Reto de amor: chantaje emocional


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

CHANTAJE EMOCIONAL

He observado una cosa muy curiosa en nuestra pequeña Jubi. Suele estar por la huerta, pero tiene localizada la puerta de la cocina. Allí se planta cada mañana: rasca la puerta, ladra, gimotea…

Al cabo de un rato, cualquiera acaba pensando que le pasa algo. Así que vas, abres la puerta un poquito… y te encuentras a Jubi con unos ojos grandes y tristones, moviendo el rabito suavemente, y entonces agacha la cabeza hasta apoyarla en tus pies en un claro grito de: “¡Te echo de menos!”

Y te agachas a acariciarla, descuidas la puerta… y rápidamente Jubi se cuela a la cocina. A partir de ahí, se olvida de ti y de todo. Pasa olímpicamente del mundo y va de cabeza a husmear la papelera. ¡Agh!

Lo mismo pasa si sales a merendar por la huerta. Si llevas el bocadillo en la mano, es capaz de cualquier cosa: se sienta, se tumba… ¡hasta el pino-puente sería capaz de hacer! Pero, al terminarse el bocata, se da la media vuelta, y adiós muy buenas.

-¡Podrías dar las gracias, por lo menos! -me quejé el otro día- Muy lista para pedir, pero luego…

De pronto el Señor me lo iluminó: ¡el agradecimiento es algo muy grande, muy noble, muy bello!

Qué rápido nos sale la petición con el Señor. Y es algo bueno, Él mismo dijo “Pedid y se os dará”… ¡pero es mucho más bella la acción de gracias! Pues cualquiera sabe pedir, pero sólo el amor es agradecido. Nuestra perrita, aunque es muy lista, ¡no llega a tanto! Lo suyo no es amor, ¡sino interés! ¡Pero nosotros tenemos capacidad de ser agradecidos!

“Te doy gracias, Padre…” dice Jesús nada más empezar su oración (Lc 10, 21). ¿Cuánto tiempo de tu oración dedicas a la acción de gracias? ¿Cuántas veces al día das las gracias a los demás? O, en otras palabras, ¿cómo de grande es tu amor?

Hoy el reto del amor es dar gracias. Descubre a lo largo del día todos los motivos que tienes para dar gracias al Señor, ¡que hoy tu oración sea de alabanza! Y, a lo largo de la jornada, di al menos cinco veces “Gracias” con una gran sonrisa. ¡Te aseguro que se te ensanchará el corazón! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: ¡Ya está terminado el calendario “VIVE DE CRISTO en 2018”!

(Hablamos de él en un reto, puedes verlo aquí:

http://dominicaslerma.es/index.php/vivedecristo/retodelamor/1195-hoy-el-reto-del-amor-es-ensenar-al-que-no-sabe.html )

Si quieres adquirirlo, sólo tienes que escribirnos a este correo

vivedecristoevangelizacion@gmail.com

indicando cuántos calendarios quieres y dándonos una dirección postal a la que enviarlo (sólo se hacen envíos a España).

El donativo de cada calendario es de 4,50€, pero, a partir de 5, el donativo es de 4€ por calendario (+ gastos de envío).

Para más información:

http://dominicaslerma.es/index.php/monasterio/noticias/1203-con-cristo-todo-el-ano-2018.html

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Anuncios

Reto de amor: palabras y mas palabras


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

PALABRAS Y MÁS PALABRAS

El otro día tuve que escribir un texto que no podía superar las 400 palabras. Me puse a hacerlo en el tablet, en notas, y, cuando acabé, me di cuenta de que no sabía cuántas palabras tenía.

Así pues, comencé a investigar por la tableta y me encontré que tenía una aplicación que era un contador de palabras. ¡El Señor me lo ponía fácil!

Admito que no la había usado nunca hasta ahora, y me dispuse a la aventura.

Aquello parecía realmente muy intuitivo: “Pegue aquí su texto”… “Pulse el botón ‘contar’”… ¡No había pérdida!

Un segundo después, en la pantalla apareció el resultado del recuento. Yo esperaba simplemente un cuadradito que dijese “Total de palabras:” y el número en cuestión… ¡pero salió una lista larguísima!

Resulta que no sólo había contado las palabras (392, uuuuffff) sino que, además, había contado cuántas veces usaba cada palabra. Las primeras en la lista no tenían mucha emoción: “a”, “que”, “por”, “y”…

Sin embargo, ¿sabes cuál era el primer sustantivo que aparecía? ¡¡”Cristo”!!

¿Y el segundo? ¡¡”Señor”!!

¡No puedo ocultar que me hizo mucha ilusión saber que ésas habían sido las palabras más usadas! (También tengo que admitir que he hecho la prueba con otros escritos, y no me han salido esos resultados… ¡creo que fue un regalo del Señor para hacerme sonreír!)

Ahora, en la oración, estaba recordando la cantidad de expresiones que tenemos en las que mostramos la importancia de las palabras: “miente más que habla”, “de cada tres palabras, cuatro son tacos”, “está con su novio que no se le cae de la boca”…

Si es que, ya lo decía Jesús: “de lo que rebosa el corazón, habla la boca”.

¿Y tú? Si al final de la jornada te mostrasen el recuento de palabras que has usado, ¿qué resultado te gustaría tener? ¿Qué palabras son las que más usas?

Hoy el reto del amor es que tus palabras sean de amor. No tendrás un contador que te diga exactamente qué palabras has empleado… pero busca que hoy las palabras que digas sean con cariño, con respeto hacia el otro. Y, para que esas palabras salgan de tu boca, ¡deja que Cristo llene a rebosar tu corazón! Él, para ti, sólo tiene palabras de reconocimiento y ternura. ¡Su contador sólo sabe de amor! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

Pd: ¡Ya está terminado el calendario “VIVE DE CRISTO en 2018”!

(Hablamos de él en un reto, puedes verlo aquí:

http://dominicaslerma.es/index.php/vivedecristo/retodelamor/1195-hoy-el-reto-del-amor-es-ensenar-al-que-no-sabe.html )

Si quieres adquirirlo, sólo tienes que escribirnos a este correo

vivedecristoevangelizacion@gmail.com

indicando cuántos calendarios quieres y dándonos una dirección postal a la que enviarlo (sólo se hacen envíos a España).

El donativo de cada calendario es de 4,50€, pero, a partir de 5, el donativo es de 4€ por calendario.

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: un enfado tecnologico


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

UN ENFADO “TECNOLÓGICO”

Ya han pasado varios días desde que tuvo lugar el cambio de hora. Sin embargo, mi reloj seguía funcionando con el horario de verano. Siempre me acuerdo de ese pequeño detalle cuando voy con demasiada prisa como para detenerme…

Ayer por fin me llegó la inspiración en mitad de un pasillo. “¡Es mi momento!”, pensé. Me quité el reloj y pulsé el botón correspondiente. No sucedió nada.

“Me habré confundido”, así pues, pulsé el otro botón. Instantáneamente, la pantalla del reloj se apagó por completo.

¡Mi reloj me ha dejado más tirada que un clínex! Dicen que puede ser la pila, pero en mi opinión, ver que entrábamos en el horario de invierno le sentó fatal. Y quiso hacer notar su descontento… ¡desconectándose!

Ahora voy sin reloj, ¡y a todas horas voy perdidísima! Pero así he podido orar con ello y descubrir al Señor en este hecho.

Sí, porque muchas veces puede parecer que nos hemos levantado “bien, sin más”, comienza un día como otro cualquiera, todo funcionando… pero, ¡ay!, ¿qué pasa si alguien toca nuestro botón?

Tal vez sea un suceso inesperado, una mala contestación, ¡e incluso una mirada! Presiona el botón de nuestro corazón, ¡y nos atascamos! El día, que parecía empezar con buen pie, comienza a ir cuesta abajo…

Podemos optar por enfadarnos y arrasar con todo a nuestro paso. También podemos optar por “desconectarnos”: estamos, cumplimos… pero sin ganas, sin ilusión.

Sin embargo, para Cristo no es indiferente que estés o que no estés, que tu corazón funcione o se desconecte: ¡Cristo cuenta contigo!

Si el reloj se para, rápidamente lo llevamos a arreglar. Si tu corazón se atasca, ¡corre en busca del mejor Relojero! Al Señor no le asustan tus caídas, no va a enfadarse por que hayas “desconectado”. Pero no quiere que te quedes tirado. Te aseguro que está deseando volver a cargar tus pilas con su amor, ¡y que tu pantalla luzca iluminando a todos!

Hoy el reto del amor es desatascarse. Si sientes que a lo largo de la jornada alguna persona o situación comienzan a bloquearte, no vayas “tirando” con el día. Regálate unos minutos para estar con el Señor, deja que Cristo te dé su paz, su perdón, su amor… ¡y sigue amando con una sonrisa! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: una carrera diferente


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

UNA CARRERA DIFERENTE

Me hubiese gustado que la introducción del reto de hoy no llevase mi nombre. Resulta que, el otro día, sor Puri (la mayor de la Comunidad), me dijo toda entusiasmada: “¡Esto es de reto!”, pero, por más que le he insistido en que lo escriba, no ha habido manera. Así pues, aquí voy yo…

Estábamos las dos juntas poniendo la mesa. Sor Puri empezó a compartirme un montón de cosas que había leído y que le habían gustado.

-¿A que es bonito? -me preguntaba- ¡A mí me ha ayudado mucho! Tienes que decírselo a la gente, ¡esto es de reto!

En esto nos encontramos con Israel y Joane. Sin perder ocasión, sor Puri, rápidamente, se puso a compartirlas lo que tanto le había ayudado.

Se trataba de una meditación sobre los apóstoles Pedro y Juan, cuando, tras la muerte de Jesús, van corriendo al sepulcro por aquel aviso: “¡Se han llevado al Señor!”

Los dos corren a la tumba, pero su carrera es diferente.

Pedro va casi como policía: ¡quiere resolver el robo! Él, que tantas veces había querido ser “el salvador del Salvador”: ante el anuncio de la Pasión, respondió al Señor ‘no lo permitiré’; cuando Cristo dice que van a dejarle solo, rápidamente contesta ‘yo te seguiré hasta la muerte’… Un corazón grande el de Pedro, quería amar con locura al Señor, pero aún le faltaba descubrir lo mas importante: dejarse amar por Él.

Juan, en cambio, corre con el corazón encendido en la esperanza de la promesa. Él se llama a sí mismo “el discípulo amado”, ¡se sabe amado por Jesús, y eso es lo importante para él! Y éste es el que llegó primero…

No puedo compartirte mucho más, pues, llegados a este punto, sor Puri se emocionó…

Me impresionó un montón el afán de sor Puri por compartir a todos lo que a ella le había llevado al Señor. A sus ochenta y tantos años, ¡sigue buscando a Cristo con el corazón encendido! Y su mayor afán era hacernos ver que “se llega antes dejándose amar por el Señor”… Claro, un corazón que ha sido tocado, un corazón enamorado, ¡tiene alas!

Hoy el reto del amor es que te dejes querer por Cristo. Te invito a que, en tu rato de oración, hoy repitas 10 veces “Soy infinitamente amado por Cristo”. ¡Pídele creértelo de corazón! No hay nada que puedas hacer para que Cristo te ame más (¡pues ya te ama hasta el infinito!), ni para que te ame menos (¡pues te ama con locura!)… Sorpréndete, disfruta, ¡y deja que tu corazón vuele para compartir este amor con los demás! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: en lugares insospechados


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

EN LUGARES INSOSPECHADOS

El otro día vino una amiga de la Comunidad a visitarnos y a darnos una pequeña charla. Es una especialista de la Virgen de Guadalupe, pero, con motivo del centenario de las apariciones de Fátima, este año se ha dedicado a profundizar en todo lo referente al santuario de Portugal.

En la charla nos habló de Lucía, la mayor de los tres pastorcillos. ¡Fue muy interesante, nos tuvo a todas súper atentas! A cada paso iba comentando anécdotas o hechos curiosos, que me sorprendieron muchísimo. Éste fue el que más me gustó:

Un día (años después de las apariciones de la Virgen) mandaron a Lucía a tirar la basura. En esto se encuentra con un niño. Ella le pregunta que si sabe el Ave María. El pequeño dice que sí, pero, cuando la monjita le pide que lo recite, guarda silencio. Lucía dedica un buen rato a decir varias veces la oración con el niño y le indica que debe hacerlo así todos los días.

Tiempo después, enviada de nuevo a tirar la basura, Lucía vuelve a encontrarse con el pequeño.

-¿Qué? -le pregunta sonriente- ¿Has hecho lo que te dije?

A lo que el niño responde:
-¿Y tú? ¿Has hecho lo que te dijo mi Madre?

Entonces descubrió que el niño resplandecía… ¡era el Señor!

Imagínate el sofocón de Lucía: “¡Ay, Madre! ¡He dado catequesis al Niño Jesús!”

A parte de lo impresionante y simpático de la anécdota, hubo un detalle que me llegó al corazón: las dos veces se encontró al Niño… ¡cuando iba a tirar la basura!

Si me dijesen que iba a la capilla, o que salía de rezar el rosario, ¡qué sé yo!, algo un poco más místico… pero no, encuentra al Señor cuando hacía algo de lo más ordinario: tirar la basura. ¿A quién no le ha tocado alguna vez llevar la bolsa?

Creo que es una prueba más de que Cristo permanece siempre a nuestro lado, su amor no se aparta jamás de nosotros. Y las tareas sencillas parecen ser sus favoritas…

Hoy el reto del amor es buscar al Señor en lugares insospechados. Te invito a que hoy hagas una tarea en casa, de ésas habituales y poco glamurosas… pero hoy hazla con una sonrisa, mirando al Cielo: “Señor, hoy hazlo conmigo”. ¡Abre los ojos y descubre su Presencia! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor:trágico enganchón


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

TRÁGICO ENGANCHÓN

Estaba en el refectorio (comedor), quitando el polvo… y de pronto lo vi.

Es un reloj de pared que no sé cuantísimos años tendrá. Ahora es sólo decorativo, y, aunque parecía bastante limpio, decidí asegurarme y le pasé el plumero.

No vi que no tenía cristal encima de la esfera. No vi que se me había enganchado la manilla de los minutos en el plumero. No vi que se movió, señalando las nueve en punto.

-¡Tin, tin tin…!

“¡Anda! ¡Si suena!”, pensé.

-¡Tin, tin, tin…!

“¡Qué curioso! ¿Cómo será posible?”

-¡Tin, tin, tin…!

“Uy, ya ha dado más de nueve campanadas…”

-¡Tin, tin, tin…!

“¿A qué está tocando?”

-¡Tin, tin, tin…!

Los minutos pasaban y yo ya empezaba a ponerme nerviosa…

-¡Tin, tin, tin…!

“Doscientos años sin cantar, y justo hoy lo ha cogido con ganas…”

-¡Tin, tin, tin…!

“¡Ay, Señor! Que vienen las monjas a comer y tengo a éste todo motivado con la banda sonora…”

-¡Tin, tin, tin!

Metí un trapo en la campana, intentando callarlo y…

-¡Toc, toc, toc…!

-¡¡SOR PURI!! ¡SOCORRO!

Menos mal que la veterana de la Comunidad se conoce todos los trucos, y en dos segundos la paz monástica volvía al comedor.

-Estaba limpio -le expliqué a sor Puri- pero quise asegurarme…

-Ya, ya… “por meterte a redentora, saliste crucificada”…

Mi carcajada tuvo que oírse por todo el convento: ¡tiene cada frase!

Lo cierto es que nunca había valorado tanto el silencio: ¡qué paz se respiraba ahora!

En la oración descubrí que cada campanada del reloj me ponía nerviosa porque la sentía como una acusación que me martilleaba: “¡Ésa me ha tocado!” Fue entonces cuando el Señor me mostró… ¡que el silencio también es una forma de amar!

Dicen que si el hijo pródigo hubiese pensado que su padre le iba a recriminar todo lo que había pasado, el miedo podría haberle impedido volver. Sin embargo, el padre no le dijo nada, ¡ni siquiera dejó que hablara el hijo! Sólo dio órdenes para organizar una gran fiesta…

Del mismo modo, cuando aquella mujer, pecadora pública, lava los pies de Jesús con sus lágrimas, secándolos con sus cabellos, ungiéndolos con perfume… Cristo se dejó hacer en silencio. ¿Sonreiría? Yo creo que sí. Como el padre de la parábola, estallaría de alegría al decir: “Tus pecados quedan perdonados”. Aquella mujer no necesitaba más palabras…

¡Cuanto amor puede esconderse tras el silencio!

Hoy el reto del amor es guardar silencio. ¡Pero no consiste en estar callado todo el día, no! Basta con silenciar un comentario. Te invito a que hoy le pidas al Señor que cuide tus labios, tus palabras. Si alguien viene a ti reconociéndote que “ha metido la pata”, no le respondas con un “Ya te lo decía yo…”. Mira al Señor y acoge a esa persona como lo haría Él: con cariño, sin echar en cara. ¡Hoy ama con un silencio! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: pura vida


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

PURA VIDA

De verdad que, lo que no me pase a mí, no le pasa a nadie. Esta vez ya he rozado el colmo del absurdo: ¡¡me he quemado con unos ajos!!

Resulta que había un montón de ajos en la despensa, así que nos lanzamos a preparar para comer una carne “al ajillo”.

La receta original (para 4 personas) indicaba que había que coger una cabeza grande de ajo. Así, pues, calcula para 15 personas… ¡y a darle duro a limpiar dientes de ajo!

Ajito por aquí, ajito por allá… En principio, una tarea larga, pero sencilla. Sin embargo, al cabo de un buen rato, comencé a sentir un extraño hormigueo en la punta de los dedos. Instantes después, aquello pasaba ya a ardor. En cuestión de segundos… ¡¡sentía fuego en las yemas!!

-Claro, -me explicaron después- los ajos que se cogen antes de san Martín están muy vivos…

Primera noticia que tengo de la existencia de ajos “vivos” y su relación con san Martín… ¡pero se acabaron los platos al ajillo hasta dentro de unos meses!

Lo curioso es que, si pelas un ajo o dos, no notas nada, pero, uno tras otro, ¡es puro fuego!

También el Señor actúa de esta forma con nosotros. Podemos sentir en ciertos momentos el torrente de su amor, pero, a diario, llena nuestro camino con mil detalles para que sintamos su Presencia a nuestro lado. Sólo hay que abrir los ojos para descubrirlos y agradecerlos, ¡para cogerlos!, y de este modo, llegará un momento… ¡en que te arderá el corazón!

Y si así obra el Señor con nosotros, ¿no será ésta la mejor forma de llegar al corazón de los demás? Gestos pequeños, pero constantes. Al fin y al cabo, “la gota de agua no perfora la piedra por su fuerza, sino por su perseverancia”.

Hoy el reto del amor es realizar un gesto pequeño de amor. En tu oración, pon en las manos de Cristo a esa persona con la que te cuesta un poco más la convivencia. Pregúntale al Señor cómo acercarte a ella, ¡aunque sólo sea con un sonriente “buenos días” cuando la veas! Algo pequeño, que puedas repetir mañana, y al siguiente, y al siguiente… ¡El calor del amor está asegurado! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: descompensada


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

DESCOMPENSADA

Una parte importante de nuestro hábito es el cinturón negro del que cuelga un rosario, tamaño XXL.

Estos rosarios tan especiales los elaboramos aquí. En concreto, sor Amada hace el cordón en el que luego inserta las bolas, hace los nudos…

Con el tiempo, ese cordón blanco se va ensuciando, hasta que no queda más remedio que deshacer el rosario para ponerlo nuevo. ¡Y en ese punto estaba el mío! Así pues, en mitad del recreo sor Amada me pidió el rosario del cinturón para renovarlo.

¡No te imaginas qué sensación tan rara! Ahora mi cinturón no pesa nada (¡a veces dudo si me lo he puesto!), el tintineo de las bolas entrechocándose ya no acompaña mis pasos… ¡y siento que el cuerpo se me va hacia un lado! ¡Estoy como “descompensada”!

Pero, ¡hasta de la ausencia se vale el Señor! Sí, porque, cada vez que noto alguna de estas “sensaciones extrañas”, rápidamente caigo en la cuenta de que me falta el rosario, y, acto seguido, levanto los ojos al Cielo, en un guiño hacia María. En este mes del rosario, ¡Ella se ha buscado las “mañas” para que la tenga especialmente presente! Como buena madre, sutil y eficaz…

No importa si te acuerdas continuamente de la Virgen o si hace mucho tiempo que no la saludas. Su corazón siempre te está buscando con amor de Madre. Al fin y al cabo, ése fue el último encargo que le dio Jesús en la cruz: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Y ella siempre será “la que escucha la palabra de Dios… y la cumple”. ¡Ella siempre nos lleva en su corazón, Ella se conoce el sonido de nuestros pasos, pues siempre nos acompaña!

Hoy el reto del amor es descubrir el regalo que Cristo te ha hecho con María. Te invito a que hoy te metas un rosario en el bolsillo, ¡que puedas sentirlo, que puedas tocarlo a lo largo del día! Vive con la confianza de que tienes una Madre velando por ti. Ella, la que más ama a Cristo, ¡es quien mejor puede enseñarnos a amarLe sin medida! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor:revuelo imprevisto


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

REVUELO IMPREVISTO

Estaba ayudando en la sacristía cuando apareció la tornera con un sofocón enorme:

-¡Inéeeeees! ¡El sacerdote ya está aquí!

Era un sacerdote que había pedido celebrar la Eucaristía en una capillita que tenemos para estos casos.

-¿¿Pero no venía al final de la mañana??

-Pues le tengo en la puerta…

Con un “¡Rápido, rápido, ayúdame!”, Inés voló hacia los armarios.

-El cáliz está ahí, coge las vinajeras -hablaba a toda velocidad- voy a poner el mantel, recuerda buscar las preces, ¡ah, y prepara una forma grande!

Como una exhalación salió de la sacristía. Un pensamiento cruzó por mi mente haciéndome sonreír: ¡¡estábamos en Betania!!

¡Cuántas veces vivirían esta escena Marta y María! ¿Te lo imaginas? De pronto, un muchacho vendría corriendo por el camino: “¡El Maestro viene hacia aquí!”, y la casa entera se llenaría de revuelo: “¡Rápido, prepara las frutas! ¡Corre, abre más las ventanas! ¿Dónde está el asiento que le gusta a Jesús?” y posiblemente a Marta se le escaparía algún que otro “¡¡Lázaro!! ¿Tú no sabes avisar?”…

Ya en la oración, me di cuenta de una cosa: ¿por cuántos pueblos pasó el Señor? ¿Cuántos se prepararían a toda prisa para recibirle? ¿Para cuántos pasaría desapercibido?

Cristo ha querido bajar a nosotros, y se ha hecho tan pequeño, tan sencillo, ¡que podemos incluso no darnos cuenta de su presencia! A lo largo del día, Cristo pasa a tu lado en un hermano, en una ocasión para amar, en la puerta abierta de una iglesia… puedes dejar que pase de largo, ¡o puedes acogerle! Te pondrá “la casa patas arriba”, ¡pero llenará de alegría tu corazón!

Hoy el reto del amor es pedirle unos ojos nuevos al Señor para descubrir su presencia. Te invito a que, si hoy encuentras una iglesia abierta, no te quedes indiferente: ¡corre, el Señor está ahí! Deja que tu interior salte de gozo y, después, estate atento a descubrirle a lo largo del día: si alguien te pide un favor (aunque sea el momento menos adecuado), ¡corre, es el Señor! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!

Reto de amor: a vueltas con la campana


Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.                              

A VUELTAS CON LA CAMPANA

Durante este mes, me toca a mí tocar la campana para llamar a las monjas al desayuno. No sé de quién ha sido tan “brillante” idea…

Sor Puri, la más mayor de la comunidad, es la encargada de enseñarme. Me llevó al segundo piso. En lo alto del techo hay una campana pequeña, de la que cuelga una larguísima cuerda.

A mí se me iluminaron los ojos. ¿Quién no recuerda alguna película en la que los niños se cuelgan de la cuerda para tocar la campana?

-Lo primero que hay que hacer -me iba explicando sor Puri- Es coger la cuerda y apartarse lo más posible, por si se cae la campana.

Adiós a mi película…

-Y ahora tiras así…

-¡¡Clin, clin, clin, clin…!!

La campana sonó alegremente en manos de sor Puri.

-¡Genial, déjame intentarlo!

Si una persona de ochenta y tantos años hacía cantar la campana así, aquello no podía ser tan difícil. Cogí decidida la cuerda y…

-¡Clong, clin, clang, clang, clong…!

No se sabía si llamaba al desayuno o a fuego. Sor Puri se moría de la risa.

-¡No tan rápido! -me animaba- ¡Con más fuerza! ¡No tanta, espera! ¡Vete al ritmo de la campana!

No hubo manera. Menos mal que el mes es muy largo, y día a día, gracias a las indicaciones de sor Pui, el sonido va mejorando… ¡y ahí descubrí al Señor!

Sí, porque a todos nos gustaría escuchar la voz del Señor clara y nítida en nuestra vida. Sin embargo, muchas veces nos encontramos ante una decisión, y no sabemos “a qué toca”…

Pero Cristo es muy bueno, y nunca nos deja solos. Él siempre pone a nuestro lado a personas con más experiencia, como sor Puri, para que nos ayuden a descubrir su Voluntad en nuestra vida, para que nos enseñen “el arte de vivir al ritmo de la campana”, ¡al ritmo que marque el Señor!

Desde el principio, el Señor ha querido valerse de las mediaciones humanas, nos ha hecho el regalo de que podamos ayudarnos unos a otros en esta aventura de seguirLe. Y así, en la persona que te ayuda, Cristo te habla, te enseña, ¡y hasta te abraza!

Hoy el reto del amor es dar gracias al Señor por esa persona que ha puesto en tu camino para llevarte a Él. Ora por él o ella, que Cristo le guíe, le cuide… ¡y te de ojos nuevos para descubrirLe detrás de las palabras y gestos de esa persona! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

http://dominicaslerma.es/    

¡Feliz día!