Reto de amor: por los padres con un hijo en el cielo


¡Buenos días!

Hoy el reto del amor es orar por las madres y padres que en su vida han perdido un hijo, o mejor lo diría, le tienen en el cielo.
Hoy de una manera especial desde el monasterio me gustaría que todos nos unamos en oración, por esas madres o padres que en un momento dado de su vida, el Señor ha llamado a su hijo a su Presencia.
Un Hijo es un regalo de Dios, El te le da para que le cuides y a El volvemos cuando El sabe que es nuestro mejor momento. Muchas veces nos cuesta entender las circunstancias, y nos encerramos en el “POR QUE”. Y el Señor nos llama a vivir y buscar iniciativas de vida.
Pensamos que el tiempo cura y no es verdad, el tiempo solo ayuda a “aprender a vivir” con ello, a dulcificar el dolor, por que nadie puede sobrevivir con ese grado de dolor. Hoy no quiero muchas palabras solo quiero que esos padres nos sientan junto a ellos, este es el reto de amor de hoy, estar con nuestra oración junto a ellos. Cristo es el único que consuela el corazón.
Hoy hace un año que una madre perdió a su hijo y anoche pedía oraciones por una iniciativa que iba a tener con su marido a mi me impacto mucho y os copio el mensaje: ” Desde qué murió curro ,mi marido y yo tenemos un proyecto. Hacer grupos de gente joven partiendo de los amigos de mis hijos, de nueva evangelización. Mañana después de la misa lo expondremos ,el punto de partida será conocer a nuestro Papa Francisco. Necesito vuestras oraciones para consolidar esto sí es la voluntad de Dios.
Gracias a todos.”

Hoy el reto del amor es que oremos un ratito, desde la Eucaristía, desde tu habitación, desde el monte paseando, desde tu silla de ruedas, desde tu trabajo …… La oración es la fuerza más grande para estos padres.
Que paséis un feliz día

¡VIVE DE CRISTO!

Letanías de la Santísima Virgen


 

 

Letanías de la Santísima Virgen

Señor, ten misericordia de nosotros
Cristo, ten misericordia de nosotros
Señor, ten misericordia de nosotros

Cristo, óyenos
Cristo, escúchanos

Dios, Padre Celestial, ten misericordia de nosotros
Dios, Hijo Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros
Dios, Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros
Trinidad Santísima, un solo Dios, ten misericordia de nosotros

Santa María, ruega por nosotros
Santa Madre de Dios,  ruega por nosotros
Santa Virgen de las vírgenes,  ruega por nosotros
Madre de Jesucristo,  ruega por nosotros
Madre de la Divina Gracia,  ruega por nosotros
Madre de la Iglesia,  ruega por nosotros
Madre purísima,  ruega por nosotros
Madre castísima, ruega por nosotros
Madre virginal,  ruega por nosotros
Madre inmaculada,  ruega por nosotros
Madre incorrupta,  ruega por nosotros
Madre amable,  ruega por nosotros
Madre admirable,  ruega por nosotros
Madre del buen consejo,  ruega por nosotros
Madre del Creador,  ruega por nosotros
Madre del Salvador,  ruega por nosotros
Virgen prudentísima,  ruega por nosotros
Virgen digna de veneración,  ruega por nosotros
Virgen digna de alabanza,  ruega por nosotros
Virgen poderosa, ruega por nosotros
Virgen clemente,  ruega por nosotros
Virgen fiel,  ruega por nosotros
Espejo de justicia,  ruega por nosotros
Trono de la eterna sabiduría,  ruega por nosotros
Causa de nuestra alegría,  ruega por nosotros
Vaso espiritual de elección,  ruega por nosotros
Vaso precioso de la gracia, ruega por nosotros
Vaso insigne de devoción,  ruega por nosotros
Rosa mística,  ruega por nosotros
Torre de David,  ruega por nosotros
Torre de marfil,  ruega por nosotros
Casa de oro,  ruega por nosotros
Arca de la Alianza,  ruega por nosotros
Puerta del cielo,  ruega por nosotros
Estrella de la mañana,  ruega por nosotros
Salud de los enfermos,  ruega por nosotros
Refugio de los pecadores,  ruega por nosotros
Consuelo de los afligidos,  ruega por nosotros
Auxilio de los cristianos,  ruega por nosotros
Reina de los Ángeles,  ruega por nosotros
Reina de los Patriarcas,  ruega por nosotros
Reina de los Profetas,  ruega por nosotros
Reina de los Apóstoles,  ruega por nosotros
Reina de los Mártires,  ruega por nosotros
Reina de los Confesores,  ruega por nosotros
Reina de las Vírgenes,  ruega por nosotros
Reina de todos los Santos,  ruega por nosotros
Reina concebida sin pecado original,  ruega por nosotros
Reina elevada al cielo,  ruega por nosotros
Reina del Santísimo Rosario,  ruega por nosotros
Reina de la Familia,  ruega por nosotros
Reina de la Paz,  ruega por nosotros

C. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
R. Perdónanos, Señor.
C. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
R. Escúchanos, Señor.
C. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.
R. Ten misericordia de nosotros.

Bajo Tu amparo nos acogemos,
Santa Madre de Dios:
no desprecies las súplicas
que te dirigimos en nuestra necesidad,
antes bien, líbranos siempre de todos los peligros,
oh Virgen gloriosa y bendita.
C. Ruega por nosotros y por nuestro Santísimo Padre, el Papa … El Señor lo bendiga y lo conserve, lo haga feliz en esta tierra y no lo entregue en manos de sus enemigos.
R. Amén.  

Oremos: Te suplicamos, Señor, que derrames Tu gracia en nuestras almas para que los que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la Encarnación de Tu Hijo Jesucristo, por Su Pasión y Cruz, seamos llevados a la gloria de Su Resurrección.
Por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor.
R. Amén.

Contemplar el evangelio de hoy (02/02/2013)


Día litúrgico: 2 de Febrero: La Presentación del Señor

llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor

Texto del Evangelio (Lc 2,22-40): Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: «Todo varón primogénito será consagrado al Señor» y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor.

Y he aquí que había en Jerusalén un hombre llamado Simeón; este hombre era justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre Él, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; porque han visto mis ojos tu salvación, la que has preparado a la vista de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel». Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de Él.

Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción —¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!— a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones».

Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad avanzada; después de casarse había vivido siete años con su marido, y permaneció viuda hasta los ochenta y cuatro años; no se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día en ayunos y oraciones. Como se presentase en aquella misma hora, alababa a Dios y hablaba del Niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El Niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre Él.

¡Muy buenos días nos de Dios a todos los hermanos!

La paz con todos vosotros. Papi Bueno, ha Simeón le fue revelada su misión y una vez mas cumpliste tu palabra, porque eres fiel, Simeón se vio complacido porque sus ojos han visto al Salvador, nosotros hemos llegado después y tenemos la suerte de tratarte Papi bueno como un padre. Gracias por tus palabras.  Amén.

Te presento en este día a mis hermanos por los que rezaremos: Lourdes, Julia, Javi, Fernando, Adriana, Victoria, Pablo, Dani, Evelyn, Mª José,  Sara, Antonio, Alberto, Joaquín, Asif Alí Zardari, Asia Bibi, Mari Angeles, Santiago,  Franklin, Anita, Camilo, Mª Luisa, Eduardo, Javier, Angel, Hijo de Angel, Xavier, Juan Ramón, Asis, Alba, Laura, Pepichi, Belén, Mª Teresa, José Manuel, Miguel, María Ángeles, Esteban, Vanessa, David, Mª Teresa,Luz,  Margarita, Jenny, Inmaculada, Padre de Manuel, Cristina, Mª José, Clayreth, Emilio, P. Cándido, Lucas, P. Bernard, Carol, Elena, Juan Manuel, Gabriel, Elena, P. Luis de Jesús, Miguel Angel, Miriam, Mar,  Francisco, Nuria, Lali, Alejando,  Alfonso, Concha, Ángeles, May, Tacho, Rodrigo, Gonzalo, Azucena, Ester por mi y por todos nuestros hermanos.

Intenciones:

  • Orar por la paz.
  • Orar por la paz en el mundo.
  • Orar por la paz en las familias.
  • Por las conversiones.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por los que no tienen problemas.
  • Por el aumento de la fe.
  • Por las almas del purgartorio,
  • Por seguir unidos a Dios todos los días de nuestra vida.
  • Por los enfermos y ancianos y por las personas que los cuidan.
  • Por los que todavía no confían plenamente en el Señor.
  • Por los pobres y desamparados.
  • Por los bebes no nacidos.
  • Por que la Buena Nueva llegue a los confines de la tierra.
  • Por saberse hijos amados de Dios

Reto de amor: hacer las cosas que hoy tengas que hacer a Jesucristo


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor Sor María, que pases un feliz día.

Queridos amigos:
Antes de empezar con el reto, quiero daros las gracias de corazón por vuestras oraciones y por estar tan cerca de nosotros en estos momentos. Todo sigue su proceso normal y mi padre ahora tiene que empezar a tolerar los alimentos, poco a poco, pero confiamos en que seguirá mejorándose (¡seguimos unidos en la oración!)

Como para el Señor y no para los hombres

El reto de hoy es hacer las cosas que hoy tengas que hacer a Jesucristo. Os voy a compartir mi experiencia: cuando hacía las cosas, si me costaban un poco, me decía “lo voy a hacer por amor a Cristo”, pero muchas veces, si me salía mal, o no me lo agradecían, o se me metía el juicio contra alguien por no hacerlo… en fin, que muy pronto mis propósitos de hacerlo por Amor a Cristo acababan en que me quemaba o me enfadaba.

Una mañana, en Laudes, el Espíritu Santo me iluminó el entendimiento y me llegó al corazón este versículo: “Todo cuanto hagáis, hacedlo de corazón, COMO PARA EL SEÑOR y no para los hombres”. Hacérselo a Jesucristo, cocinar para Cristo, limpiar, planchar, escuchar, servir a Cristo, si hago un favor no es a esa hermana sino a Cristo… hagas lo que hagas es a Cristo y no a quien tienes delante. De esta manera ya no espero reconocimiento ni cariño, ni que me valoren o me lo agradezcan, no espero nada porque quien me lo devuelve es el mismo Cristo cuando pasamos algún rato Él y yo en la oración, entonces sí que me hace una carantoña.

Por eso hoy, hagas lo que hagas, en tu intención piensa que se lo haces a Él. Empiezo yo: hoy no cuido a mi padre, sino a Cristo que está malito. Espero que os funcione, a mí me va genial.

¡VIVE DE CRISTO!