Reto de amor: empápate


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

EMPÁPATE

Estaba desayunando, sumergí un bizcocho en la leche. En ese momento se me acercó una hermana a darme un recado. La escuché mientras mi mano sujetaba el bizcocho con firmeza. De repente:

-¡Plof!

La parte que se había ablandado se desprendió del resto del bizcocho y cayó en la taza desde unos centímetros de altura. El resultado fue… ¡catastrófico! Las salpicaduras llegaron hasta mis gafas, pasando por el hábito blanco y la mesa. La escena fue divertida, y no pude evitar soltar una carcajada ante la situación.

Me di cuenta de que ¡tenemos que ser bizcocho! Bizcocho que se empapa con el otro, que no solo escucha, sino que se moja y se deja caer hasta ser uno con él. Se puede ver a las personas como la cuchara, que se moja pero no se implica del todo… o como el bizcocho, que se va empapando poco a poco, quedando totalmente impregnado.

Jesús tocaba a los enfermos, jugaba con los niños, se sentaba con los discípulos… se empapaba con cada gesto.

Hoy el reto del amor es que te empapes y te dejes caer, que te intereses por algo que esté haciendo esa persona que tienes cerca, y te impliques en ello de alguna manera. ¿Qué le gusta hacer o qué está haciendo? ¿Le acompañas? ¡Salta!, déjate caer y hazte uno con él.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: sujeta el micrófono


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

SUJETA EL MICRÓFONO

Ayer tuvimos un grupo de un colegio en la Misa. Nosotras nos encargábamos de los cantos y ellos de las lecturas, por lo que les pusieron un ambón fuera de la clausura. La iglesia estaba abarrotada, el micrófono no se mantenía bien en la posición en que lo ponían y a penas se les oía.

La monición de entrada casi no se escuchó, la primera lectura tampoco… y, de repente, en el salmo, de forma espontánea, al ver que no se oía bien a la compañera que estaba leyendo, uno de los niños se puso de pie y se dedicó a agarrar el micrófono a todos los que fueron saliendo a leer. ¡Desde ese momento se les escuchaba alto y claro!

Me impresionó mucho el gesto de este niño: sujetaba el micrófono para que se escuchase a sus compañeros. Gesto sencillo e importante a la vez, pues cuántos momentos se nos presentan a lo largo del día en que podemos “sujetar el micrófono” a otro y, en lugar de eso, le sustituimos leyendo y nos lo sujetamos a nosotros mismos.

Pensamos que nuestro valor está en hacer, en figurar… “Tanto haces, tanto vales”, nos dice la sociedad. Entregar nosotros el trabajo terminado de un equipo, decir que la idea fue nuestra…

Pero Cristo cambia la frase a “Tanto Amas, tanto vales”. Si le pides vivir desde el servicio, verás a las personas; descubrirás qué necesita el corazón de los que te rodean, y disfrutarás como nunca de ser el que sujeta el micrófono para que se les oiga alto y claro.

Hoy el reto del amor es que sujetes el micrófono a alguien. Que hagas algo que haga “brillar” a otra persona.

¡VIVE DE CRISTO!

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: tienes dueño


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

TIENES DUEÑO

Llevamos unos días dedicando ratos a limpiar la huerta. El año pasado, en un pequeño terreno puse plantas medicinales junto con algunas flores. Todo estaba distribuido de forma que quedase bonito y estético, pero ha pasado el otoño, el invierno… y tenía que quitar las malas hierbas que habían salido.

Sí, parece fácil si solo piensas en hierba común, pero ante mí tenía una marea verde de plantas, hierbas… ¡no sabía ni por dónde empezar! ¿Qué planta era buena? ¿Cuál era mala?

Observando, descubrí cuáles eran “malas hierbas” porque eran las que ahogaban o invadían a otras plantas. Y así fueron apareciendo las plantas que plantamos el año pasado. Ahora respiran, tienen su espacio y empezarán a dar flor.

Tú eres esa planta que el Señor ha soñado, que ha creado para que des flores, para que seas realmente feliz, y te ha puesto ahí donde estás ahora.

¿Te ves? ¿O llevas tiempo oculto entre las hierbas, ahogado por el tener que aparentar ser quien no eres, por tus miedos, e invadido por la inseguridad?

¡Es momento de preparar el jardín para el buen tiempo!, de dejar que Cristo aparte tus ahogos, todo aquello que te invade, para que puedas descubrirte como eres. No eres parte de un montón de hierba, eres único, tienes dueño y eres profundamente amado.

Eres propiedad del Señor y, ¿no te va a cuidar? Él está a tu lado, velando por ti a cada instante. Y, para retirar todos los hierbajos, solo tienes que hacerte consciente de que Cristo cuida de ti. Si vives con esa certeza, tu corazón descansará, pues vivirá confiado.

Jesús dijo:”Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas?” (Mt 6,26).

Hoy el reto del amor es que te descubras como esa flor con dueño. Cuando acabe el día, para un rato y repasa todo lo que has vivido dando gracias al Señor: “Gracias, Señor, por el nuevo día que me has regalado, por haber podido desayunar con…, por la sonrisa de…., por cómo se ha solucionado…”. Si vives en acción de gracias, descubrirás que realmente tienes dueño, que Cristo cuida de ti.

VIVE DE CRISTO

https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: ¡Salta!


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

¡SALTA!

Ayer era nuestro día de cocina, y cada una estaba con una tarea: Israel estaba haciendo una salsa; Lety, limpiando remolacha; yo, pelando patatas y sor María estaba también, haciendo alguna cosa en la cocina. De repente, Lety nos preguntó:

-¿Sabéis para qué sirve el líquido que suelta la remolacha?

Miramos sus manos sumergidas completamente en el líquido rojizo que se había desprendido de estas hortalizas. Y, cuando había captado la atención de todas, respondió ella misma a su pregunta con total convicción:

-Para pintar, sirve para pintar. Es un tipo de pintura.

Nuestros ojos estaban muy abiertos, se oían exclamaciones de sorpresa… Todas acogieron la utilidad del líquido como válido, como si del mejor óleo o acrílico se tratase. Pero yo, que no soy muy amante de la remolacha y solo pensar en el olor me echaba para atrás, y que en alguna ocasión ya había hecho peripecias fallidas con la tinta de calamar como colorante de jabón… dije que eso no era posible.

Lety se echó a reír, ¡ciertamente se trataba de una broma!

Y admiré la confianza del resto: no habían dejado que la razón entrase para emitir un juicio sobre lo que estaban oyendo. La falta de confianza nos lleva a mirar todo lo que nos rodea desde la razón y a emitir un juicio continuo de todo lo que ocurre, y acabamos en la desconfianza, sin poder caminar.

Me impresionó cómo confiar es vivir feliz, tranquilo, sabiendo que no depende de nosotros, sino de dejar que sea Cristo el que actúe en nosotros. Qué fácil parece la confianza pero, cuando te pones a ello, ¡cómo cuesta!

Jesús confiaba en que su Padre era bueno y siempre cuidaba de Él, y confió en que todo era para un bien. Su confianza llegó a límites insospechados como la Cruz, y, gracias a esa confianza, vino la Resurrección.

Hoy el reto del amor es que hagas tres actos de confianza en algo que se te presente o que tengas entre manos. Confiar es saltar aunque sientas vértigo, pero con la certeza de saber que te van a coger.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: liliputienses


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LILIPUTIENSES

Estaba comiendo tan tranquila, con la cabeza hacia abajo, cuando, de repente, oigo una voz que dice:

-¿Quieres zumo?

Levanté la cabeza… ¡Madre mía! No te imaginas el brick de zumo que llevaba en l as manos la monja que me lo ofreció. ¡Era gigante! No abarcaba ni con los brazos a cogerlo, nunca he visto nada igual. La imagen me pareció divertidísima, pues parecía que la monja que lo ofrecía se había vuelto “liliputiense” ante tanta desproporción.

También nosotros, muchas veces tendemos a llevar un brick gigante creyendo que nos van a valorar o aceptar más, e intentamos llenar nuestros brazos de méritos o hazañas logradas. Vamos para aquí, para allá, hacemos, deshacemos… todo a velocidades de vértigo. Ocupadas las manos con semejante brick, no las podemos utilizar más que para sujetarlo y evitar que se caigan nuestras seguridades.

Pero tu valor no está en tus obras, en todo lo que puedes llegar a hacer para agradar a los demás. No es la actividad o tus méritos lo que te configura. Te configura el Amor. Te configura esa capacidad que tienes de poner tu brick a un lado para pasar del “hacer” al “ser”. Así también podrás dejar que el otro sea, que el otro llegue a aquello de lo que tú le sientes capaz.

Cristo necesita que tengas las manos vacías, que sueltes todo aquello por lo que crees que te haces mejor. Las quiere libres para que sea Él el que las utilice, para que puedan disfrutar de tender una mano, de enseñar, de dejar paso a otros… y así descubrir que no tienes que lucir nada, que ya no tienes que poner tu valor en un cartón con zumo, sino que tu valor está en que tú seas el recipiente que acoge el zumo, ¡tú eres el brick! Y es Cristo el que te llena con Su Gracia, con Su amor, para que puedas tener las manos libres y así poder repartir el zumo de las mil maneras que se te presentan a cada momento.

Hoy el reto del amor es que tengas las manos vacías, que sueltes tus seguridades. Y, ya que tienes tus manos vacías, úsalas para ayudar a alguien a cruzar la calle, a llevar unas bolsas… Seguro que Cristo te pone la situación que necesitas para usar tus manos.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: localizando para agradecer


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

LOCALIZANDO PARA AGRADECER

El sábado recibí una vista inesperada: tres personas que han pasado por mi vida de una forma especial coincidían en el locutorio. Estaba impresionada, pues era inimaginable que se pudiese dar. Se encontraba delante de mí la persona que me llevó al Señor, que me dio la mano en mis primeros pasos en la fe y que siempre ha permanecido; una profesora que en su momento me dedicó tiempo y atención con mis estudios y con todo lo demás, dejando una huella profunda en mí (¡hacía unos 12 años que no la veía!) y, por último, otra que me acompañó a lo largo de un tramo del camino.

Las tres iban juntas de excursión por la zona por otro motivo, y en el coche cayeron en la cuenta de que las tres me conocían, por lo que decidieron venir a verme.

Y ahí las tenía. Las miraba asombrada. Hubo un momento en que les compartí lo impresionada que estaba de la “coincidencia” y sentí que no podía dejar de darles las gracias por todo.

La gratitud es mostrarle a la otra persona que realmente valoramos y apreciamos lo que ha hecho por nosotros o lo que nos ha dado.

Hay muchas formas de reconocer al Señor, su gracia y su compañía en nuestra vida. Y a menudo son rostros humanos; no son circunstancias que a lo mejor uno ha planeado, son personas. El Señor nos acompaña, nos ayuda y nos da su gracia mediante personas que pone cerca de nosotros, en las que podemos reconocer Su bondad para con nosotros.

Si miras hacia atrás en tu historia, seguro que te viene a la cabeza una persona que, de forma especial, ha permanecido y te ha tendido una mano en un momento dado: un profesor, un amigo, vecinos, sacerdotes… personas cuya presencia ha sido decisiva en un momento dado, pero que hace tiempo que no sabes de ellos.

Hoy el reto del amor es que localices a esa persona en la que estás pensando y le des las gracias. Llama, busca, pregunta y ¡localízala! Dale las gracias, pero un “Gracias” de verdad, y descubrirás que agradecer es tan gratificante como recibir. Quizá sea una aventura, pero… ¡merece la pena!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: sorprende y celebra


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

SORPRENDE Y CELEBRA

El domingo por la mañana, Israel se pasó por las celdas despertándonos y repartiendo… ¡huevos de chocolate! Desde primera se respiraba un ambiente especial. Bajamos al coro y era impresionante ver todo vestido de blanco, empezando por nosotras mismas (pues, en la Vigilia de Pascua, dejamos de vestir la capa negra que nos cubre desde el 1 de noviembre), siguiendo por las flores, manteles…

Todo era luz, alegría, ilusión… Y es que la Pascua es más que una fiesta. La Pascua es la victoria de Cristo sobre la muerte, ¡sobre todas nuestras muertes! En Él está todo vencido. Cuando sientes que no puedes, que no llegas, o experimentas que el peso de tu debilidad te aplasta, mirar a Cristo resucitado es mirar a la victoria sobre todas tus incapacidades, porque en Él está todo vencido.

Vivir de Cristo Resucitado no es que no tengas problemas, sino que todas las batallas cambian de frente, pues ya no está todo en tus fuerzas, sino que la batalla la libra Cristo en ti desde la victoria. Y vivir desde la Pascua es vivir desde la esperanza, sabiendo que todo lo que días antes hemos dejado en la cruz, ya está vencido. Y la esperanza se refleja en la alegría, en la paz de saber que todo está vencido.

Muchos ya habéis empezado trabajar, otros tenéis otras cosas… pero, tengas lo que tengas que hacer, estás de Fiesta, y no de una fiesta cualquiera; por eso hoy el reto del amor es que compres unos bombones o hagas un postre o desayuno especial, y se lo lleves a esa persona con la que te encuentras todos los días. Transmite la alegría de la Resurrección, transmite con un detalle que estás de Fiesta, da testimonio desde la esperanza.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor:bloquea tus redes


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

BLOQUEA TUS REDES

Los jóvenes nos preocupan; nos preocupa llegar a vosotros y a tantas personas que necesitan descubrir que en Cristo está la Felicidad; y, por otro lado, también queríamos facilitar a todos aquellos a los que no llegamos a mandar el reto desde aquí, que os llegue a primera hora de alguna manera.

Después de mucho tiempo orándolo, decidimos abrir una cuenta de Facebook por este doble motivo. Así podríamos compartir vivencias cotidianas de forma visual y cercana, y por otro lado, sería posible subir el reto para que sea accesible para todos los que no alcanzan a tenerlo por otra vía.

Así que el Domingo de Pascua abrimos la cuenta. Veíamos que, a lo largo del día, se iba sumando gente y más gente, comentarios… de tal manera que nos desbordaba.

No sabíamos ni gestionarlo… Nos acostamos diciendo:
-Es normal, en unos dias se estabilizará.

Los de Facebook no tuvieron tanta paciencia: ayer por la mañana intentamos entrar en la cuenta… y no nos dejaban de ninguna manera: ¡por seguridad la han bloqueado!

Intentamos una y otra vez, más de uno nos escribía preguntando por qué no podía acceder al contenido… y ya sólo pudimos reírnos, pues es la segunda plataforma que se nos bloquea por la cantidad de gente que entra en un corto periodo de tiempo.

Muchas veces oímos comentarios que dicen “Qué mal están las cosas”, “Los jóvenes están fatal”, “Esto no es lo que era antes”… pero miro la cuenta de Facebook bloqueada, recuerdo la plataforma que tuvimos desbordada… y pienso: ¡Cuánta Sed!

Cuántas personas inquietas, con interrogantes, que buscan a Cristo vivo, cuántas personas que necesitan que se les lleve a Él, que quieren apostar por el Amor y que apuestan. Estamos sobrecogidas, ¡y solo hemos podido ver una pequeña porción con esto que nos ha ocurrido!

Cristo es capaz de bloquear cualquier red social y también cualquier casa o puesto de trabajo. El corazón del hombre es inquieto, la inquietud mueve a la búsqueda, y en la búsqueda solo se descansa cuando te encuentras con la Verdad y la Vida.

Puede que tu ambiente no sea un ambiente de fe, pero tú tienes la capacidad de bloquear la cuenta de cada uno de los corazones con los que te cruzas. ¿Cuál es la clave? El Amor Cristiano, el Amor que ve a las personas, el Amor que no juzga, que ayuda sin mirar a quién…

Ama con el Amor de Cristo hasta bloquear la cuenta de los que tienes cerca y, cuando te pregunten por qué lo haces, háblales de Él; pero permanece y ama con un amor real primero.

Hoy el reto del amor es que bloquees tu “red social”. Lleva un café o ayuda con su trabajo a esa persona a la que te gustaría transmitirle tu Fe pero que con la palabra no lo has conseguido. Hazlo hoy, mañana… sin dejar de orar por esa persona: ¡que sea el Amor el que rompa todas las barreras!

¡VIVE DE CRISTO!

PD: Cuando se solucione el problema con la cuenta os avisaremos…

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: bizcolletas


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

“BIZCOLLETAS”

Es tradición en el Monasterio hacer en esta época unos corderitos de galleta que luego repartimos entre nuestros familiares y conocidos para felicitar la Pascua. Como nos esperaba mucho trabajo, el lunes por la tarde hicimos las 11 masas que íbamos a necesitar, para así ya, al siguiente día, solo tener que cortar con los cortadores, hornear y decorar las galletas.

Ayer repartimos los distintos pasos a hacer entre las que estábamos en el equipo. ¡Todo bajo control! En cuestión de minutos, según las previsiones, sacábamos la primera hornada y… ¡se habían convertido en “bizcolletas”!

¿Nunca has comido bizcolletas? Yo tampoco, pero aquello era de todo menos galletas de mantequilla. Se habían hinchado, se desmigaban, ¡olía a bizcocho por toda la cocina!

Cundió el pánico en cuestión de segundos. ¿Qué había pasado? Habíamos seguido la receta al pie de la letra…

Entonces se nos ocurrió mirar la harina que nos habían regalado, y ponía claramente: HARINA PARA BIZCOCHOS, NO AÑADIR LEVADURA. De ahí que saliesen “bizcolletas”: ¡las galletas se hinchaban por la levadura!

El equipo entero continuamos en “modo pánico”, pues no sabíamos qué hacer: ¿Repetir las masas? ¿Hacer otra cosa?

Optamos por esperar a que se enfriasen las “bizcolletas” que acabábamos de sacar del horno y, ¿sabes qué?, endurecieron y estaban riquísimas.

Ayer nos impresionaron los correos de todos los que nos pedíais oración por vuestros hijos. ¿Cuántas veces has seguido la receta al pie de la letra con ellos, o con los jóvenes a los que formas… y cuántas veces sientes que “las galletas“ no salen, o se convierten en otra cosa?

Que no cunda el pánico, no dejes de seguir la receta: diciendo las cosas, entregándote, regalando amor a cada uno, aunque a veces sientas que nada sale. Permanece y espera a su lado cuando sientas que no sabes qué hacer.

Cristo es tu aliado, es el aire que hace endurecer la masa, es el que llega allí donde tú no puedes llegar. Ora por ellos en los momentos en los que sientas que tienes que esperar, con la certeza de que Él saldrá por ti. Cuando salgan de casa, cuando se enfrenten a algo a lo que tú no puedes llegar, ponles bajo Su protección.

Hoy el reto del amor es que esperes a las galletas desde el Amor. Ora primero y después dile que le quieres a ese joven o niño en el que estás pensando. Díselo de palabra o por escrito. Recuerda que el Amor es el principal ingrediente de la receta, hace que no pierdas la esperanza, que permanezcas. Ora, permanece y no dejes de amar con tus galletas, no pierdas la esperanza.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!

Reto de amor: vuelve a la salsa de espera


Hola, buenos días, hoy Joane nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

VUELVE A LA SALA DE ESPERA

El jueves fuimos a Burgos a ponernos la vacuna de la alergia. Hoy, en Laudes, pensando en ello, me he dado cuenta de que nos hemos acostumbrado a “escaparnos”.

La cosa es que, después de cada vacuna, hay que permanecer en la sala de espera por lo menos media hora, por si da reacción. Recuerdo las primeras veces, que esperábamos la media hora clavada; las siguientes, a los 10 minutos nos dábamos a la fuga; después bastaba que la médico se diese la vuelta para irnos sin esperar… y hoy he caído en la cuenta de que ahora, directamente…¡nos despedimos de ella! Ya no nos acordamos ni de que hay que esperar.

Sé que es una vacuna, una espera, y no transciende mucho más. Sin embargo, pensaba en el efecto que tiene en nosotros el “por esta vez no pasa nada”. Luego viene la siguiente, y tampoco; y llega un momento en que no vemos que pase nada, hasta integrarlo como normal.

Normalmente, cuando nos decimos “por esta vez no pasa nada” es que nos vamos a embarcar en algo que no es bueno para nosotros, pero que resulta atractivo por algún motivo. ¿Y después? Nos envuelve la tristeza por haber faltado a trabajar, a clase, por haber ido a ese lugar donde sabíamos que no debíamos ir, por haber perdido el tiempo en lugar de hacer lo que teníamos que hacer… y luego viene el malestar por la decisión tomada.

¿Cuántas veces escuchas “por esta vez no pasa nada”? Cada paso que damos en nuestro interior, por pequeño que sea, nos construye o nos destruye. Puede llevarnos a acostumbrarnos a hacer el bien o todo lo contrario. Nuestras decisiones marcan nuestra forma de actuar.

El gozo y la paz siempre vienen de optar por Cristo, por dejar que Él sea en ti, ¡optar por el Amor! Jesús a cada paso tenía un gesto, una mirada de Misericordia con los que se encontraba. Cuando apuestas por el Amor, por dejar que Cristo sea en ti, el corazón se ensancha.

Distraerte no es irreversible, lo importante es que, la próxima vez que se te plantee la situación… vuelvas la media hora a la sala de espera.

Hoy el reto del amor es que vuelvas al inicio de algo que tengas como “por esta vez no pasa nada”. Piensa en qué has ido cediendo con el “no pasa nada” y vuelve sobre tus pasos, mira a un Amor más fuerte que te haga salir de esa situación. Nosotras, al darnos cuenta, hemos decidido volver la media hora a la sala de espera. Cuando veas que algo se te desvía, vuelve al inicio.

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/

¡Feliz día!