Reto de amor: vivir desde tu interior


¡Buenos días!

Hoy el reto del amor es mirar las cosas con los ojos de Cristo, desde tu interior.

mirada interior

Las cosas nos parecen grandes o pequeñas en función de la distancia desde donde miramos y desde el tamaño que tenemos. Para nosotros una hormiga es diminuta mientras que una montaña es enorme.
El mundo es para nosotros un lugar tan grande que ni siquiera alcanzamos a verlo completo con la mirada… sin embargo el mundo visto desde una nave espacial es una diminuta partícula en el universo.
Lo mismo sucede con nuestro mundo interior, a veces hacemos de ese pequeño espacio el eje central de todo lo que nos rodea, no somos capaces de ver que al lado de nuestro pequeñísimo mundo existen otros igual de importantes que el nuestro.
Y de ese mundo interior depende tu felicidad.
Si todos cuidásemos con esmero de nuestro espacio vital y espiritual la vida sería mucho más sencilla y plena.
Todos llevamos un “mundito” dentro, que nos hace ser como somos, valorar lo que valoramos y priorizar en función de lo que se mueve dentro de él. Por eso es importante que mimemos nuestro mundo, que lo alimentemos, cuidemos y respetemos.
Si enfocamos la vida desde un mundo interior cargado del Señor estaremos haciendo que la vida en la que vivimos tenga verdaderamente sentido.
Hoy no des mucha importancia a tu vida exterior, a lo que te ocurra fuera. Hoy el reto del amor es vivir desde tu interior.
Te deseo que pases un feliz día.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: mirar como miraba la Virgen María


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor Aroa que paséis un feliz día.

Ver con la mirada de la Virgen María

Buenos días amigos hoy el reto del amor es mirar como miraba la Virgen María. Me siento profundamente agradecida por haber sido elegida para vivir la vida contemplativa pero esto que voy a decir no es solo para que lo vivas las monjas sino para todos y para este momento de tu vida en que estés pasando. Y me refiero a que hoy le dediques una mirada a Cristo como le miraba María su madre.

Nuestro querido beato Juan Pablo II decía que María desde que nació su Hijo su mirada siempre llena de adoración y asombro no se apartó jamás de Él. Con lo cual es una invitación a que si Cristo a nacido dentro de ti no le quites la mirada como hizo María. La mirada de María a veces era una mirada interrogadora preguntado a Jesús “¿Por qué nos has hecho esto?” Otras veces con una mirada penetrante llegando a percibir sus sentimientos escondidos e intenciones que ella desconocía. Otras veces con una mirada dolorida sobre todo bajo la cruz, otras veces con una mirada radiante por la alegría de la resurrección y finalmente una mirada ardorosa por la efusión del Espíritu Santo en el día de pentecostés.

María nos enseña que ella en todos los momento de su vida pasara por el momento que pasara no apartaba los ojos de Cristo. Hoy el reto del amor es mirar a Cristo, en un crucifijo, en una medalla, en el sagrario, expuesto en el Santísimo ya sea en su presencia real o en un imagen y mirándole a Él le presentes aquello que tienes en tu corazón, sea alegría o pena, sea amor o indiferencia…y pedirle unos ojos nuevos, una mirada como María para poder reconocer que es Cristo quien está detrás de todas nuestra historias.

¡Vive de Cristo!

Reto de amor: adaptarse a la situación.


¡Buenos días!

Dad gracias a Dios

Hoy te lleva al Señor sor María que pases un feliz día.

Hoy el reto del Amor es adaptarse a cada situación.

Ayer estuve hablando con un sacerdote que me acompaña en mi camino espiritual, me ayuda mucho su naturalidad, su sencillez, su cercanía y clarividencia.

Uno de los temas que hablamos fue sobre adaptarse a cada situación. Siempre como referencia teníamos la mirada puesta en Jesucristo, como Él, en cada situación, sabía adaptarse y seguir amando, lo mismo se dejaba acariciar los pies y acogía a la mujer arrepentida, que se iba a comer con los publicanos, que se ponía de mal humor ante la hipocresía de los fariseos.

En cada momento decía, si tenía ocasión, una palabra para dar luz; sino actuaba con Amor y siempre disfrutaba y daba gracias al Padre en todo lo que hacía.

Quería compartir esto en el reto pues todos tenemos muchas y muy variadas personas y situaciones que nos rodean, en cada momento hemos de actuar de una manera por prudencia y por amor para hacer más fácil la convivencia. El poder actuar cada vez de una manera implica ver la realidad como es y libremente elegir amar más al otro que a uno mismo.

Todos tenemos dentro al Señor, al adaptarse a cada situación hará que el Señor salga cada vez de una manera, una vez será con una sonrisa, otra vez un café, escuchando, disculpando, supliendo donde el otro no llega… Poniendo amor cada vez de una forma estamos llevando al Señor al corazón de cada uno de los que nos rodea.

He de reconocer que tenía razón una amiga mía hablando de esto yo no la entendí, pero ahora entiendo que el amor es saberse adaptar.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor


¡Buenos días!

No juzgar, ni prejuzgar

Hoy el reto del amor es no juzgar. Me dirás es muy difícil…. Yo te digo para ti en tus fuerzas imposible pero hay un camino para poder dejar de juzgar y amar todo lo que te sucede.

El que juzga con los ojos de Jesucristo convierte el juicio en misericordia. Y a esto estas llamada. A mirar a tus hermanos desde la mirada con la que ÉL nos mira a nosotros y nos hizo y hace libres de nuestro propio juicio. De tal forma que no tenemos derecho de juzgar a los demas. Pero no solo a los demas sino tampoco a nosotros mismos. Cuando nos juzgamos a nosotros mismos nos queremos mal y si dice la Escritura que amarás a Dios y al prójimo como a ti mismo y nos amamos mal a nosotros mismos, es normal que amemos mal a los demás y que amemos mal a Dios.

Es muy importante entender que Jesús nunca pertenecio al grupo de los que condenan ni de los que juzgan. Por eso hoy Cristo te regala unos ojos nuevos para que cambies el juicio por el Amor. Y si te sale el juicio entregaselo a Cristo para que en su cuerpo hoy muera todo juicio y amemos todo lo que tengamos delante que te aseguro que si vives el día de la mano de Cristo la aventura la tienes garantizada. Feliz día

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: mirar a Cristo, sin complicarse, dejarse amar por Él


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor Sor María2, que paséis un feliz día.
LA ORACIÓN DEL FUEGO

Encender la Gloria

Hace un par de semanas, sor Maria1 decidió reorganizar el horario del noviciado. Ahora las clases son a las 10 de la mañana, lo que supone que cuentas con unos 40 minutos para encender la gloria, si sales volando del desayuno y te cambias de ropa a la velocidad de la luz. (La gloria es un sistema de calefacción inventado por los antiguos romanos y que consiste en encender fuego debajo del suelo de una habitación; es la primera versión del moderno suelo radiante) Una servidora se pegó un susto de muerte al oír el nuevo horario. ¡Mi record de velocidad estaba en 1 hora! Le dije a sor María1 que para mí aquello era imposible. Ella se ofreció a encender conmigo la gloria al día siguiente, para descubrir por qué tardaba tanto.

Mi técnica de encendido consta de unos 15 pasos: cartón, bolas de papel de periódico, ramitas, ramas gordas, más bolas de papel, ramas paralelas a la puerta, ramas perpendiculares a la puerta, más bolas de papel y un largo etcétera. Sin embargo, sor María1 llegó a la mañana siguiente y empezó a preparar la gloria: cartón, ramas de cualquier manera, dos tablitas, el tronco y un poco de papel por encima. En menos de 20 minutos ya estaba el fuego chisporroteando.

-¿Ves? Si es de lo más sencillo… ¿Dónde lo complicas?-

Cuando le expliqué toda mi técnica se echó a reír.

-Vaya- me dijo- Eres como el pueblo elegido… Yavhé les da 10 mandamientos al salir de Egipto y cuando Cristo nació ya contaban con 365…

Esa tarde, en la oración, encontré en mi cuaderno esta cita del Cantar de los Cantares que copié hace mucho tiempo y de la que ya no me acordaba: “Me haces perder el sentido, hermana y novia mía, me haces perder el sentido con una sola de tus miradas” (Ct 4,9) ¡Qué pasada! ¡Con la de cosas que a veces hago “para que esté contento”! ¡Y basta con una sola mirada!

Hoy el reto del amor es simplemente mirar a Cristo, sin complicarse, dejarse amar por Él. Y, con las pilas bien cargadas, ¡a cumplir el único mandamiento que nos dejó! Amaos los unos a los otros como yo os he amado. Feliz día.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: mirar a alguien a los ojos desde el amor


¡Buenos días!

La mirada de Jesús

Hoy el reto del amor es mirar a alguien a los ojos. El otro día me daba cuenta de la grandeza que es poder mirar a los ojos a las personas pero casi todos no me mantenían la mirada, hubo una persona que si y sentí como con la mirada penetre en su interior se dejo amar, no tenia miedo, confiaba en que la daba la mano. Pero lo grande fue cuando el Señor me concedió que yo me dejase mirar por una persona, su mirada cercana penetro en mi interior me sentí mas persona, me sentí que importaba, me sentí amada en mi pobreza, y descubrí que esa era la mirada de Cristo.

Por ello hoy te invito a mirar a alguien a los ojos pero desde el amor, suelta el corazón no tengas miedo merece la pena pues lo que te vas ha encontrar es impresionante. Y si puedes déjate mirar por alguien en el día de hoy se que esto es mas difícil, pues para ello tienes que quedarte sin armas tienes que decir si al Amor y dejar que el hermano entre. Hoy Cristo te mira a los ojos, déjate mirar por El, y sentirás su abrazo.

Feliz día.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: La mirada del Señor


09 Diciembre 2012

¡Buenos días!

La mirada de Cristo

Hoy nos lleva al Señor Sor María.
La mirada del Señor

Hace unas semanas, vino por aquí un sacerdote muy amigo nuestro. Estábamos con él en la iglesia la priora y el noviciado. Al cabo de un rato, el sacerdote preguntó por el retablo. La priora le explicó con pelos y señales cómo era el original, las reformas que se fueron haciendo, los apaños…

-La parte inferior- comentaba él-artísticamente se nota que es un “cortar y pegar” de piezas de otras obras-

-Sí, es que el Sagrario estaba unos metros más alto- explicó la priora- Se podría volver a poner en su sitio original si recuperamos la escalera que había en el presbiterio…-

-Si la solución es una escalera, mejor que se quede así- contestó él- Tenéis que pensar que generalmente los capellanes de las monjas son sacerdotes de edad muy avanzada-

-Sí- respondió la priora con un poco de tristeza- Como comentan algunos, nosotras somos el último destino-

-¡No!- exclamó él rápidamente- Vosotras sois el premio- susurró mirándonos con un cariño inmenso. Sonriendo, se dio la vuelta y se fue hacia el locutorio.

¡Cómo me impresionó aquella conversación! No dejo de dar gracias al Señor por este sacerdote, por su vida, por haberle puesto en nuestro camino… A través de él, Cristo me ha enseñado cuánto puede cambiar un mismo hecho si se ve con amor.

Hoy el reto del amor es mirar con amor; es decir, mirar con los ojos de Cristo. Pídele ver la realidad como Él la ve. ¿Le has preguntado alguna vez cómo te ve Él a ti? ¿Qué tal preguntárselo hoy? Déjate sorprender por su amor y después, mira a tu alrededor: cada persona, cada acontecimiento… ¡todo cambia si lo ves como Cristo lo ve! Y así, como dice el Evangelio de hoy, “todos verán la salvación de Dios”. Feliz domingo

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: mirar con cariño a los ojos


¡Buenos días!.

Hoy el reto del amor es mirar con cariño a los ojos. Este fin de semana hemos tenido una visita muy especial: las primeras familias del reto que han venido a conocernos. Una amiga nuestra se lo manda cada mañana. Y ellos el sábado en familia quisieron venir a conocer a las monjas del reto. Pero lo que más me impactó fue la mirada de una de estas personas.

No habló casi nada en toda la tarde, sólo observaba y guardaba todo en su corazón. Pero su mirada era especial, era una mirada directa a los ojos, con respeto, con admiración, con cariño, con sorpresa, con acogida, era una mirada de niño. Yo no sé qué fe tendrá esta persona, pero su mirada está muy cerca del Señor. En su mirada me sentí mirada por el Señor, así creo que sería la mirada de Cristo: muchas veces no hablaba, sólo miraba. Y descubrí dentro de esa mirada un gracias por el amor, un gracias por el reto de cada día, por querer mirar la vida desde el amor… y al marcharse no pude menos de entregarle un Crucifijo y, mirándole a los ojos, le dije: “Con Cristo serás feliz”.

Me di cuenta de que una mirada te puede cambiar el día totalmente, por eso hoy te invito a mirar por un momento a Cristo, sí, un crucifijo, una postal, a Él en el Sagrario… que le pidas su mirada de amor y en el día de hoy ames con los ojos. Que tu mirada lleve amor, pero amor de Cristo. Feliz día.

¡VIVE DE CRISTO!