que sea con gratitud; y al futuro con esperanza, confiando en que Él te cuida en cada momento.

Hoy el reto del amor es que no dejes que el pasado o el futuro te inquieten. Coge en tus manos el evangelio y ábrelo en el capítulo de Mateo 6, 26-34. (o, sino tienes la Biblia a mano, también puedes encontrarlo aquí: https://www.bibliacatolica.com.br/es/la-biblia-de-jerusalen/mateo/6/ ). Deja que Su Palabra te llene de paz y confianza. Tu habitación, en la que estás hoy, tiene luz; mañana pasaremos a la siguiente. No tengas miedo y confía.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor:el secreto del spray


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

EL SECRETO DEL SPRAY

Estaba limpiando el locutorio: polvo, ventanas… y llegó el momento de pasar la mopa.

Para que el suelo quede bien, tenemos un spray específico; fui a por él, lo abrí y me encontré con que el tubo que separa la boquilla del bote se había partido. No había manera de hacer que saliese el líquido. Presionaba con el dedo y nada…

Intenté unir el tubo haciendo presión con los dedos y sí, salió líquido, pero sin llegar al difusor. La bata de trabajo, mis manos… quedaron impregnadas del producto, pero nada llegó a la mopa.

Al ver el bote roto, me di cuenta de la importancia de la unidad. Todos tenemos al alcance un spray para abrillantar el día, para ser Felices y hacer felices a los demás, un spray compuesto por el Amor y la oración. El producto que contiene el bote es el Amor; el vehículo para que el producto principal salga es la oración. El tubo que separa el bote y la boquilla somos nosotros. ¿El secreto para que funcione? Que todo esté unido. Si las piezas están separadas, el Amor se bloquea y la boquilla no tiene nada que transmitir.

En la oración nos encontramos con la mirada de Cristo, dejamos que entre el Amor y cambia la perspectiva de todas las circunstancias y personas que nos rodean, y ese encuentro con Él hace que nos cambie la mirada. ¡Ya está a punto nuestro spray! Por nuestra “boquilla” saldrán Sus sentimientos, Sus gestos.

En el Evangelio, Cristo nos muestra continuamente cómo Su “spray” estaba unificado: no había circunstancia en la que no mirase al Padre, en la que dejase que El le sostuviera, que Él le consolara, que Él guiara. Nos mostró que la oración era el motor que le movía.

Hoy el reto del amor es que mires si tu “spray” está unificado o si está roto. Mira a Cristo, deja que te reconstruya para que puedas transmitir, para que tus gestos sean los Suyos. Acércate a esa persona con la que tienes pendiente ese tema difícil, pero antes “unifícate”: ora por ella y deja que Cristo sea el que hable.
¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: no te rindas


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

NO TE RINDAS

Este verano me ha tocado cuidar a las tortugas. Todos los días, después de la cena, la encargada de la cocina tenía preparada una bolsa con lechuga y verduras que al siguiente día yo llevaba al terrario.

La verdad es que, a las horas a las que que me acercaba, no había ninguna de las 6 tortugas fuera de la caseta; simplemente sabía que estaban porque, al día siguiente, no quedaba comida. Al no verlas (a parte de no saber a penas distinguirlas entre ellas), me desanimaba, y la constancia de ir con la bolsita… decaía.

Total, que estos días me iba lamentando por todas las esquinas:

-Soy una mala “madre” con las tortugas, no sé ni por dónde cogerlas… -con intención de que algún alma caritativa me relevase en tan “fructífero” cometido. Ya me rendía.

Ayer cayó una pequeña tormenta, e Israel y yo fuimos a pasear después. Al acercarnos al terrario, ¡nos quedamos sorprendidas! ¡Estaban todas fuera! Se movían con soltura, como nunca las habíamos visto. Y… oh, oh… Bajo la enorme red que las protege, una de las tortugas se había dado la vuelta (estar “tumbadas boca arriba” es peligroso para ellas, pues pueden llegar a morir).

¡No podíamos hacer nada! Pero, ¿sabes que pasó?

Otra tortuga se acercó y empezó a golpear a la accidentada en el lateral del caparazón, con pequeños empujones… ¡hasta que consiguió darle la vuelta! Nos quedamos impresionados con la escena, y nos dijimos: ¡ha merecido la pena el verano!

Salvando la distancia con las tortugas, hoy quiero decirte que “ha merecido la pena”. Ha merecido la pena y merece la pena todo lo que haces por tus hijos, por tus alumnos… aunque a veces sientas que llevas alimento para nadie, que no ves frutos, que parece que no asimilan nada. Ha merecido la pena aunque a veces sientas que no llegas, que tú no vales, que no sabes o no puedes.

El Señor los ha puesto en tus manos no porque seas perfecto, por tus dones o sabiduría. Ha pensado en ti, sólo en ti, porque sabes amarlos, porque sabes equivocarte y pedir perdón, porque sabes orar por ellos y permanecer a su lado. No te rindas, pues llegará el día en que les verás salir, moverse por la vida, y, cuando una situación difícil les ponga “boca arriba”, sabrán en quién y en qué apoyarse para volver darse la vuelta.

Hoy el reto del amor es que te acerques a tus hijos desde el Amor. Busca un rato para dedicar a cada uno, déjales hablar sin juzgar lo que te compartan, sólo acogiendo. Y, si ya no sabes ni cómo hacerlo porque se han alejado de ti, no dejes de cuidarlos con la oración. No estás solo en esta misión: donde tú no llegas, Cristo llega. No te rindas.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: ¡El “rincón para orar” ya está en marcha!

Como te comentamos el otro día, una hermana de nuestro monasterio se está encargando de escribir comentarios a la Palabra. Nos ha confirmado que subirá estas reflexiones a nuestra página web los martes y los sábados. Así pues… ¡hoy tienes un comentario nuevo esperándote!

Puedes verlo aquí:

http://www.dominicaslerma.es/index.php/home-2/rincon-para-orar.html

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!