Los Reyes magos: ¡Ahora si que no tengo dudas!


Para cuando estés en apuros con los niños…
Es la mejor explicación sobre Los Reyes que he leído nunca

reyes de oriente

¡¡¡¡¡¡AHORA SI QUE NO TENGO DUDAS!!!!!!

Los Reyes Magos son verdad

Apenas su padre se había sentado al llegar a casa, dispuesto a escucharle como todos los días lo que su hija le contaba de sus actividades en el colegio, cuando ésta en voz algo baja, como con miedo, le dijo:

– ¿Papa?

– Sí, hija, cuéntame

– Oye, quiero… que me digas la verdad

– Claro, hija. Siempre te la digo -respondió el padre un poco sorprendido

– Es que… -titubeó Blanca

– Dime, hija, dime.

– Papá, ¿existen los Reyes Magos?

El padre de Blanca se quedó mudo, miró a su mujer, intentando descubrir el origen de aquella pregunta, pero sólo pudo ver un rostro tan sorprendido como el suyo que le miraba igualmente.

– Las niñas dicen que son los padres. ¿Es verdad?

La nueva pregunta de Blanca le obligó a volver la mirada hacia la niña y tragando saliva le dijo:

– ¿Y tú qué crees, hija?

– Yo no sé, papá: que sí y que no. Por un lado me parece que sí que existen porque tú no me engañas; pero, como las niñas dicen eso.

– Mira, hija, efectivamente son los padres los que ponen los regalos pero…

– ¿Entonces es verdad? -cortó la niña con los ojos humedecidos-. ¡Me habéis engañado!

– No, mira, nunca te hemos engañado porque los Reyes Magos sí que existen -respondió el padre cogiendo con sus dos manos la cara de Blanca.

– Entonces no lo entiendo, papá.

– Siéntate, Blanquita y escucha esta historia que te voy a contar porque ya ha llegado la hora de que puedas comprenderla -dijo el padre, mientras señalaba con la mano el asiento a su lado.

Blanca se sentó entre sus padres ansiosa de escuchar cualquier cosa que le sacase de su duda, y su padre se dispuso a narrar lo que para él debió de ser la verdadera historia de los Reyes Magos:

– Cuando el Niño Jesús nació, tres Reyes que venían de Oriente guiados por una gran estrella se acercaron al Portal para adorarle. Le llevaron regalos en prueba de amor y respeto, y el Niño se puso tan contento y parecía tan feliz que el más anciano de los Reyes, Melchor, dijo:

– ¡Es maravilloso ver tan feliz a un niño! Deberíamos llevar regalos a todos los niños del mundo y ver lo felices que serían.

– ¡Oh, sí! -exclamó Gaspar-. Es una buena idea, pero es muy difícil de hacer. No seremos capaces de poder llevar regalos a tantos millones de niños como hay en el mundo.

Baltasar, el tercero de los Reyes, que estaba escuchando a sus dos compañeros con cara de alegría, comentó:

– Es verdad que sería fantástico, pero Gaspar tiene razón y, aunque somos magos, ya somos ancianos y nos resultaría muy difícil poder recorrer el mundo entero entregando regalos a todos los niños. Pero sería tan bonito.

Los tres Reyes se pusieron muy tristes al pensar que no podrían realizar su deseo. Y el Niño Jesús, que desde su pobre cunita parecía escucharles muy atento, sonrió y la voz de Dios se escuchó en el Portal:

– Sois muy buenos, queridos Reyes Magos, y os agradezco vuestros regalos. Voy a ayudaros a realizar vuestro hermoso deseo. Decidme:

¿Qué necesitáis para poder llevar regalos a todos los niños?

– ¡Oh, Señor! -dijeron los tres Reyes postrándose de rodillas.

Necesitaríamos millones y millones de pajes, casi uno para cada niño que pudieran llevar al mismo tiempo a cada casa nuestros regalos, pero, no podemos tener tantos pajes., no existen tantos.

– No os preocupéis por eso -dijo Dios-. Yo os voy a dar, no uno sino dos pajes para cada niño que hay en el mundo.

– ¡Sería fantástico! Pero, ¿cómo es posible? -dijeron a la vez los tres Reyes Magos con cara de sorpresa y admiración.

– Decidme, ¿no es verdad que los pajes que os gustaría tener deben querer mucho a los niños? -preguntó Dios.

– Sí, claro, eso es fundamental – asistieron los tres Reyes.

– Y, ¿verdad que esos pajes deberían conocer muy bien los deseos de los niños?

– Sí, sí. Eso es lo que exigiríamos a un paje -respondieron cada vez más entusiasmados los tres.

– Pues decidme, queridos Reyes: ¿hay alguien que quiera más a los niños y los conozca mejor que sus propios padres?

Los tres Reyes se miraron asintiendo y empezando a comprender lo que Dios estaba planeando, cuando la voz de nuevo se volvió a oír:

– Puesto que así lo habéis querido y para que en nombre de los Tres Reyes Magos de Oriente todos los niños del mundo reciban algunos regalos, YO, ordeno que en Navidad, conmemorando estos momentos, todos los padres se conviertan en vuestros pajes, y que en vuestro nombre, y de vuestra parte regalen a sus hijos los regalos que deseen. También ordeno que, mientras los niños sean pequeños, la entrega de regalos se haga como si la hicieran los propios Reyes Magos. Pero cuando los niños sean suficientemente mayores para entender esto, los padres les contarán esta historia y a partir de entonces, en todas las Navidades, los niños harán también regalos a sus padres en prueba de cariño. Y, alrededor del Belén, recordarán que gracias a los Tres Reyes Magos todos son más felices.

Cuando el padre de Blanca hubo terminado de contar esta historia, la niña se levantó y dando un beso a sus padres dijo:

– Ahora sí que lo entiendo todo papá. Y estoy muy contenta de saber que me queréis y que no me habéis engañado.

Y corriendo, se dirigió a su cuarto, regresando con su hucha en la mano mientras decía:

– No sé si tendré bastante para compraros algún regalo, pero para el año que viene ya guardaré más dinero.

Y todos se abrazaron mientras, a buen seguro, desde el Cielo, tres Reyes Magos contemplaban la escena tremendamente satisfechos.

Feliz Navidad desde todas las partes del mundo…

Anuncios

Reto de amor: Buscar a Cristo, como un niño


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor, Israel que pases un feliz día.

Niñito Jesús

El reto de hoy es buscar
Ayer fue un día precioso: la Sagrada Familia. Y como es tradición en nuestro Monasterio, “el Niño se perdió y fue hallado en el Templo”.
Si, este día, después del desayuno la Madre Priora nos lee una serie de pistas, porque se ha perdido el Niño y tenemos que encontrarlo. Es un Niño pequeñito como de un dedo de largo, que cada año se pierde en este día. La monja que lo encuentra se lo lleva a su celda durante todo ese año hasta este día.

Después de leernos las pistas, todas las monjas salimos corriendo a buscarlo por todo el claustro y sus alrededores.
Ayer tardamos un rato en encontrarlo, todas pasamos por delante de Él varias veces si verlo, hasta que por fin dimos con Él.

Lo encontramos las del noviciado metido dentro de una estrella que es como una bola de Navidad con forma de estrella.
Inmediatamente fuimos a la sala a celebrar que el Niño ha sido encontrado, y una monja dijo: “Jo, estas peques del noviciado se lo llevan ya varios años, será que lo necesitan”. Y otra monja dijo: “ojalá buscásemos a Cristo así cada día del año”

Y esto me impactó mucho. Porque es impresionante ver como da igual que edad, que rango, que todas, incluso las más mayores nos pusimos a buscarlo. Todas queríamos encontrarlo y para ello, nos olvidamos de que somos mayores y nos convertimos en niñas. Esta fue la clave.
Levantamos cuadros, plantas, telas, movimos muebles, santos, pero estaba ahí, en la estrella que todas habíamos visto.

Hoy el reto del Amor es buscar a Cristo así, como un niño, como si no fuésemos mayores, sabiendo que Él está siempre a tu lado, Él permanece, nunca se ha ido, y pidiéndole unos ojos de niño que te muestre cual es tu estrella de hoy, la que te conduce a Cristo, la que te hace dejar tu razón y no parar hasta experimentarlo vivo y real.

Esta estrella es tu fe de hoy, ¿querrás mirar hacia ella?

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: escribir una carta a Dios Padre


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor, Aroa. ¡Qué pases un feliz día!

¡Buenos días amigos! hoy el reto del Amor es escribir una carta a Dios Padre.

coge papel y boli

Ya sabéis que acabamos de vivir una cosa y nos metemos en otra; acabamos de vivir la Profesión de Israel y ahora estamos con las felicitaciones de Navidad. La verdad es que somos unas contemplativas muy dinámicas, como decía mi querida Teresita: “Un alma inflamada en amor no puede permanecer inactiva”.

Cada día nos llena Cristo tanto que el amor nos lleva a hacéroslo llegar. Todo el trabajo y el amor que llevan este año las felicitaciones lo hacemos mitad por la persona que la recibe, mitad por Jesucristo, pues por ambas dos es el amor el que nos mueve.

Cuando llego a la oración tengo la cabeza llena de nombres, familias, direcciones…para que no se me olvide nadie. y mi oración es por todos ellos.

Contándole al Señor todo esto en la oración, pensé “¡vaya! escribimos a todos menos a Dios Padre, pues gracias a Él, su Hijo Dios se encarna y nos redime”. Por eso hoy os invito en este reto a coger papel, boli y empieces por escribir una carta a Dios tu Padre, que te cuida, que lleva tu vida, que te lleva en sus brazos. A Dios Padre no llegamos por otro camino más que por el que es el Camino: Jesucristo. Por eso dos cosas te aconsejo para tu carta: que sea llena de gratitud, amor y petición y si la Persona de Dios Padre se te hace extraña o lejana, pues empieces por pedirle a Cristo que te lleve a conocer al Padre a través de Él.

Ánimo y a escribir, verás que alegría experimentarás al acabar, y te aseguro que el mismo Dios está a tu lado leyendo según escribes.

Hoy os pedimos oración por una persona que recibe el reto nos ha pedido que oremos, hoy tiene un problema muy fuerte, pidamos al Señor le conceda paz para poderse expresar y le conceda que la verdad triunfe sobre la mentira.
Oramos por ti amiga.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: la vuelta: reto de confianza.


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor Sor María. Que pases un feliz día.
LA VUELTA: RETO DE CONFIANZA.

Los católicos están alegres porque Dios está aqui con nosotros y nunca nos deja solos

Es tan entrañable la Navidad, le hemos echado tanto, tanto corazón… que ahora cuesta un montón volver al ritmo diario. Es lógico, porque hemos vivido realidades tan hermosas que, además son verdad… y el corazón cuando encuentra su medio se expande a gusto. PERO ¿qué nos ocurre? Entonces, lo que hemos vivido ¿no es duradero?

¡¡¡Ya lo creo que sí!!! El Nacimiento de Cristo es lo más real y hermoso que ha ocurrido en la historia y si te ha tocado en esta Navidad, si has visto y adorado al Dios-con-nosotros, si al verte pequeño y pobre has entendido que eres precioso a los ojos de Jesús porque a quererte y rescatarte ha venido… o… aunque ni te hayas enterado de lo que celebrábamos, o lo hubieras desaprovechado… siempre es tiempo, siempre es Navidad. Porque la Vida que nos regala Cristo está por encima de condiciones de tiempo y lugar y SE DA siempre y para todos ¿condición? ¡Acógela!

Ahora es el momento de que cuaje lo que estos días se ha engendrado. Y, de nuevo: DÉJATE HACER, es más fácil que nada y lo más complicado, porque nos ata… y ¿no nos pasará eso con el Niño del pesebre?  ¡ no ¡   Yo estudié fuera de casa, y lo que más me costaba era volver después de Navidad… así como los domingos por la tarde… … hasta que un día ocurrió algo muy hermoso en mi vida, un Encuentro: Cristo se me hizo VIVO y todo cambió… ya no me costaba volver porque lo experimentaba a mi lado, entonces… no pensemos que el Niño se ha quedado en el portal ¡qué va! Si Su Carne se ha acercado a la mía… mi carne se ha sanado y la Vida se prolonga no sólo hoy y mañana… así que “a los del Reto “ nos toca seguir sembrando confianza en el Amor… porque además de creerlo ES VERDAD.

Hoy no te consientas dejar asomar la tristeza; o sus derivados… VIVE DE CRISTO y tendrás la Alegría de la Salvación. ¡Qué pases buen día! Comunica a tu alrededor la autenticidad de la Salvación.

¡VIVE DE CRISTO!

 

Reto de amor: dar vida


¡Buenos días!

Dar vida

Hoy el reto del Amor es dar vida. Hoy hemos despertado y tenemos un nuevo día entre manos podemos sobrevivir o vivir en plenitud. Te animo a que empieces el día dando gracias al Señor por el don de tu vida, por todo lo grande, bueno y bello que tienes en ella, por todo lo que genera vida a tu alrededor . Y en el día de hoy si tú valoras tu vida y le has dado gracias al Señor por ella, ahora te toca a ti dar vida a alguien que sepas este solo o sola, sufriendo por cualquier motivo, sin vida, acércate a el o ella y dale vida con un llamada, con un email, con un abrazo, con un cuenta conmigo…. Quizás no tengas que ir muy lejos lo tengas en casa. Pero sea quien sea si es Navidad, el Amor da Vida.
Te deseo un feliz día llenos de VIDA.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: carta a sus Majestades los Reyes Magos de Oriente.


¡Buenos días!

Escribir la carta a sus Majestades los Reyes de Oriente

Hoy el reto del amor es escribir la carta a sus Majestades los Reyes magos de Oriente.

Ya hemos pasado Navidad, Año nuevo, y nuestra mirada se posa en Reyes. Pero ¿qué queda en nuestro corazón de esta fiesta?, un día donde el Amor es el Rey, donde todo es mágico, especial. Hoy te invito a que escribas pero real con boli y papel la carta a los Reyes, que sueltes tu corazón y les pidas aquello que deseas, que te gustaría que fuera realidad, deja a tu corazón que manifieste lo que tiene dentro.

Esta mañana una de mis novicias ha dicho hay que escribir a los Reyes, mi interior ha botado de alegría una esperanza se ha encendido. Quizás hace años que ya no escribes, pero no importa, este año deja que este marcado por el Amor y Él te llevará a hacer locuras. Los reyes llegaron al portal guiados por la ciencia pero lo grande de ellos es que entraron al portal y adoraron al Niño, nosotros muchas veces llegamos y nos quedamos fuera por nuestros miedos e inseguridades, por hacer lo relativo absoluto y no dejar que sea Cristo el centro de tu corazón.

Por ello hoy en tu oración o en un ratito suelta el corazón y escribe la carta a sus majestades los Reyes Magos de Oriente. Y os digo algo más si alguno queréis aquí tenéis un buzón. Hoy a las doce de la noche pasan unos pajes a recoger vuestras cartas así que no tardéis ellos seguro que llegan. Correo de sus majestades: vivedecristo@gmail.com

Te deseo un feliz día, que el Señor te bendiga.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: mirar el árbol de Navidad


¡Buenos días!

Hoy el reto del amor es mirar un árbol de navidad. A mí nunca me ha gustado los árboles de navidad, nunca les encontraba sentido hasta que este año me he puesto a hacer oración delante de uno, y os lo comparto, pues en el día de hoy vas a ver muchos árboles de navidad y merece la pena sacarle partido.

Tu pino de navidad

En esta Navidad quiero ser tu pino Señor. Un pino sencillo de los que nacen en las sierras, pero con unas ramas verdes y frescas, alimentado por la sabia de Cristo.

Como un reflejo tuyo, mi forma será triangular, signo de la Santísima Trinidad.

Como un recuerdo de todas las estrellas que brillaron esa noche en que Tú naciste, me llenaré de foquitos de colores para reflejar a los demás la alegría de Tú venida al mundo.

Escogeré unas esferas doradas, las más brillantes para que representen todas mis Alabanzas, cada vez que te digo que te quiero.

Continuaré con muchas esferas rojas, que representan mis Peticiones. Te pido que hagas de mi un instrumento de Tú Amor. Te pido por todas las personas que has puesto en mi camino y que quieren vivir de ti.

Pondré también unas esferas azules, para pedirte con ellas Perdón por todas las veces que no te pongo en el centro de mi corazón.

Por último me llenaré de esferas plateadas, muy grandes que serán para darte Gracias, por todo lo que he recibido de Tí. Gracias porque me has salvado y me pides que acoga tu salvación para ser feliz.

Y en la punta, con una luz muy intensa, pondré una estrella enorme, que me ilumine siempre, esa será mi Fe. Una Fe madura e inquebrantable, siempre en aumento, que se alimentará de tu Eucaristía y de tu palabra.

Por eso esa luz brillará para todo aquel que se acerque a mi, porque Tú brillas en mi.

Yo quiero ser esta y todas las próximas Navidades, tu pino Señor.

¡Feliz Día!

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: desear que el Niño nazca en nuestra alma


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor Sor María os deseo un feliz domingo.
“Recuerda, el Adviento es el tiempo del deseo”

Nacimento

Ésta fue la frase con la que se despidió hace poco un sacerdote y, desde entonces, no he podido dejar de darle vueltas.

Ayer, en la oración, me vino a la cabeza un texto de san Agustín que me encanta. En él dice que el cristianismo es la religión del deseo. Lo explica diciendo que cada cristiano tenemos un saco y la gracia de Dios se derrama continuamente en nosotros. Y, ¿qué hacemos cuando en un saco queremos meter algo muy grande y valioso? Estiramos los brazos para que la boca del saco se abra al máximo y entre todo lo que sea posible. Este “estirar la boca del saco” es el deseo, explica el santo, el deseo ensancha el alma para que Cristo entre sin dificultad. Y si tienes muchas ganas de recibir algo, cuando llega… ¡menuda fiesta! Además, como Cristo no se acaba nunca… ¡siempre podemos desear más!

Hoy el reto del amor es desear, desear que el Niño nazca en nuestra alma. Puede que Cristo no haya sido el primer deseo de tu corazón estos días de preparación. “El Adviento está a punto de acabar…”, me dirás. Sí, apenas faltan unas horas para que llegue Navidad, pero… como Cristo siempre va a menos cinco, no hay problema, aún estamos a tiempo. Te propongo que hoy le entregues a Cristo todos estos días que ya han pasado, déjalos en sus manos para que Él ponga amor allí donde tú no has llegado. Y entrégale también el día de hoy, pídele que aumente tu deseo de recibirle, que Él se coloque el primero en tu corazón. Llénate de la alegre esperanza de saber que Cristo está cerca… y ¡vive! Verás cómo contagias esta alegría a todos los de tu alrededor. ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: lotería


¡Buenos días!

Hoy el reto del amor es lotería. Hoy es un día que todos están pendientes que unos niños digan su número y tener el numero afortunado y que les cambie la vida.

La lotería ya nos ha tocado a todos

Pero lo curioso es que la lotería ya nos ha tocado. Esta es la mejor noticia que has podido recibir esta Navidad, sin duda, y suponemos que estarás asombrado pensando lo afortunado que eres, pues que no te de vergüenza gritar de alegría de la misma forma que harías si tuvieras un décimo de lotería premiado en tus manos, estamos seguras, que esto se lo contarías a otras personas, incluso lo contarías durante toda la vida a otros, porque te dio una gran alegría que te tocó la lotería.

¿Y a caso es menor alegría saber que Jesucristo te está ofreciendo mucho más que millones de Euros, sino que te da su gracia, su perdón, su Cuerpo y su Sangre, su amor, su Espíritu y la vida eterna?. No lloras lágrimas de gozo y de gratitud cuando piensas en la bondad de Dios ¿Qué falla? No lo se, pero probablemente Dios no sea lo que tu piensas, así que no vivas la Navidad buscando fuera lo que tienes dentro, vívela profundizando en el don gratuito de Dios, que te ofrece en su Hijo Jesús, vívela con esperanza, e ilusión, pues Él nace dentro de ti solo tienes que acogerlo. El don de la Encarnación equivale a mucho más que un décimo premiado con el gordo, tiene más valor que el que tú crees, en momentos de enfermedad, momentos de muerte, situaciones de incomprensión, heridas profundas, sin sentido de la vida, solo Jesucristo te puede ayudar.

Esto no entra en los moldes normales de vida que vivimos, estamos acostumbrados a creer que solo recibimos lo que merecemos o estamos dispuestos a pagar. Por esos las Navidades, nos desbordan, con el nacimiento de Cristo en gratuidad, y siempre tratamos de añadir algo a su ofrecimiento. La Navidad es un tiempo especial, para dejarnos querer por Dios que se nos manifiesta en un niño, Jesucristo; pongamos nuestra fe y confianza en este Niño-Dios, par ser felices y esperamos que esta lotería premiada que os da derecho a sentiros hijos amados de Dios, os haga saltar de alegría y comunicárselo a todo el mundo. Este es el mayor motivo para vivir una ¡Feliz Navidad!

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: ¡me quedo contigo!


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor sor María, qué países un feliz día.

El gran milagro

Hoy el Reto del Amor es: ¡me quedo contigo! Ayer estuve compartiendo con una amiga. Ella me contaba como este año no estaba con mucho “espíritu navideño”. Que otros años, cuando veía los nacimientos por las calles, o el ambiente en los centros comerciales, o simplemente villancicos… pues que todo eso de alguna forma le metía en un ambiente de navidad y más o menos llegaba a la Navidad con “ambientillo”.

A mi todo esto me recordaba a mi misma hace unos años: la misma cinta de todos los años, pero que eso mismo era lo que te metía en “ambiente navideño”, los dulces desde noviembre, y no digamos las luces… Y, la verdad, me hizo pensar mucho.

¿Qué es para mi la Navidad? La Navidad para mi es…Luz, es Paz, es un torrente de gracias, es RESURRECCIÓN. ¿Resurrección? Sí, Resurrección, por que si no fuera porque Cristo está Vivo, Resucitado, no tendría ningún sentido esta fiesta.

Si en Navidad se dan encuentros familiares, reconciliaciones, paz, amor, inmensa alegría, no es un efecto de las luces de colorines que hay cada 5 metros en todas las calles, o por la cantidad de villancicos que le cantemos al Niño; sino que es así por que ese Niñito está Resucitado, está Vivo. Y si hoy descubro que Cristo quiere nacer para quedarse conmigo, entonces le cantaré villancicos, le besaré y pondré luces por toda la casa, incluso una tela con Jesús estampado por la ventana, pero ya no será por “espíritu navideño” sino porque mi alegría, que es Cristo, me sale por todos los poros, y me encantaría que todos descubrieran eso.
Hoy el Señor nos dice: “Yo quiero nacer para hacerte nuevo, para quedarme contigo”. ¿Y tú, prefieres el ambientillo que pasa o te quedas con Cristo? ¡Señor, yo también me quedo contigo¡

FELIZ NAVIDAD

¡VIVE DE CRISTO!