Reto de amor: no lleves tu el peso mucho tiempo


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor Israel. Que pases un buen día.

El reto de hoy es: “no lleves tu el peso mucho tiempo”.

Ayer vivimos un día intenso. Nosotras trabajamos en cerámica, y ayer nos trajeron dos furgonetas cargadísimas de moldes, con los que se hace el barro artesanal. Son moldes de escayola o de exaduro, de todos los tamaños.

Total, que ayer todas manos a la obra. Había que descargar la furgo, y acoplarlo en la sala del barro. Para ello metieron la furgo en la huerta y abrieron las ventanas de la sala del barro, que pega justo a esa entrada.

Claramente había dos opciones: o coger un molde y llevarlo hasta la ventana, o hacer una cadena. Y enseguida nos dimos cuenta de que teníamos que trabajar en equipo. ¡Fue impresionante que bien nos complementó el Señor!, porque somos monjas de todas las edades, y claro, no todas podían coger grandes pesos.

Decidimos hacer dos cadenas, una de pesos ligeros, y otra de más peso, de forma que una se metía en la furgo y desde ahí se lo pasaba a la de fuera. Esta repartía moldes a derecha o izquierda según el peso, y éstas a su vez a las siguientes, y así hasta llegar a la ventana, donde dentro se encontraban otras dos hermanas que los cogían y los iban colocando.

Fue un rato precioso, que nos llevó a ver como disfrutamos todas juntas, y el regalo que nos hace el Señor poniéndonos personas con las que vivir cada acontecimiento de la vida.

Muchas veces es uno mismo el que prefiere chuparse todo el peso. Pues si hubiéramos hecho como la primera opción, habríamos cargado peso en tramos muy largos, y uno solo. Mientras que al hacer cadena, no te movías del sitio y el peso, solo lo cargabas un momento.

En el día a día es igual, puedes cargar tu con todo o decidir dejarte ayudar. Puedes seguir queriendo cargar con tus pesos más interiores y profundos, pero hoy Cristo te vuelve a decir: “entrégamelos a mí, que soy yo quien puede llevarlos”. Y te podrá personas en tu día para que puedas hablar, compartir, y que te lleven a Él. Si experimentas el alivio de contar con los demás, te darás cuenta de que tu también eres alivio en el caminar de muchos.

¿hacemos equipo?

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: el ritmo de un caracol.


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor, Sión. Que pases un feliz día.
SUBE MÁS ALTO

Hacía ya unos 3 días que Nabuconodosor se había escapado. Yo ya tenía bastante asumido que teníamos un inquilino descontrolado perdido por la galería de flores. Eso si no le daba por emigrar camino de las celdas… Nadie se había quejado, pero hay que reconocer que no es un pensamiento agradable. Afortunadamente, ayer Israel entró muy sonriente en mi celda y me dijo:
-Ya he encontrado tu caracol…

Este caracol y yo nos conocimos cuando él ya estaba sentenciado a muerte. Le habían pillado “in fraganti” merendándose las lechugas del huerto del monasterio. Finalmente, y por misericordia del Señor, el caracol acabó en una caja en nuestra galería.

Como te contaba al principio, después de un par de días desaparecido, Israel lo ha encontrado… ¡subido en un adorno! El adorno en cuestión es una ranita de plástico que en la base tiene un alambre fino y muy largo, para clavarlo en la tierra de un tiesto. Créeme, no es una cosita pequeña. Y ver a Nabuconodosor como un escalador descansando en la cima, ¡es de lo más curioso!

Recordando esta imagen en la oración, he descubierto al Señor… ¡detrás del caracol!

Hoy el reto del amor es imaginar el ritmo de un caracol. Todos estamos firmemente convencidos que estos animalitos son unos bichitos lentos… pero su paso es firme, seguro. Van poco a poco, sí, pero al final logran subir a cualquier sitio, por imposible que parezca. ¡Así es Cristo! A veces puede dar la sensación de que “no está haciendo nada…”. Sin embargo, sólo está trabajando a su ritmo, firme, seguro. No importa lo largo y resbaladizo que sea el alambre que tienes en tu interior, o lo inmensa que es la rana que tienes después. Aunque no lo veas, Cristo va, poco a poco, escalando por tu interior, deseando coronar tu cima.

Hoy en la oración, preséntale todas esas montañas de tu interior que sientes como insuperables. Déjalas en sus manos, dale tiempo y verás maravillas, porque… ¡ya las está conquistando! ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: las doce campanadas


¡Buenos días!

12 campanadas, uvas, fiesta, navidad

Hoy el reto del amor son las doce campanadas.

Te preguntarás que hacemos nosotras en este día? Te diré: pues orar, pasar el día con Cristo a los pies del Santísimo.
Hoy es día de retiro, pero no para hacer un examen de conciencia de todo el año y ver lo que ha estado mal o bien. Hoy le dedicamos a Cristo, por que queremos que nuestro tiempo sea Cristo, que nuestro 2013 y nuestro 2014 estén llenos del Señor. Y en este día lo único que esta permitido es dar gracias al Señor por todo y pedirle que te ilumine el año, para que le puedas ver en El.

Esta noche tendremos vigilia y a las 12:00 proclamaremos todas juntas el Credo la profesión de FE. Después la fiesta…. Uvas, juegos, fiesta…..
Hoy el reto tiene dos parte una dar gracias por el año y bautiza el 2013 con un acontecimiento que te ha marcado
Y la segunda parte es que a las doce hagas profesión de tu fe, puedes rezar el credo o también hacer la señal de la cruz para empezar el año en el nombre de aquel que te ama.

Hoy orare por ti en este día, te pondré a los pies del Señor a ti con tu familia, amigos… Y le pediré que en el 2014 sigamos caminando junt@s en El.
Feliz Año 2014
VIVE DE CRISTO

Reto de amor: arrodillarte


¡Buenos días!

Hoy nos lleva al Señor, Israel. ¡Que pases un feliz día!

El reto de hoy es arrodillarte
Hay una cosa que mi impacta mucho, y es algo que ya le he oído a varias personas comentárnoslo en el locutorio o por teléfono. Nos hablan de una necesidad de ver a Cristo en el día a día, en las cosas más sencillas, sobre todo es algo en lo que coinciden las mamás que trabajan en casa, pero que nos incumbe a todos y me ha hecho orarlo mucho.

Así que el otro día cuando me dí cuenta de que nos tocaba día de lavado me acordé de esto. El día de lavado es un día a la semana en el que el noviciado se dedica a primera hora de la mañana a seleccionar la ropa, dividirla, echar sprite quita manchas donde haga falta, poner lavadoras… y luego ir estando pendiente durante todo el día de sacar la ropa, seleccionar lo que va a la secadora, o a tender, volver a poner lavadoras si es necesario… así durante todo el día, o a lo poco, seguro durante toda la mañana.

Reconozco que estos días son los que más me pueden costar, no sé muy bien porque, pero es como que me da mas pereza y necesito orarlo con el Señor para hacerlo con su alegría, sino si fuera por mi siempre lo iría posponiendo.
El caso es que esta pobreza me ha ayudado mucho a buscar al Señor en eso, en las cosas sencillas, en las cosas más básicas que tu también tienes. Y ayer al bajar al lavadero le iba diciendo “te busco Señor, hoy en el lavadero, entre la ropa” y me surgió muy de dentro esta voz: “y pensar que te haces uno conmigo hasta para ir a lavar”. Me quedé sobrecogida.

Y enseguida me acordé de una charla en la que el predicador cuenta el ejemplo de una señora que le salían las tortillas buenísimas, las mejores que había probado, y que le preguntaron como las hacía y ella les dijo que con las tortillas “hay que arrodillarse”, necesitan su tiempo… y él explicaba que en realidad esta mujer hacía las tortillas dejando Espíritu Santo en ellas y por eso gustaban tanto.

Y sí, esto me surgía, que si todo lo que haga hoy lo hago teniendo muy presente que Cristo se quiere hacer uno conmigo “hasta en el lavado”, es decir hasta en lo que más me cuesta, o en lo que a veces creemos que no nos aporta nada el hecho de tener que hacerlo, es porque Él quiere dejar su huella en todos tus pasos, quiere que tu trabajes, sí, pero que el otro descubra algo más en esas cosas sencillas: amor, cariño, ternura, delicadeza, un trato especial que sólo Cristo nos puede regalar, y eso sí toca el corazón. Primero el nuestro para llenarnos y desde ahí el de nuestro alrededor.
Así que hoy ¿te atreverás a arrodillarte ante cualquier trabajo de tus manos para sea de Sus manos?

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: ya, pero todavía no


¡Buenos días!
Hoy nos lleva al Señor, Inés. ¡Qué pases un feliz día!

YA, PERO TODAVÍA NO.

espera

Estamos terminando el Adviento, y acabo de caer en la cuenta de la cantidad de veces que experimentamos en la vida esta realidad de la espera, de la confianza y certeza mezcladas… en realidad vivimos un repetido Adviento, que nos mantiene expectantes y confiados, seguros de que el Señor viene a cada momento y necesidad y ..a la vez tenemos que aceptar vivir colgados de la Providencia . Y viene a Su tiempo…ya lo creo que viene. A mi la expresión que me representa mejor el Adviento es “Ya, pero todavía no”, es expresión recogida del Vaticano II, y ¡ es tan gráfica..! Esperas y casi tocas a Dios.. y….sin embargo queda tanto aún.
El otro día me ocurrió que tenían que ir al médico 2 hermanas, a Burgos, y organizar el viaje, son ya días de mucho movimiento de todo: trabajo, visitas, llamadas, regalos, etc.., y por los horarios de las citas estaba difícil de combinar sin perder mucho tiempo y tener que pasarlo por Burgos…..bueno, pues después de darle mil vueltas y optar por lo más adecuado, aún tenía que ir tres horas antes por la mañana con la primera hermana…el día anterior la 2° hna. , la de la tarde se ponía nerviosa por no saber con certeza el plan..y la dije: “¿todavía no te has dado cuenta de que el Señor lo resuelve todo, eso sí, a menos uno…?.” Y seguí confiando con el vértigo que supone no tener nada asegurado. Llegó la mañana y yo estaba con más cosas que hacer que tiempo y a 1 hora del autobús, yo estaba encendiendo la gloria..ya me veía fatal..y…. suena el tfno… eran unas amigas a las que había preguntado si por casualidad iban hacia mediodía a Burgos y…uffff, Señor, aquí estabas de nuevo a menos uno. ¡¡¡¡qué fuerte !!!! De nuevo Cristo se manifestó como Señor del tiempo y la eternidad y de todos los acontecimientos; el adviento ó espera confiada había derribado toda frontera y fue una explosión de gratitud y alivio para nosotras: pudimos acabar la mañana, seguir el ritmo de la comunidad y llegar al ií de la cita médica….luego, el resto de la tarde fue una cascada de favores que nos ayudaron a hacer con holgura y volver a Casa casi para Vísperas. Por eso hoy te invito a fiarte de que Aquel que te ama lleva las riendas de tu vida : además de aliviarte preocupaciones, te hace vivir el adviento continuo, la alerta esperanzada del “Ya, pero todavía no”.

Que pases un Feliz día y
¡VIVE DE CRISTO!
, que la Ya próxima Navidad te sea Fuente de Vida para ti y los tuyos.

Reto de amor: invitarte a la conversión a Jesucristo


¡Buenos días!

Cuaresma: invitación a la conversión

Hoy nos lleva al Señor sor María que paséis un feliz día.

¡Queridos amigos! Hoy el reto del amor es invitarte a la conversión a Jesucristo. En cuaresma desde el primer día nos invitan a la conversión, y todos creemos que nos están diciendo que este es un tiempo para hacer un esfuerzo y ser mejores. Veamos lo que dice San Pedro en el libro de los Hechos de los Apóstoles: “compungidos, preguntaron ¿Qué hemos de hacer? Pedro contesto: convertíos y bautizáos en el nombre de Jesucristo.” La conversión, que dice Pedro, no es a ser mejores cristianos sino que la conversión es a Jesucristo. Convertirse a Cristo es volver la mirada a Él y pedirle tener sus mismos sentimientos. Si le dedicas algún tiempo para estar con Él, Él te dará su Espíritu Santo para que puedas hacer obras buenas.

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: por que mano te viene el don de Cristo


¡Buenos días!

Hoy el reto del amor es reconocer por que mano te viene el don de Cristo.

Mira todo don te viene del Señor es Él quien te lo da pero muchas veces se sirve de una mano para llegar a ti pues esa mano hay que besarla. Anoche mi padre ya dormido se despierta y me pregunta ya has hecho el reto y le digo no, y me dice háblame del Señor léeme lo que has escrito, como lo has vivido. Pero lo sorprendente es que una amiga en ese momento me esta escribiendo diciéndome que hable a mi padre del Señor, de su amor. Para mi fue un impacto podía hablarme Cristo mas alto pero mas claro imposible. Y me puse ha hablarle del Señor, de como es su amor de como viviendo a tiempo total del Señor eres feliz, el vecino apago la tele y también se puso a escuchar, y yo hablándole se quedo dormido, empezaron sus famosos ronquidos, en ese momento le di la mano fuerte y le di gracias al Señor por todos los dones que por su mano me ha traído, cuantas noches mi padre me ha dormido, cuantas incertidumbres ha pasado cuando tomaba decisiones, cuanto ha trabajado para que no me faltara nada……. Y ahora yo aquí sentada a se cabecera recién operado, secándole el sudor que le producen los calmantes, animándole cuando tiene que toser y le duele…., es estos momentos te das cuenta de todo lo que han y hacen por ti para que puedas crecer.

Por ello hoy el Amor te pide que mires a tu alrededor y reconozcas los dones que estas recibiendo le des gracias al Señor y luego des gracias a la mano por donde te viene este don. ¡Feliz día!

¡VIVE DE CRISTO!

Reto de amor: Ama y no preguntes


Hola buenos días

Hoy lunes y la verdad es que todo vuelve a empezar, hoy le pedia al Señor que hablar y me puso ayer una persona a la que tuve que amar y decirla que el Amor merece la pena, que estamos llamados a amar y que muchas veces el Señor nos pone un corazón doble para amar. Por ello hoy AMA, y no te preguntes el por que.

Érase una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos: la alegría, la tristeza y muchos más, incluyendo el amor.

Un día les fue avisado a sus moradores que la isla se iba a hundir, por lo que todos los sentimientos se apresuraron a abandonarla. Abordaron sus barcos y se prepararon a partir apresuradamente. Sólo el Amor permaneció en ella; quería estar un rato más en la isla que tanto amaba, antes de que desapareciera.

Al fin, con el agua al cuello y casi ahogado, el Amor comenzó a pedir ayuda. Se acercó la Riqueza que pasaba en un lujoso yate y el Amor le pidió:

¡Riqueza, llévame contigo! La Riqueza contestó: “No puedo, hay mucho oro y plata en mi barco, no tengo espacio para ti”.

Le pidió ayuda a la Vanidad, que también venía pasando: “Vanidad, por favor ayúdame”. Esta le respondió: “Imposible Amor, estás mojado y arruinarías mi barco nuevo”.

Pasó la Soberbia, quien al pedido de ayuda contestó: “¡Aléjate de mi camino o te paso por encima!”.

Como pudo, Amor se acercó al yate del Orgullo y, una vez más, solicitó ayuda. La respuesta fue una mirada despectiva y una ola casi lo asfixia.

Entonces, Amor pidió ayuda a la Tristeza: “¿Me dejas ir contigo?”. La Tristeza le dijo: “Ay Amor, tú sabes que siempre ando sola y prefiero seguir así”.

Pasó la Alegría y estaba tan contenta que ni siquiera oyó al Amor llamarla.

Desesperado, el Amor comenzó a suspirar, con lágrimas en sus ojos. Fue entonces cuando una voz le dijo: “Ven, Amor, yo te llevo”. Era un anciano quien le había dicho eso. El Amor estaba tan feliz que se olvidó de preguntarle el nombre. Fue llevado a la tierra de la Sabiduría y, una vez allí, Amor preguntó a ésta: “¿Quién era el anciano que me trajo y salvó mi vida?”.

La Sabiduría respondió: “Era el Tiempo”.

“¿El Tiempo? Pero ¿por qué el Tiempo me quiso ayudar?”, quiso saber el Amor.

La Sabiduría le explicó: “Porque sólo el tiempo es capaz de ayudar y entender a un gran amor”.

No importa cuánto TIEMPO esperemos, si existe el AMOR el TIEMPO nos ayudará a esperar aquello que más deseamos. Todo es hermoso en el tiempo exacto para nosotros; ni antes ni después.

Aunque este relato trata al amor como un sentimiento, hay quien dice que el amor no es un sentimiento, sino una decisión, de tal manera que independientemente de cómo te sientas, buscas las cosas que le hagan bien a esa persona a quien le brindas tu amor y ora por Ella a Cristo en el dia de hoy

El AMOR verdadero es una decisión y está llamado a la eternidad.

VIVE DE CRISTO