Reto de amor: ¿que crema usas?


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

¿QUÉ CREMA USAS?

No sé si te cuidarás las manos muy a menudo; la verdad es que, entre la falta de tiempo, que a veces no hay cremas, y que en ese sentido soy un poco descuidada… lo hago muy de vez en cuando.

Pero ayer, justo antes de bajar al Rosario, encontré por el camino un bote de crema y me eché en las manos. Llegaba justa y no podía detenerme, así que me dediqué a extenderme la crema por el camino. Frotaba y frotaba, pero no había manera de que mis manos absorbiesen la capa blanca-grasienta que las recubría. Para colmo, tenía que coger un cuaderno, así que, para que no se manchase, sólo pude hacerlo con la ayuda del codo y el brazo, mientras mantenía las manos en alto. También tenía que cerrar una caja y, al hacerlo, mis dedos quedaron perfectamente marcados.

En el Rosario seguía frotando y nada… y claro, después necesitamos utilizar el breviario para rezar sexta y no pude abrirlo, pues sus finas hojas quedarían marcadas por cercos imborrables…

La crema que nos echamos para tratar a los demás es importante: les tratamos según la crema que nos hayamos echado en las manos. Hay cremas que te hacen llevar las manos en alto con miedo a acariciar, con miedo a amar; otras dejan cerco en lo que tocan, pues no ponen amor en sus palabras; otras suavizan, hacen que se respire un ambiente de paz y de alegría; no echarse crema puede llevar a contestaciones con aspereza que hieren… La crema que nos echamos cada día es importante.

¿Cuál es la crema que quieres tener para tratar a las personas? Según la crema que tengas, vas a dejar un cerco, vas a suavizar…

Jesús siempre tiene un tacto especial para tratar a las personas. Una crema que le lleva a tender la mano y agarrar con fuerza para que nadie se caiga, una crema que suaviza las dificultades; una crema que te hace rejuvenecer cada día llenando cada momento de esperanza; una crema que cura las cicatrices y las heridas.

Hoy el reto del amor es echarte crema en las manos. ¿Qué tipo de crema quieres? Hoy haz un gesto con esa persona que está esperando tu mano impregnada de crema en esa situación complicada. Si quieres una recomendación, la crema que utiliza el Señor se llama AMOR, una crema al alcance de todos y sin fecha de caducidad. ¿La probamos?

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: no te pongas tan serio


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

NO TE PONGAS TAN SERIO

Estábamos paseando por la  huerta con Jubi cuando, de repente, vimos que se detenía frente a una puerta y empezaba a ladrar sin parar.

Era un ladrido de alarma, como si alguien estuviese al otro lado. Abrimos la puerta y nada, no había nadie… La cerramos, y de nuevo empezó a ladrar. Ahí nos dimos cuenta que era ella la que se reflejaba en el cristal y que se ladraba… ¡a ella misma!

Cuántas veces nosotros ladramos por dentro porque nos dicen o no nos dicen, porque nos miran o no nos miran, porque no nos tienen en cuenta… ladramos porque enseguida nos sentimos lastimados y ofendidos, y es un reflejo que no es la realidad pues, al otro lado de la puerta, no hay nadie; sólo un reflejo de nuestros miedos e inseguridades.

El problema (como le pasó a Jubi), es que nos tomamos muy en serio. A veces vemos todo como una amenaza, y nos falta ese sentido del humor que hace que nos riamos de nosotros mismos.

Mira tu reflejo, mira tus meteduras de pata, tus miedos, pero… ¡con una sonrisa! Con sentido del humor: convierte tus “ladridos” en risa. Trata de reírte de ti mismo y verás que muchos signos de tristeza y culpabilidad de tu interior se desvanecen al verte humano.

Cuando te ríes de ti mismo, todo ocupa su lugar: te das menos importancia, dejas que Cristo ocupe su lugar en tu vida, y dejas que Él llegue donde tú no llegas. Lo único importante será vivir confiando como un niño: cada día camina con sus traspiés, pero siempre tiene cerca los brazos de sus padres para levantarle. Deja que ese reflejo de ti que te asusta se desvanezca con la alegría de saberte plenamente amado.

Hoy el reto del amor es que trates de verte de una manera menos seria y sonrías por dentro y por fuera. Sonríele a las personas que hoy encuentres en tu camino. Riéndote de ti mismo, descubrirás que tus propios asuntos no son los más importantes y te abrirá el corazón a descubrir a los demás.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: una nueva etapa


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

UNA NUEVA ETAPA

No sé si habrás tenido un hijo, un hermano o amigo del que hayas vivido de cerca su boda o un un paso importante en su vida; por aquí ya estamos casi en la cuenta atrás del paso de Sión a Comunidad y podemos entender lo que has pasado, pues los nervios se empiezan a sentir.

Ayer estuvimos vaciando su celda para pasar las cosas a la que le tocará ir en Comunidad, y los recuerdos después de ocho años, ¡salían de todos los rincones!

Recordábamos de dónde venía cada cosa, qué momento escondía detrás… Y es que, cuando alguien da un paso, tendemos a mirar los recuerdos que le rodean, los recuerdos que tienen relación con su historia respecto a nosotros, y nos gustaría inmortalizarlos de alguna manera.

Tienes recuerdos entrañables, pero, miras hacia delante… ¿y qué hay? ¿Incertidumbre? ¿Miedos? ¿Lo habré hecho bien como madre? ¿Y ahora qué? Ayer veía recuerdos, pero también veía a Sión que miraba para adelante, que no miraba hacia atrás, y su ilusión fue más fuerte que los tesoros encontrados.

Jesús enseño a sus discípulos a vivir el momento presente, a confiar en que Él les cuidaba y velaba por ellos en cada momento y, si iban de Su mano, todo iba a estar bien. El futuro puede ser incertidumbre y miedo… o ilusión y vida; la diferencia entre uno y otro es la confianza: en ella encontrarás descanso y paz.

Hoy el reto del amor es que sonrías ante esa nueva situación que estás viviendo y que te da vértigo; mira a Cristo y pídele vivir en confianza y acompañar a esa persona en esta nueva etapa.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: Hemos recibido numerosos mensajes preguntando cómo adquirir el libro “Si no puedes perdonar, esto es para ti”. Si estás en España y quieres recibirlo desde nuestro monasterio, manda un correo electrónico a

libroperdondominicaslerma@gmail.com

indicando tu nombre, apellidos, dirección postal (calle, número, piso, letra y código postal) y tu teléfono. Nos pondremos en contacto contigo. Si quieres te dediquemos tu ejemplar, sólo tienes que decirlo. ¡Feliz día!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: de invasión a oración


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

DE INVASIÓN A ORACIÓN

Empiezan las fiestas en Lerma, y el Monasterio está rodeado de peñas, verbenas… Somos jóvenes y, aunque las cosas cambian a un ritmo vertiginoso, he de decir que, en el tema de la música, no andamos mal del todo. Lo pude comprobar ayer a las 5 de la mañana, cuando me despertó la verbena que aún seguía sin descanso.

Intenté volver a conciliar el sueño; imposible. La música invadía mi celda, ¡la hacía retumbar! Y, de repente, una canción que ya conocía y que decía:

“Tenía tanto que darte, tantas cosas que contarte, tenía tanto amor guardado para ti 🎵”…

Uy, me impresionó, era como que el Señor me iba hablando con la canción e iba pasando de invasión a oración. La siguiente: “Yo soy nave, voy navegando, y mi vela eres tú 🎵”… ¡qué bueno para empezar el día!

Y bueno… a las 6.30 tocó la campana, y en la galería nos encontramos todas haciendo el coro y dando gracias por la vocación con una canción que decía: “Siempre he estado pensando cómo agradecerte por hacerme el regalo más grande, más fuerte. Haberme regalado todo lo que tienes. Y sí, es así, es así… 🎵”…

Empecé a disfrutar de esas canciones transformadas en oración. Y es que, por lo general, las canciones hablan de corazones enamorados, ponen palabras a aquello que sentimos y no podemos o no sabemos expresar. Con la música se puede orar, mirar al Señor, decirle aquello que sientes o sentir al Señor hablándote, diciéndote cuánto te quiere.

Hoy el reto del amor es que escuches una canción y la transformes en oración. Seguro que en el autobús, en el trabajo, en el dentista, en las tiendas… escuchas música de fondo, música que puede pasar de “invasión” a oración. Deja que la música te lleve al Señor, que ponga palabras a lo que llevas dentro.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: Hemos recibido numerosos mensajes preguntando cómo adquirir el libro “Si no puedes perdonar, esto es para ti”. Si estás en España y quieres recibirlo desde nuestro monasterio, manda un correo electrónico a

libroperdondominicaslerma@gmail.com

indicando tu nombre, apellidos, dirección postal (calle, número, piso, letra y código postal) y tu teléfono. Nos pondremos en contacto contigo. Si quieres te dediquemos tu ejemplar, sólo tienes que decirlo. ¡Feliz día!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: hay mucha gente buena


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

HAY MUCHA GENTE BUENA

Hace cosa de un mes teníamos que hacer una gestión y no sabíamos hacia dónde tirar. Tras mucha búsqueda, encontraron a una persona que resolvía dudas de ese tipo de forma gratuita, y Lety se lanzó a mandarle un e-mail planteándole la duda, aunque no esperábamos mucho.

Hoy en día, cuando ofrecen algo gratis… enseguida surge la desconfianza, pues “algo pedirán después”. Pasaba el tiempo y tampoco nos llamaban, por lo que dedujimos que no nos ayudarían. Ayer, sin embargo, llegó la llamada. Era un chico que no nos conocía de nada, que nos llamaba para ayudarnos, que nos escuchó con atención y, una a una, fue resolviendo cada pregunta. Se involucraba, nos facilitaba el camino más sencillo a seguir, los pasos a dar. Nos dedicó tiempo, escucha, paciencia…

Me impresionó mucho ese gesto, porque tendemos a desconfiar de las personas, de lo gratuito y, sin embargo, hay gente, mucha gente, que cada día nos desborda con pequeños gestos gratuitos.

La gratuidad, cuando te dan algo sin esperar nada a cambio, te rompe por dentro, desmonta esquemas, desborda, porque sentimos que no lo merecemos. Estos gestos de gratuidad son los que nos hablan de cómo es el corazón Señor. Y cuántas veces nos empeñamos nosotros en llegar a Él y, sin embargo, es Él el que se nos da sin pedir nada a cambio. No te tienes que hacer valer constantemente. Vivir de la gratuidad supone ser dependiente y, a veces, nos rebelamos ante ello; ser dependiente ante los demás y dejarnos cuidar; y ante el Señor, que nos regala tantas cosas cada día… que nos miramos y sentimos no merecerlo.

Ayer Pablo, con su gesto, con su llamada, me hizo mirar al Señor. Seguro que hoy te vas a encontrar con personas que te van a mostrar el Amor gratuito: el que te deja el asiento, los que se ofrecen para cuidar de los niños estos días que no tienen cole, el que se levanta para fregar…

Hoy el reto del amor es que te dejes cuidar. Cuando te ofrezcan ayuda con algo, no digas: “¡No hace falta!”; déjate cuidar, confía, siéntete dependiente de los demás y, a través de ellos, siente el Amor gratuito del Señor. No tengas miedo a confiar, no tengas miedo a dejarte querer. Hay mucha gente buena.

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: Hemos recibido numerosos mensajes preguntando cómo adquirir el libro “Si no puedes perdonar, esto es para ti”. Si estás en España y quieres recibirlo desde nuestro monasterio, manda un correo electrónico a

libroperdondominicaslerma@gmail.com

indicando tu nombre, apellidos, dirección postal (calle, número, piso, letra y código postal) y tu teléfono. Nos pondremos en contacto contigo. Si quieres te dediquemos tu ejemplar, sólo tienes que decirlo. ¡Feliz día!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: cierra los ojos


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

CIERRA LOS OJOS

Finalmente, fray Vicente (el sacerdote dominico lesionado en el Camino de Santiago), se ha quedado de reposo y oración unos días junto a la Comunidad. Como dice él mismo, ha pasado “de lesionado a capellán”, y para nosotras está siendo un regalo, pues, a parte de cuidar de la gente que llega, tenemos la suerte de que predique en la Eucaristía y las Vísperas cada día.

Y en ésas estábamos: la lectura de Vísperas proclamada y llegó el momento de escuchar su predicación. ¿Sabes qué nos pidió? Que cerrásemos los ojos.

Cerrar los ojos, qué gesto tan sencillo… pero me descubrí en primer lugar mirando si el resto de monjas los habían cerrado ya (otras reconocieron haber hecho lo mismo). Al comprobar que participaban, también yo los cerré, pero me temblaban en su empeño por abrirse para cerciorarse de que todas seguían con los ojos cerrados. Y, finalmente, después de hacer un acto de confianza, pude disfrutar de la reflexión que nos planteaba.

Cerrar los ojos nos genera inseguridad, desconfianza. Y también otras situaciones nos generan los mismos sentimientos: el futuro incierto, la enfermedad, esa dificultad por la que estás pasando… Cuántas cosas nos hacen temer cerrar los ojos y que vivamos en actitud de desconfianza, envueltos en sensación de temor y de peligro.

Sin embargo, cuando logres cerrar los ojos, te sentirás libre. Cristo está a tu lado, permanece siempre y camina contigo en esta situación. Si confías en Cristo, cortarás las raíces de lo que te destruye por dentro. Si confías en que Cristo está junto a ti, sentirás que el temor desaparece. Sé niño que se abandona en los brazos de su Padre; no temas más, Él está a tu lado.

Hoy el reto del amor es que cierres los ojos confiado. No te quedes en tus miedos y, cuando te vengan, agarra un crucifijo y háblate con fuerza, diciéndote: “No estoy solo”. No temas cerrar los ojos, porque Él siempre vela por ti.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: palabras a remojo


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

PALABRAS A REMOJO

El día anterior al que nos toca cocina, preguntamos qué tenemos que preparar el día siguiente para comer, y así dejamos a punto aquello que necesite ser preparado desde el día anterior. Esta semana nos dijeron que teníamos que hacer garbanzos y tortilla de patata para la comida del día siguiente; comprobamos que había leche y café suficiente para el desayuno, y nos fuimos tranquilas al recreo.

A la mañana siguiente… ¡a cocinar! Y… oh, oh… garbanzos… ¡No los habíamos puesto a remojo el día anterior! Ya no podíamos hacer nada; unos garbanzos sin remojo no se ablandan, no se pueden cocinar igual, tardan más en cocerse, son menos digestivos y pierden nutrientes.

Cuántas veces se nos olvida poner a remojo los garbanzos que vamos a servir. Vamos a decir algo a alguien, a corregir a ese hijo que tiene todo hecho un desastre o contestamos impulsivamente a esa persona que nos saca de quicio. Servimos a menudo garbanzos que tienen toda la razón, pero que resultan duros e indigestos para el que los recibe y para nosotros, pues nos dejan el disgusto de no haber puesto a remojo nuestras palabras o contestaciones.

Tranquilo, que con este calor no voy a pedirte que hagas un cocido… pero sí que descubras qué supone poner a remojo tus palabras en Cristo. Seguro que hay muchos momentos en que sentirás que hierves directamente con esa persona que te saca de tus casillas, pero descubrirás que, si lo pasas por Cristo primero, todo cambia, y, si tienes que hablar, tus palabras tendrán la misma razón, pero irán precedidas por el Amor. Cuando pones a remojo ese momento que te supera, tu forma de actuar cambia y tus palabras no hieren ni se hacen indigestas; se llenan de nutrientes.

Hoy el reto del amor es que, cuando sientas que vas a estallar con esa persona, pongas a remojo tus palabras en Cristo. Para y, si no puedes parar, vuelve a pedir perdón. Cocina este día desde el Amor.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: sistema seguridad garantizado


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

SISTEMA DE SEGURIDAD GARANTIZADO

Ayer por la mañana, Israel y yo estábamos tranquilamente trabajando en la sala que está en el piso de abajo, muy concentradas en la tarea que teníamos que llevar a cabo cuando, de repente, desde el piso de arriba se escuchó un ruido muy fuerte. Como si algo se le hubiese caído a alguien y se hubiese roto.

Lo primero que nos alarmó fue pensar que le había pasado algo a Sión, pues era ella la que estaba trabajando arriba. La llamamos y no contestaba… Subí las escaleras corriendo, y Sión estaba tan contenta canturreando y pegando unos papeles.

Después fui al baño… y allí estaba: se había despegado el dispensador de jabón de la pared y se había caído, golpeando todo lo que encontró por el camino. En la pared quedaban los dos adhesivos que hasta el momento lo habían sujetado.

Cuántas veces ponemos nuestra seguridad en dos adhesivos: pensamos que hay cosas que nos van a sujetar, que nos van a dar la felicidad, pero, incluso siendo buenas, la realidad es que no tienen la capacidad de sujetarnos hasta el límite ni de hacernos felices definitivamente.

¿Qué sistema de seguridad tienes en tu vida? ¿Qué te “mantiene” colgado de la pared? ¿Dos adhesivos en forma de trabajo, de dinero, de planes y actividades?

Cristo es el sistema de seguridad que funciona, es el sistema ante el que se te puede caer todo pero Él siempre permanece, siempre te sostiene. Con Cristo como sistema de seguridad, no habrá espacio en ti para la desesperanza en esta situación por la que estás pasando; cuando parece que todo te deja caer a tu alrededor, Él permanece.

Hoy el reto del amor es que pongas en Cristo tu seguridad. Haz memoria de algún momento donde Cristo ha sido roca para ti y después cuéntaselo a una persona. No tengas miedo, Cristo nunca te dejará caer.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: levanta la mirada


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

LEVANTA LA MIRADA

Cuando vamos a comer, hay una monja que se encarga de pasar una bandeja con el pan. Va por cada sitio y cada una se corta el trozo que quiere.

Últimamente hay tres barras distintas: integral, chapata y normal, por lo que cada una va cogiendo de una diferente según su gusto o necesidad.

Ayer, la monja que se encarga de repartir el pan, estaba pasando la bandeja, y me impresionó mucho ver que, entre una monja y otra, iba moviendo las barras. Llegó donde una y le puso la barra integral delante; llegó donde otra, y la barra normal… Así con todas, alternando las barras. También al llegar a mi sitio lo hizo y me sorprendió un montón, pues atinó con el pan que iba a coger.

Pensé en esta monja un buen rato: en lugar de mirar a las barras de pan, mira a la persona que tiene delante y, con un pequeño gesto, dice mucho.

En el trabajo muchas veces miramos aquello que tenemos entre las manos: el teclado del ordenador, el caso que nos toca defender, la cabeza a peinar… ¿y si levantamos la mirada?

Mirar a las personas, descubrir qué les gusta, cómo son… habla de Amor, habla de una mirada diferente. Hay gestos pequeños que van directos al corazón de las personas.

Cuando levantamos la mirada para servir, el corazón se ensancha y dejamos que el otro entre. Cuando Cristo entra en tu día te cambia la mirada, y hace que tu trabajo se convierta en servicio, en un acto de amor.

Hoy el reto del amor es que levantes la mirada y te adelantes a la hora de servir. Sirve un café a tu compañero de trabajo como le guste (¿con leche, descafeinado…?), o cocina la comida favorita de la persona con la que vayas a comer. Hoy en tu trabajo no vivas “un día más”, mira con la mirada de Cristo y te sorprenderás.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor:Dios tiene corazón


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

DIOS TIENE CORAZÓN

Ayer, antes de empezar Vísperas, me dijo sor Carmen:

-Mira, en el altar tenemos al Corazón de Jesús.

Miré hacia el altar y, efectivamente, había una figura del Corazón de Jesús con la pintura rosácea que las caracteriza, totalmente mate.

Le contesté:
-Aún no he visto una figura que me guste.

Y, sin apenas pensarlo, me contestó:
-Ni la encontrarás hasta que llegues al Cielo.

Durante todas las Vísperas me quedé mirando hacia la figura. Tan típica en todas las casas. Miraba todo en su conjunto de nuevo: los colores, la cara, la melena de Jesús… pero de pronto reparé en su mano izquierda, y ya no se apartó de ahí mi mirada. La mano izquierda señalaba a su corazón.

Todo cambió en ese momento. Sentía que me decía: “¡Joane, mira mi corazón, sólo a mi corazón!” Y ahí me di cuenta de que es uno de los complementos que nos molestan de estas figuras, un corazón fuera de lugar, fuera del pecho. Nos parece muchas veces algo piadoso o ilógico, pues ahí no debería estar según la estética y la razón.

Sin embargo, está muy bien puesto. No sé qué imagen te habrán transmitido de Dios o cómo le miras. ¿Un justiciero? ¿Has hecho mal y… mejor no acercarse del todo? ¿No le interesan tus cosas? ¿Está lejos, en las nubes? Hoy Cristo señala su corazón. Te dice que tiene corazón.

Un corazón que ha dado Su vida por ti, que te ama, que se conmueve con la Humanidad y derrama todo su amor. Un corazón que no se rinde en amarte. Que sabe por lo que estás pasando, te comprende y te acoge en tu dolor. Un corazón que, cuando tú aún no te has perdonado, lleva tiempo esperándote con los brazos abiertos.

Es un corazón que, como dice sor Carmen, sólo se descubre mirando al Cielo, ¡sin miedo! Deja que Su corazón entre en el tuyo, para que vivas confiado y abandonado en Su amor infinito, y no en tus juicios sobre ti. Así podrás hacer de ti mismo un don de amor sin reservas, porque el Amor de Cristo es tu referencia.

Hoy el reto del Amor es que aparques tus miedos hacia un Dios lejano y mires el corazón de Cristo. No tengas miedo a descubrirlo desde el Amor, no desde la ley… Después, manda un WhatsApp a alguien a quien su solededad le haga necesitar un mensaje preguntando “¿Qué tal estás?”. Recibe Amor para poder darlo.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!