Reto de amor: ¿y tu quién eres?


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor, Julia. Que pases un feliz día

Ayer buscando por los museos del monasterio encontré algo muy escondido, estaba guardado de forma que era casi imposible encontrar. Lo saqué con cuidado y ví que era un espejo, no entendía por qué tanto cuidado en esconderlo…del mango colgaba una nota en la que ponía “¿quién eres?”. Lo cogí con cuidado ¡menudo ayazgo! Bajé las escaleras y me crucé con una monja, le sonreí queriendo ser simpática, me miré en el espejo y  en lugar de la sonrisa salieron unas letras en las que ponía:” no has sonreído de verdad”. Poco más tarde otra me explicó una cosa y yo queriendo parecer lista le contesté “ya lo sabía”, me miré al espejo y de nuevo unas letras, esta vez decían “no lo sabias”. Nos pidieron hacer una cosa,la hice a todo correr  y el espejo me dijo “solo querías quedar bien, ser la primera”,  todo el día dando, ayudando…iba a venir una visita, pedí tiempo para mi y el espejo me dijo “quizá no seas tan generosa”…cogí el espejo, corrí escaleras arriba y lo volví a esconder en su sitio. En el veía la realidad, mi interior sin máscaras y me asusté…me di cuenta que vivía de la imagen que daba y que encima me creía ser esa que pretendía ser. Me asusté de mi misma.

Bajé a la oración desconsolada del pequeño monstruito que había descubierto y el Señor se sentó a mi lado, señaló a la Cruz y me dijo “Yo te quiero así, esa Cruz fue por tí, por que te amo, entregame todo aquello que te asusta de ti, todo con lo que no puedes y te lo devolveré resucitado”. Corrí a por el espejo, lo cogí con decisión, ahora lo llevo en el bolsillo y cada vez que dice algo, le sonrio, esa soy yo. ¿y tu?¿quien eres? ¿vives de la imagen? ¿te da miedo verte por dentro? Hoy te dejo el espejo, guardatelo en el bolsillo y entrega a Cristo todo lo que te cuesta de ti, de lo que ya no quieres vivir y Él se encargará de hacer una persona nueva….que tu forma de actuar y tu interior caminen juntos, no tengas miedo a mirarte, no te asustes, Él te quiere así con pobrezas incluidas no intentes ser diferente.

Cuando pierdas el miedo a mirarte, a saber quién eres y te ames con la pobreza que encuentres, también al otro le tratarás con amor y misericordia, acogerás a todos, aquellos que llevan el espejo en el bolsillo, no te molestaran sus imperfecciones ni exigirás una perfección que ni tu puedes alcanzar¿tú quién eres?.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: ya, pero todavía no


¡Buenos días!
Hoy nos lleva al Señor, Inés. ¡Qué pases un feliz día!

YA, PERO TODAVÍA NO.

espera

Estamos terminando el Adviento, y acabo de caer en la cuenta de la cantidad de veces que experimentamos en la vida esta realidad de la espera, de la confianza y certeza mezcladas… en realidad vivimos un repetido Adviento, que nos mantiene expectantes y confiados, seguros de que el Señor viene a cada momento y necesidad y ..a la vez tenemos que aceptar vivir colgados de la Providencia . Y viene a Su tiempo…ya lo creo que viene. A mi la expresión que me representa mejor el Adviento es “Ya, pero todavía no”, es expresión recogida del Vaticano II, y ¡ es tan gráfica..! Esperas y casi tocas a Dios.. y….sin embargo queda tanto aún.
El otro día me ocurrió que tenían que ir al médico 2 hermanas, a Burgos, y organizar el viaje, son ya días de mucho movimiento de todo: trabajo, visitas, llamadas, regalos, etc.., y por los horarios de las citas estaba difícil de combinar sin perder mucho tiempo y tener que pasarlo por Burgos…..bueno, pues después de darle mil vueltas y optar por lo más adecuado, aún tenía que ir tres horas antes por la mañana con la primera hermana…el día anterior la 2° hna. , la de la tarde se ponía nerviosa por no saber con certeza el plan..y la dije: “¿todavía no te has dado cuenta de que el Señor lo resuelve todo, eso sí, a menos uno…?.” Y seguí confiando con el vértigo que supone no tener nada asegurado. Llegó la mañana y yo estaba con más cosas que hacer que tiempo y a 1 hora del autobús, yo estaba encendiendo la gloria..ya me veía fatal..y…. suena el tfno… eran unas amigas a las que había preguntado si por casualidad iban hacia mediodía a Burgos y…uffff, Señor, aquí estabas de nuevo a menos uno. ¡¡¡¡qué fuerte !!!! De nuevo Cristo se manifestó como Señor del tiempo y la eternidad y de todos los acontecimientos; el adviento ó espera confiada había derribado toda frontera y fue una explosión de gratitud y alivio para nosotras: pudimos acabar la mañana, seguir el ritmo de la comunidad y llegar al ií de la cita médica….luego, el resto de la tarde fue una cascada de favores que nos ayudaron a hacer con holgura y volver a Casa casi para Vísperas. Por eso hoy te invito a fiarte de que Aquel que te ama lleva las riendas de tu vida : además de aliviarte preocupaciones, te hace vivir el adviento continuo, la alerta esperanzada del “Ya, pero todavía no”.

Que pases un Feliz día y
¡VIVE DE CRISTO!
, que la Ya próxima Navidad te sea Fuente de Vida para ti y los tuyos.

Reto de amor: ser tu mismo


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor Sor María y nos dice que el reto del amor es ser tu mismo.
Que pases un feliz día.

¿NOS SOLTAMOS LA FAJA?

Nos soltamos la faja

Quizás ya ni existen aquellas fajas con cordones que se ponían las damas hasta lograr la figura que los vestidos de la época requerían… hoy hay otras prendas que oprimen, otros métodos para adaptarse al “tipo” que la moda reclama. El caso es que, a menudo, apretamos nuestras carnes y nuestro ser para aparentar lo que creemos que se pide de nosotros y… precisamente así es como dejamos de ser nosotros mismos.

Cuando sor María 2 predica en las Jornadas Monásticas, sobre todo la primera vez, en un momento dado tiene esta expresión: “suéltate la faja, como la gorda”; es un punto jocoso pero muy gráfico para decir: ¡sé tu mismo, tal como eres, y deja que Cristo te ame así, en tu realidad! Porque ¿de qué nos sirve meternos en unos pantalones estrechos si vamos comprimidos sin poder respirar, ni comer, ni sentarnos… y encima sientes que te ahogas por todo el cuerpo?

¡Suéltate la faja y vive amplio, contento, resuelto y risueño…! Y así será más fácil que el Amor de Cristo te penetre por los poros y te invada el ser en tu propia realidad… si estás gordito te harás mullido para que los hermanos se apoyen en ti, si estás flaco el Amor te esponjará y prestarás tu finura para llegar donde los otros no llegan. Pero que en abundancia y escasez seas del Señor.

VIVE DE CRISTO.