Novena a la Reina de la Paz: Sexto día


Sexto día

Mapa ubicación Mejdugorje

Oramos por todos los Peregrinos que vendrán a Medjugorje

1. Oración: María Reina de la Paz

2. Veni Creator Spiritus

3. Misterios Dolorosos del Rosario

Textos para la Meditación

“En aquel tiempo exclamó Jesús: «¡Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla. ¡Gracias, Padre, porque así te ha parecido bien! El Padre ha puesto todas las cosas en mis manos. Nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».” (Mateo 11,25-30)

     “Queridos hijos, hoy también me alegro por su presencia aquí. Los bendigo con bendición maternal e intercedo ante Dios por cada uno de ustedes. Nuevamente los invito a que vivan mis mensajes y a ponerlos en práctica en sus vidas. Estoy con ustedes y los bendigo a todos día tras día. Queridos hijos, éstos son tiempos especiales, y por ello estoy con ustedes para amarlos y protegerlos, para proteger sus corazones de satanás y acercarlos a todos, siempre más, a mi Hijo Jesús. Gracias por haber respondido a mi llamado” (Mensaje del 25 de Junio de 1993)

     En la Nueva Alianza, la oración es la relación viva de los hijos de Dios con su Padre infinitamente bueno, con su Hijo Jesucristo y con el Espíritu Santo. La gracia del Reino es “la unión de la Santísima Trinidad toda entera con el espíritu todo entero” (San Gregorio Nac., or. 16,9). Así, la vida de oración es estar habitualmente en presencia de Dios, tres veces Santo, y en comunión con Él. Esta comunión de vida es posible siempre porque, mediante el bautismo, nos hemos convertido en un mismo ser con Cristo (cf. Rm 6,5). La oración es cristiana en tanto en cuanto es comunión con Cristo y se extiende por la Iglesia que es su Cuerpo. Sus dimensiones son las del Amor de Cristo (cf. Ef 3,18-21) (CIC: 2565)

4. Letanías de la Santísima Virgen

Oración conclusiva: Nosotros no Te hemos escogido a Ti, oh Señor, sino que Tú nos has escogido a nosotros. Sólo Tú conoces a todos los pequeños que recibirán la gracia de la revelación de Tu amor por medio de Tu Madre, aquí en Medjugorje. Oramos por todos los peregrinos que vendrán a Medjugorje: protege sus corazones de todo ataque satánico y ábrelos a todas las inspiraciones que vienen de Tu Corazón y del Corazón de María.

Amén.

Opcional

Himno Medjugorje